Villavicencio, un llano de sol sin límites