Teotihuacan, la ciudad de los Dioses