Sana'a, un día fue más que suficiente...