Saint-Malo, la ciudad de los corsarios