Paraná, mi lugar en Gaia. III parte