La ruta de Santa Anna, 3a parte: en busca del héroe odiado