Ibarra la ciudad a la que siempre se vuelve