Hojas secas, espinas y ramas desnudas: la belleza del invierno en el campo