Encuentro de viajeros en Vitoria: Mejor imposible