Normas de uso

Viaje familiar a Curahuasi y luego Cusco

Mensaje:

hojeda dice:

VIAJE FAMILIAR A CURAHUASI Y LUEGO CUSCO

CURAHUASI TIERRA DE MIS SUEÑOS - Diario de un viaje familiar Lima Cusco (cuatro personas de 51, 50, 25 y 22 años de edad) objetivo que mi esposa y mis hijos conozcan la tierra donde nací y naturalmente el Cusco y sus riquezas. Partimos de la ciudad de Lima el sábado 31 de octubre del 2005 a las 2.30 de la tarde bus empresa Cruz del Sur costo por boleto 115 soles (34 dólares aprox) con alimentación incluida, previamente nos equipamos con algunas medicinas de primeros auxilios, una cámara fotográfica, una filmadora, protectores solares, gorros, una linterna, una navaja, paraguas y ponchos para la lluvia (previsión ante todo) el viaje es por una carretera totalmente asfaltado recorrido costero hasta Nazca y luego el desvió y ascenso a la altura se cruza la cordillera de los andes donde se puede apreciar grandes rebaños de vicuñas y alpacas, en la reserva de Pampa Galeras, nosotros no pudimos hacerlo por que pasamos la zona casi a la media noche, nuestra primera escala estaba previsto quedarnos en el lugar donde nací y crecí hasta los 16 años de edad, Curahuasi un pequeño pueblo interandino que pertenece al departamento de Apurimac, pero que gracias a la pujanza de su gente y su ubicación en la vía Lima Cusco , cuenta con todas la comodidades (restaurantes y hostales) para recibir a cualquier visitante, caracterizado además por ser un pueblo muy apacible, gente muy amigable y único productor del ANIS en el Perú dista a solo dos horas en auto desde la ciudad del Cusco, en Curahuasi se ubica el gran cañón del río Apurimac, una de las mas profundas del mundo, en cuyo punto de inicio se encuentran los baños termales de Cconoc, desde este bello distrito se puede también planear y hacer el recorrido al gran complejo arqueológico de Choquequiraw, llamado como el segundo Machupicchu, efectivamente arribamos a las 5.30 a.m. del día domingo 1º de noviembre nos instalamos en el hostal Flor de Anis, por cuanto ya no tengo ningún familiar en este lugar, mis padres radican junto a todos mis hermanos en la ciudad de Lima, yo estaba muy feliz por que por fin había logrado que mi esposa y mis hijos conocieran este bellísimo rinconcito de mi Perú, todos estábamos maravillados por su paisaje, sus campiñas y un clima realmente extraordinario, pero sobre todo un tanto sorprendidos por que en solo 15 horas habiámos cambiado radicalmente de la costa a la sierra, este día después de descansar un poco visitamos amigos y compañeros de colegio que viven aquí, tratando de acostumbrarnos un poco al cambio de clima y la altitud, en horas de la tarde comenzamos nuestra caminata visitando una ex hacienda llamado Molle Molle a unos dos Km. del pueblo, donde buscamos y ubicamos algunos vestigios de la casa de adobe donde nací hace 51 años, no puedo negarlo que fue una emoción muy personal y el recordar de mi infancia vivida básicamente en el campo, completamos el recorrido por sus campiñas, bosques de eucaliptos, molles y los coloridos pisonays que con sus flores rojas son el manjar de los loros de cabeza roja, completamos la vuelta por Accocunca y Patapata, ya al atardecer retornamos al hostal a descansar el lunes 2 de noviembre conforme a nuestro plan de viaje, muy temprano fuimos al cementerio municipal (día de los difuntos) visitamos la tumba de mi abuela materna y un hermano de mi madre, un recuerdo aparte por cuanto yo viví mucho tiempo con ellos durante mi infancia, aquí nos encontramos con una ex compañera de colegio Vilma Ligarda, luego de concluir esta visita un tanto melancólico continuamos con nuestro recorrido tomando un taxi desde Curahuasi para bajar a las orillas del rió Apurimac( 1400 m.s.n.m.) donde están los baños termales de Cconoc(7 Km) cuyas propiedades curativas reponen de cualquier cansancio, allí mismo hay un hospedaje y restaurant, es un lugar muy especial muy lejos del ruido urbano, donde solo se puede sentir el ruido del rió Apurimac, el agitarese de los árboles de algarrobos y los carrisales, un lugar para disfrutar de la naturaleza, y las cristalinas aguas termales, el taxi ida y vuelta con dos horas de espera nos costo 30 soles (8 dólares aprox) ya de regreso en la noche recorrimos la ciudad de Curahuasi sobre todo para disfrutar de la cantidad de estrellas que en el firmamento se puede apreciar como en ninguna otra parte, igualmente un reencuentro muy emocionante con amigos de colegio, Nancy Vilchez, Donato Díaz, Zenón Vilchez, con quienes recordamos los mejores momentos vividos en la época estudiantil en el colegio Antonio Ocampo, De manera especial tengo que recordar a Marcelo, un niño de solo 6 años, sobrino de Nancy que en cinco minutos se hizo un gran amigo nuestro, aquí el clima definitivamente es de cuidado, en el día hace mucho calor, un sol muy radiante y en las noches es bastante fresco y a veces frío (noviembre) Martes 3 de noviembre muy temprano después del desayunar leche fresca de vaca, en el restaurante de otra ex compañera de colegio, Josefina Mansilla, tomamos los autos que van a la ciudad de Abancay (capital del departamento de Apurimac) para después de 45 minutos de viaje quedarnos en el desvió al centro arqueológico de Saywite (3800 m.s.n.m.) que se ubica a 500 metros de la vía asfaltada Abancay Cusco, aquí se encuentra una serie de restos arqueológicos como la famosa piedra de saywite, el intihuatana y otros, la historia nos dice que este lugar pudo haber sido un lugar sagrado para nuestros antepasados y que la ñiedra de saywite seria la maqueta del Tahuantinsuyo, por las grabaciones en alto relieve que tiene en su parte superior, donde se aprecian animales, plantas, construcciones y otros (piedra de saywite en lugar de mi fotografia) lamentablemente por falta de recursos aun falta mucho por explorar y descubrir su importancia es enorme por cuanto por aquí pasaba el camino inca que partiendo desde el Cusco se dirigía al Antisuyo, esta ubicado además en la ruta a Choquequiraw, y adyacente a la reserva del Santuario natural del Ampay un nevado ubicado a mas de 4000 m.s.n.m, y eterno guardián de la ciudad de Abancay, Saywite es un paraje donde no solo disfrutamos de la arquitectura de nuestros antepasados sino también de la campiña verde con sembríos de producto agrícolas de la zona, y bosques de eucalipto, la humildad de sus pobladores que viven dedicados a la agricultura y ganadería en pequeña escala, luego de recorrer todo el complejo y tomarnos fotografías con algunos niños pastores y obsequiarles algunos caramelos que siempre llevo conmigo iniciamos el retorno al pueblo, pero esta vez lo hicimos a pie por el camino de herradura por donde muchas veces había transitado en mi niñez, caminamos como cuatro kilómetros cuesta abajo en donde abordamos un auto para llegar al pueblo, confieso que fue muy divertido para todo el grupo, movilidad hay bastante, pero nosotros queríamos caminar y así lo hicimos, luego almorzar ya en horas de la tarde decidimos subir al Apu San Cristóbal que se caracteriza por que desde sus cumbres se aprecia el valle de Curahuasi en toda su extensión, y al lado opuesto se aprecia la profundidad y los farallones del Gran Cañon del Apurimac, y al frente casi como pudiendo alcanzar con las manos se ve el majestuoso nevado del Salccantay que es una cadena montañosa que pertenece a la cordillera de Vilcabamba, simplemente es una maravilla para la vista, aquí se encuentra la zona llamada capitan rumi, por la gran cantidad de piedras muy grandes dispuesta en fila sobre el que existe una serie de leyendas, finalmente llegamos al mirador de San Cristóbal (desde Curahuasi aproximadamente 2 kilometros de subida en pendiente de 70 grados aproximadamente, pero nuestro alegría se vio un poco empañado por que muy súbitamente empezó a llover de manera muy torrencial y con granizo, pero además con rayos y truenos, naturalmente teníamos todo preparado (ponchos de plástico y paraguas) pero nuestra preocupación fue por que teníamos filmadora y cámara fotográfica que podrían atraer los rayos que explosionaban con frecuencia y casi sobre nuestras cabezas, pero finalmente la disfrutamos, nos mojamos un poco y también nos asustamos un tanto, pero fue fascinante y retornamos al pueblo casi a las 7 de la noche.
El día miércoles 4 de noviembre lo ocupamos nuevamente recorriendo las campiñas adyacentes del pueblo y retorno a los baños termales de Cconoc como para reponer el cansancio de las caminatas. Posteriormente a despedirse de los amigos, ya en la noche alistamos mochilas por que al día siguiente a las 5 de la mañana emprendimos el viaje al Cusco,(será materia de otro relato) en cuanto a mi querido Curahuasi se trata, con absoluta confianza invito a quienes gusten del ecoturismo y de la naturaleza visitar este distrito andino, donde encontraran de todo en cuanto alimentación, hospedaje, seguridad, amabilidad, movilidad para todos los lugares, incluso desde aquí se puede emprender el viaje a Choquequiraw donde por cierto solo se llega a pie, sin embargo recomiendo visitar entre los meses de mayo a octubre, por que de noviembre hasta abril es temporada de lluvias, aunque vale la pena estar entre el 15 al 25 de noviembre tiempo que dura la fiesta patronal cuya fecha central es el 25 de noviembre se festeja con una serie de actividades culturales, deportivas, ferias, carrera de caballos, corrida de toros (no se mata a los toros) y mucha actividad cultural . Cualquier información adicional será un placer alcanzar a todo viajero que desee, conozco perfectamente la ruta lima Cusco, este ultimo he recorrido hasta el valle de la convención, sin embargo me falta Choquequiraw que será mi próximo viaje.
Hernando Ojeda desde Curahasi. hzob51152@yahoo.es


































Firma:

H.Ojeda - Curahuasino desde Lima Perú

Publicado