Perú

Escribe: dgdb
Despues de cinco meses viajando por Ecuador, me adentro en tierra santa en busca de nuevas experiencias...Cruzamos Aguas Verdes y llegamos al puesto fronterizo. Nos bajamos del bus y caminamos hasta las oficinas de sellado, rellenamos el formulario y hacer cola de nuevo...

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 146 Capítulo 148 150 ... 168

Tarapoto - Yurimaguas

Yurimaguas, Perú — lunes, 27 de septiembre de 2010

Hoy teníamos que aprovechar las horas que teníamos, por lo que pusimos el despertador a las 08.00 y en una hora ya estábamos fuera de la habitación. Caminamos hasta una tienda de mayoristas para hacer unas compras y ahí mismo agarramos una moto para que nos acercara al paradero de camionetas que iban a Yurimaguas, para que nos dejaran a la entrada de la catarata de Ahuashiyacu.
 
Por lo que nos dijeron teníamos tres formas de ir hasta allí. Primero es rentar un carro que cobra unos 60 soles por llevarte, esperar y traerte de vuelta, por lo que si son 4 personas, sale a 15 lucas por cabeza. Otra es en una moto, y sale por unos 40 soles, está claro que siempre hay que negociar, pero es un promedio, tanto del taxi como de la moto. Y la última opción que fue la que elegimos, es ir al paradero que dije antes, en el Jr. Yurimaguas y allí subir a la parte trasera de una camioneta o pick Up e ir de pies en la caja junto con carga, pollos, más gente y lo que sea.
 
La moto nos cobro 2 soles por ir al paradero y según el de información y turismo, nos costaría 7 soles el pasaje a la catarata. Al acercarnos nos pidieron 5 soles y al final se quedó en 3 soles cada uno, todo se puede negociar. Allí nos subimos unos 14 y la madre, carga, cajas de pollos y demás. En 20 minutos llegamos y nos dejaron en la puerta de las cataratas. El viaje me gusto, un poco de aventurilla, lo malo era el sol que quemaba de narices.
 
Esa es la forma económica de ir a Yurimaguas, 10 soles en la parte de atrás y 15 o 20 (no me lo aclararon muy bien) por ir dentro de la caja sentadito. Sabiendo eso, creo que la opción de ir por 15 soles en el bus que vimos ayer no es mala, así que allí iremos mas tarde.
 
Ya en la entrada de las cataratas, nos tocó acoquinar 3 soles cada uno y lo de la ISIC aquí no coló (la sacamos hasta en la panadería jejejej). El camino de ingreso hasta la cascada es por un camino de piedra junto al rio por el que hay que pasar rodeado de vegetación, a mí personalmente me gusto bastante y en unos 5 minutos ya estábamos a los pies de la catarata. Me alegro de haber venido hoy lunes de mañana que no un domingo de tarde, porque no habría más personas que las que vinimos en el remolque.
 
No sabría calcular la altura, y no quiero decir una cifra exacta por no liarla, pero más de 20 metros y menos de 40, así, a ojo. No caía mucho agua y la gente estaba venga a mirar y nadie se decidía a meterse, así que me cambie y rompí el hielo. El agua estaba fabulosa y a los pies de la cascada había una piedra donde te podías sentar y darte un masaje de “free” y es lo que hice. La gente comenzó a animarse y acabó en el agua desde el nieto, a la abuela que no sabía nadar. Fue un ambiente familiar, la gente se apartaba para poder tomarse fotos a gusto, conversamos, nos echamos unas risas, la verdad es que el lugar y la gente me agradó mucho, lástima que andamos con el tiempo muy justo y no podemos quedarnos a disfrutar la mañana al completo. Un detalle que me llamó la atención es que no se podía meter comida al recinto, pero tampoco me registro nadie la mochila, supongo que sea para vender ellos en el puestito que hay y porque si no, la gente llenaría eso de basura. También hay una casetita donde te puedes cambiar, así que los tímidos no tienen escusa.
 
Después de unos chapuzones, ropita seca y a la carretera a buscarnos la vida parta regresar, porque nosotros elegimos la manera económica, pero no la cómoda. Los vehículos que allí hay aparcados, son los de la gente que está dentro, así que a los pies de la vía y a tirar de dedo. Lo de dedo aquí es un poco entre comillas, porque parar te paran, pero te cobran. Nosotros tuvimos suerte y en menos de 5 minutos, paso otra camioneta como en la que vinimos y nos subimos atrás, esta vez había más carga por lo que solo había 5 cabezas de humanoides en el remolque.
 
Llegamos a Tarapoto y le dimos 5,50 por los dos (no nos quedaban mas monedas) y el hombre acepto sin rechistar. Luego agarramos otra moto y hasta el hotel. El paradero esta algo alejado y el sol aprieta, no es día de caminar. Le pagamos otros dos soles al de la moto y al final entre las motos, las camionetas y las entradas, pagamos por los dos con todo, la mitad que si solo hubiéramos rentado una moto para ir, yo creo que mereció la pena.
 
Ya en el hotel otra aventurilla, Javier se metió a la ducha y baje a por una toalla y me dijeron en recepción que se debían una noche. Yo estuve diciendo que me extrañaba mucho pero que tenía que decírselo al departamento de tesorería, yo estoy en el de logística. Cuando se lo dije al gallo, este me dijo que no era así, por lo que ya hubo un tira y afloja en recepción, que sí, que no, que caiga un chaparrón…. Al final la cosa se quedó en que si habíamos pagado, ellos no lo tenían muy claro, pero así quedó el asunto. Si dieran recibos cada vez que se paga, no habría estos problemas, pero como a nadie le apetece pagar impuestos, pues estos son los problemas que puede haber y de hecho hubo.
 
Salimos de ahí a por otra moto que nos llevó a la terminal de Gilmert tours por otros 2 soles y allí esperamos la salida del bus. Como para cuando llegamos ya estaban todos los asientos de ventana ocupada, el gallo se negó, así que en vez de salir en ese, esperaríamos al próximo (1 hora después) y saldríamos a las 15.00 en asientos a nuestra petición, ya que éramos los primeros en elegir. Tras sacar los boletos y saber que teníamos de espera una hora y media, Javier se fue a comer y yo me hice unos bocadillitos allí mismo con los víveres que teníamos, no tenía ganas de un menú.
 
La espera pasó rápido y casi a la hora en punto salimos. El viaje se me hizo corto, fueron 2 horas y 45 minutos contando un par de paradas que hizo para echar anticongelante y aprovechamos a fumar. La vistas esplendidas, lo único malo del viaje es que con la ventana abierta, entraba el aire que parecía que me enchufaba con un secador de pelo a la cara, un calor notable, y la otra cosa, el que me tocó de vecino, que se me iba durmiendo encima. Tanto que ya se le caía la baba y, bueno si, pero hamaca no, así que le dije que a dormir atrás, no encima mío. Se medio incorporo y prosiguió con los ronquidos en mi oreja, así que me dio un poco el viaje. El tipo era un fenómeno, lo llamaban por el teléfono, hablaba y al colgar y guardarlo en el bolsillo, no había sacado la mano y ya estaba roncando de nuevo, impresionante.
 
Llegamos a Yurimaguas y ya tenía a tres chicos de las motos encima y no había cogido aun la mochila del techo del bus. Después de calmarlos y decirlos que si tenían prisa se fueran, estuvimos negociando con las posibilidades de alojamiento. Cuando estuvo la cosa clara, tuvimos que echar a suerte con quien ir, porque estaban los tres como hienas hambrientas, y un sol al aire fue el que decidió entre dos de los tres que allí había. Al otro lo descarté rápido porque no tenía cuerda para atar las mochilas, había que buscar una escusa.
 
Llegamos al hotel y estaba nuevito, el precio fue de 35 soles negociables y la habitación grande, limpia y con buenos colchones, así que allí nos quedamos. Nos instalamos y después de estirar un rato las piernas, salimos a dar un paseo por los alrededores (la plaza esta a unas 5 cuadras). Luego de una vuelta y comprar unos víveres, caminamos de regreso al hotel y entramos a un chifa, pollería, hamburguesería y ahí cenamos (un 3x1). Javi pidió pollo y yo una hamburguesa y una de papas. Madrecita que plataco de papas y vaya pedazo hamburguesa, todo por 6 soles, además estaba bueno, ya sé donde ceno mañana.
 
Con el estomago lleno, nos dejamos caer hasta el hotel, una ducha para refrescarnos y a poner al día los diarios y las fotos que mañana será otro día.

Opiniones:

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Ubicación    
Limpieza    
Precio/calidad    

Hospedaje Nuevo Amancer

Alojamiento: Hotel en Yurimaguas, Perú

El hospedaje esta nuevo, habitaciones comodas, colchones buenos, tv cable y ventilador. El precio de la doble con baño son 35 soles negociables. Como punto negativo he de decir que por un descuido de no cerrar bien la puerta o la ventana, a unos amiguetes les robaron las camaras y el dinero mientras cenaban.

Tipo de viaje: Placer | Ideal para: Parejas, Solos y solas


Publicado
Modificado
Leído 2460 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 146 Capítulo 148 150 ... 168
 
 


Capítulos de este diario