Costa Rica - De una promesa a la aventura

Escribe: Alejandra-LALA
Esta historia de viaje comenzó con una promesa de 2 jóvenes estudiantes de turismo, hace 5 años atrás… Una de esas promesas que uno hace suponiendo que tal vez nunca se cumpla. Estábamos en 2° año de Lic. En turismo, cursando la materia “Circuitos turísticos de América”, cuando la profesora señala a dos personas de la comisión y nos indica preparar una clase sobre Costa Rica y sus Parques Naturales.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 3 4 5 6 7 Capítulo 9

Volcán Poas + Sarchí

Volcán Poás, Costa Rica — jueves, 26 de marzo de 2009

Son los últimos días del viaje y no queremos dejar nada sin hacer. Hoy armamos nuestras mochilas pequeñas con una muda de ropa para pasar este día y otro mas fuera del hostel donde dejamos nuestras mochilas grandes y volveremos a pasar la última noche.
Nos vamos para la estación Tuasa, desde donde sale a las 8:30Hs el bus directo al Volcán Poás, solo ida nos sale col 1700, pero si lo hubiésemos tomado ida y vuelta cuesta col3000. El camino es bellísimo, unos tonos de verdes hermosos, mucha vegetación salvaje y plantaciones, el camino con muchas curvas.  Tras dos horas y media de bus, con parada de 20 minutos incluida, llegamos al ingreso al Parque Nacional Volcán Poás, en donde nos cobran USD10 el ingreso.

Iniciamos el recorrido por el sendero que lleva al cráter principal, ya que por como están dispuestos los caminos, era el más cómodo. Son solo 600 metros de recorrido hasta llegar a ver la típica foto del volcán, donde se ve una gran laguna color turquesa, de la cual sale vapor todo el tiempo y se encuentra a una temperatura de 40°. Unos 15 días antes de que lo visitáramos hubo un sismo importante en la zona, lo que hizo que la laguna cambie de color ya que los sedimentos se mezclaron con el agua, quedando de color gris.

Seguimos el recorrido hacia la laguna "Botos", los senderos son muy cortos, al menos en comparación con los recorridos en los parques de Argentina, este es muy bonito, en medio de la selva, un tanto inclinado y en subida. Luego de tomar algunas fotos, nos sentamos a comer algo que habíamos llevado, cuando percibimos una visita especial, una ardillita llegó en búsqueda de comida. Hermosa ella, con movimientos muy rápidos pero delicados.Nos quedaba por recorrer el sendero de las aves, el más largo dentro del parque, pero luego del sismo se encontraba cerrado.

En muy poco tiempo hemos recorrido todo el parque y aun faltaba una hora y media para que el bus regrese a Alejuela. Como tenemos tiempo de sobra, consultamos en la entrada del parque como hacer para ir desde el volcán, hasta Sarchí que es un poblado pequeño que queremos visitar por una particularidad.Allí nos dicen que deberíamos ir desde el Volcán a Poasito, de allí a Poás, luego a Grecia para finalmente ir hasta Sarchí.

Nos pareció una buena idea y mas que nada, una buena mini aventura... Entonces comenzamos por hacer dedo para no tener que esperar el colectivo, solo hicimos a un auto y ya estábamos en camino J, Poasito es muy cerca y quienes nos hicieron el favor de llevarnos, nos dejan en la parada del colectivo. Tuvimos la suerte y de que el bus recién entraba a la población con lo cual a los pocos minutos ya estábamos en camino a Poás, el pasaje solo vale 365 colones. Son buses de estilo urbano, que van de un pueblo al otro, los que se encuentran muy cercanos unos de otros, por lo que toma 40 minutos para llegar a nuestra próxima parada. Es un recorrido muy pintoresco, donde las ciudades aparentan ser ordenadas y limpias.Este día parecía que teníamos todo calculado, lo digo porque al llegar a Poás el bus que debíamos tomar para ir a Grecia, estaba parado en la esquina de la plaza, listo para partir en solo 10 minutos. Este tramo nos lleva 45 minutos hacerlo y vale 275 colones.

Ya en Grecia mientras esperábamos el colectivo, vimos algunas publicidades donde se anunciaba una feria de artesanías en Sarchí, durante los días que nosotras estaríamos. Nos alegramos mucho al ver esto, ya que si lo hubiésemos organizado, no nos salía tan bien. Vamos a visitar esta ciudad porque queríamos "corroborar" algo que investigamos cuando hicimos el trabajo práctico para la universidad. Sabíamos que la artesanía símbolo principal del país son las carretas pintadas, éstas se producen en diversos tamaños y colores, con unos motivos muy bonitos y se fabrican en Sarchí.

El bus llega muy lleno de gente, pero igualmente subimos, tiene de un lado 3 hileras de asientos un pasillo pequeño en el que viaja gente parada y del otro lado otra hilera mas de asientos. A pesar de la cantidad de gente pagamos nuestro TKT 200 colones y conseguimos ir sentadas, fueron solo 20 minutos y llegamos a Sarchí. Enseguida nos pusimos a buscar donde pasar la noche, en lo posible cerca de la plaza principal en donde sería la feria. La verdad recorrimos muchísimo para conseguir donde dormir, porque no hay nada en el centro, solo un hotel y unas cabinas, todos los alojamientos están lejos del centro. Finalmente nos quedamos en "Cabinas Mandy" por 8000 colones la habitación para 2 o 3 personas y estaban a 4 cuadras de la plaza principal. El lugar no era lindo, pero tampoco teníamos demasiadas opciones.

La feria hacía su apertura a las 18Hs, con lo cual tras un baño refrescante, nos fuimos a la plaza, pero la tan anunciada feria, brilló por su ausencia, no sabemos que pasó... Así es que nos fuimos a cenar y a dormir. Comimos en un restaurante pequeñito que queda por la misma calle en que quedan las cabinas, gastamos 2800 colones y comimos un casado muy rico. Veremos que pasa mañana.

Esta vez amanecimos sin despertador alguno porque el ritmo del pueblo indicaba que no había mucho por hacer, dejamos la cabina y salimos emocionadas a buscar los últimos regalitos del viaje en la feria y nos encontramos que aun brillaba por su ausencia. Solo había muy pocos puestos, con lo cual tuvimos que decidir qué hacer. Tras sacarnos unas fotos en la carreta preciosa y enorme enclavada en la plaza principal, nos fuimos al "Mercado de artesanos" allí encontramos todo lo que nos faltaba, la verdad hay muy buenos trabajos, los precios tal vez son un poco mas elevados que si se compran directamente a la persona que lo hace, además de esto, nos atendieron muy mal. Al salir, nos topamos con una verdulería que tenía mucha, pero mucha cantidad de cajones con melones, algo inusual para nosotros, por lo que no resistimos a comprarnos uno, que pagamos solo un dólar y lo comimos con mucho gusto en la parada de colectivo.

Cerca de las 13:30hs tomamos el bus para San José, un pasaje que pagamos 785 colones y tras una hora y media de viaje llegamos a la Terminal. Como era temprano decidimos caminar por el centro de la ciudad, visitamos el mercado central porque nos llama mucho la atención y quedamos encantadas con el lugar. Como buenas mujeres que somos, no podíamos terminar nuestras vacaciones sin visitar un mercado más de artesanos, donde hablamos un poco con los artesanos y disfrutamos mucho más que el que recorrimos en Sarchí. Fuimos caminando al Hostel Toruma, porque quedaba a pocas cuadras del mercado de artesanos.

Llegamos muy contentas porque pudimos hacer todo lo que habíamos planeado, además de haber cumplido nuestra promesa, pero por otro lado tenemos un sentimiento de pena y tristeza porque la aventura llegaba a su fin. Después de armar las mochilas, salimos a buscar en donde cenar, solo queríamos gastar los colones que nos quedaban. Terminamos en un bar muy feo, que era atendido por un chino desagradable y a quien no le entendimos nada de lo que dijo. Pero bueno, ahí cenamos tranquilas, rico, barato y nostálgicas.

Volvemos al hostel hablando de la vida y sus locuras o mejor dicho, la vida y nuestras locuras. Somos dos personitas que no dejan de soñar con salir a recorrer el mundo, sin mas que nuestras mochilas al hombro, pero no es simple dar el primer paso... Lo bueno esto es que por algo la vida nos cruzó y nos hizo cómplices de ese sentimiento y esas ganas.

Nos despertamos un poco temprano a esperar la hora de partida, que como toda espera se nos hizo eterna. Desarmamos por completo las mochilas y las volvimos a armar para que queden prolijas. Luego nos sentamos al lado de la pile a desayunar y a pensar en cual sería nuestro próximo destino, si lo podríamos hacer juntas, si en algún momento podríamos transformarlo en mas que unas vacaciones...

Tomamos el bus en la estación Tuasa, tomamos el bus al aeropuerto, por solo 400 colones y en 25 minutos estábamos haciendo el check in. El viaje fue tranquilo, sin sobresaltos, donde conocimos a Mauricio, un chico de Brasil que por motivos laborales estaba viviendo en San José hacía muy poco tiempo. Él es otro mas de quienes creemos que un viaje es una inversión y no un gasto.

Aterrizamos en Argentina a las 4:15Hs, pero logramos dar con nuestras mochilas recién alas 5Hs.Nos fue a buscar Agustín (novio de Lau) y mientras esperáramos que se haga la hora de mi vuelo para regresar a Bariloche, fuimos a desayunar a Palermo donde intercambiamos fotos y videos, después dimos vueltas por la costanera y entre charla y anécdotas el tiempo pasa, aunque un poco lento.

Me costó mucho despedirme de Lau, porque era una sensación rara de que esa promesa había terminado...Tal como me pasó hace 15 días cuando llegué a Costa Rica, tengo ganas de saltar y llorar de la emoción de lo vivido y tengo una mezcla de sentimientos muy fuertes.

Este viaje fue mucho más que 15 simples días de vacaciones, donde pude afirmar que, ¡¡¡Sí se puede!!


Publicado
Modificado
Leído 4270 veces

    Enviar a un amigo

1 2 3 4 5 6 7 Capítulo 9
 
 


 

Capítulos de este diario