Costa Rica: el país verde por excelencia

Escribe: damelo1980
Costa Rica se puede dar el lujo de decir que es el país latino con mejor conservación de sus hábitats naturales, de allí que sea el país verde por excelencia. Ha sacado provecho de su situación geográfica privilegiada y sus condiciones políticas y de seguridad favorables para convertirse en la meca del turismo ecológico en América.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1 3 4

Costa Rica: el país verde por excelencia

Volcán Poás, Costa Rica — sábado, 23 de octubre de 2010

Costa Rica se puede dar el lujo de decir que es el país latino con mejor conservación de sus hábitats naturales, de allí que sea el país verde por excelencia. Ha sacado provecho de su situación geográfica privilegiada y sus condiciones políticas y de seguridad favorables para convertirse en la meca del turismo ecológico en América. Su ubicación estratégica en medio de 2 océanos y su clima tropical son condiciones ideales para que exista una gran cantidad de parques naturales y reservas ecológicas a penas tocadas por la mano del hombre y dotadas de la mayor biodiversidad por kilómetro cuadrado en el mundo. Por otra parte, se le considera una de las democracias más establecidas de América Latina por su estabilidad política; y posee unas condiciones de seguridad envidiables pues incluso es el único país latinoamericano que no posee un ejército desde el año 1948. Todo lo anterior ha consolidado a Costa Rica como un paraíso del ecoturismo.

¿Buscas un entorno natural hermoso? ¿Playas recónditas de aguas verde azules? ¿Quieres ver, bellas mariposas, micos y cientos de aves multicolores en su entorno? ¿Disfrutas de la vegetación tropical, las orquídeas y las plantas exóticas? ¿Quieres caminar  por bosques, cascadas de agua, volcanes y manglares? ¿Los deportes extremos son tu fuerte, o quieres avistar ballenas o ver desovar tortugas marinas? Si alguna de estas actividades te llama la atención, entonces Costa Rica debe ser tu próximo destino. Eso sí, prepara unos buenos dólares pues no es un país barato, y lleva tu impermeable si vas en época de lluvias (mayo a noviembre) porque su fama de país lluvioso no es mentira, lo pude comprobar.

Con tan sólo 51.000 kilómetros cuadrados, Costa Rica es el tercer país continental más pequeño de América (sólo superado por El Salvador y Belice); sin embargo, recibe más de 2 millones de visitantes al año que acuden en busca de turismo natural; imagen que han sabido vender de maravilla en el exterior y hoy en día representa uno de sus principales ingresos, mucho mayor al que generan el banano y el café que son sus principales productos de exportación. Así es, el ecoturismo es un tesoro que los costarricenses han sabido aprovechar, y cuentan con una infraestructura envidiable así como un sistema de control y conservación natural excelente que atrae visitantes con buenos ingresos, provenientes en su mayoría de EEUU, Canadá, Europa y Latinoamérica.

Esto es motivo de orgullo para los casi 4.6 millones de “ticos”, como se hacen llamar los costarricenses; y a su vez es un llamado de atención para otros países latinos con gran potencial eco turístico y que se han quedado rezagados por múltiples causas internas. No es un misterio que países como Colombia, Nicaragua, Brasil, México, Guatemala, Perú y Bolivia tienen una diversidad biológica impresionante y podrían tomar el ejemplo de Costa Rica para mostrar sus bellezas naturales al mundo entero (aunque en algunos de ellos ya se está haciendo).

Ticolandia, como algunas personas lo llaman, es un país con un buen nivel de vida comparativamente con el resto de Centroamérica, lo que ha generado una gran migración desde países vecinos y un costo de vida más alto, motivo por el cual Costa Rica no es un país económico para visitantes de otros países latinos. Es constante la queja de los ticos con respecto a la gran cantidad de “nicas” en su país, y algunos afirman que generan problemas de violencia y desempleo; actualmente se dice que más del 10% de la población actual de Costa Rica proviene de Nicaragua. Por su parte, los nicas se quejan de la arrogancia y malos tratos de los ticos y no están de acuerdo con que se les vea como nocivos para el desarrollo de este país. Es una situación que corrobora aún más las diferencias sociales entre estos 2 países vecinos y pone en evidencia uno de los principales problemas sociales de Costa Rica: la inmigración; principalmente de nicaragüenses, salvadoreños, colombianos, panameños y hondureños.

Costa Rica no es un país con grandes ciudades, y el área metropolitana de su capital, San José, alberga más de la mitad de su población total. Si buscas grandes ciudades cosmopolitas, entonces tal vez Costa Rica no debería ser tu destino. Por otra parte, la influencia norteamericana está algo marcada en sus ciudades… cadenas de comidas rápidas gringas, el uso paralelo de los colones y los dólares estadounidenses… en fin algo que tener en cuenta para tu visita a Costa Rica, ya que es un poco más costoso que otros países latinos y la orientación del turismo tiende a ser diseñada en parte hacia norteamericanos de buenos ingresos que quieren disfrutar de su exuberante naturaleza. Es más atractivo recorrer sus alrededores antes que quedarte en las ciudades como tal.

Costa Rica es un país que tiene mucha naturaleza para ofrecer, sus playas son hermosas y rodeadas de un ambiente natural envidiable. Guanacaste, Moctezuma, Jacó, Tortuguero, Cahuita y Manuel Antonio  son algunos nombres de playas y parques naturales reconocidos en mundo; así como sus volcanes Arenal, Poás e Irazú. Sus múltiples atracciones naturales como Monteverde y Cataratas de la Paz, hacen de este pequeño territorio el lugar ideal para disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor… Costa Rica es ¡Pura Vida, mae! como los mismos ticos dicen al referirse a su patria; es el país verde por excelencia de Latinoamérica y un destino ideal para quienes buscan un contacto más cercano con la tierra, el mar y la tranquilidad.


Publicado
Modificado
Leído 3063 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1 3 4
 
 


 

Cráter del volcán Poás, pequeña erupción

   

Capítulos de este diario