P.N. Volcán Barú, Panamá

Escribe: gabrielpty
El parque nacional Volcán Barú está ubicado en el pueblo de Volcán en la provincia de Chiriquí en Panamá. Es es el punto más alto del país con una altura de 3475 msnm y el volcán más alto del sur de América Central.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Volcán Barú

Volcán, Panamá — sábado, 21 de febrero de 2009

                      Bueno todo comenzó el día viernes en la noche; tuvimos que partir en horas de la noche desde Panamá con destino a la provincia de Chiriquí, casi como 6hrs de distancia. 

                 Como es temporada de carnavales, había algo de tráfico a esa hora en la autopista por ende llegamos algo tarde a nuestro destino golpe de 3am de la mañana; procedimos a descansar unas horas antes de iniciar el recorrido. A decir verdad este recorrido es el más difícil en Panamá; lo tenía en mente pero saberlo no fue suficiente ya que tuve que sentirlo en carne propia.
 
                 Una vez llegamos al parque, iniciamos el recorrido en la mañana al rededor de las 8am; ya era algo tarde para iniciar el recorrido pero no tuvimos más remedio. Comencé a caminar con mis nuevas botas, lo cual fue un completo error ya que la caminata se extendió hasta las 8pm, unas 12 horas caminando; y les comenté que he realizado senderismo en Panamá pero este me sacó el alma; al principio todo iba bien, pero cuando llegamos al último tramo del volcán, en donde se coronan las metas y glorias, fue el más difícil ya que tenía una inclinación de casi 60 grados, arena y piedras por doquier, frío intenso sin mencionar aquella brisa necia que te mecía y se aprovechaba de tu cansancio.

              Para muchos que iban por primera vez; como fue mi caso era fácil encontrar el limite al subir este tramo; mis compañeros eran fuertes y no nos desanimamos al ver que caía la noche, lo cual aumentaba más la dificultad, ya que no se veía nada; no se sabía con certeza donde pisar y por donde no caminar pues habían acantilados a la orden del día por ende tenías que confiar mucho en lo pasos de tu compañero en la delantera. 

              A decir verdad casi entro en pánico al ver que una de las chicas que subía se bloqueó mentalmente y no quería avanzar, su cuerpo no le daba más y el frió se volvía más intenso al pasar lo minutos y más oscuro. Había un cable que te ayudaba a subir pero no me sirvió de nada ya que estaba frío y yo sin guantes era un obstáculo sin lugar a dudas. 

             En este trayecto la señal de celular es buena, pues en la cima hay antenas de radio y comunicaciones; procedí a llamar a mi familia con el motivo de que me alentaran a subir, hablé con mi hermano, la novia y mi madre; me ayudaron mucho a sacar fuerzas de donde no tenía pero aún así había llegado a mi límite físico y mental; pero quedarme ahí no era una opción y la ecuación era simple, sigue caminando (keep walking) y así fue; y sin pena les comento que pedí ayuda divina pues necesitaba fuerzas y concentración; ya que el frío congelaba mis manos lo que dificultaba escalar las rocas y mis ampollas en los pies no hacían nada fácil el caminar. Pero éramos muchos compartiendo el sufrimiento y me dije, si ellos llegaron a subir 10mts más yo también puedo. 

             Logramos reunir al grupo (8 en total) a mitad de camino y planteamos los por menores y en ese instante pensé bueno solo faltan como 15min para llegar a la cima pero luego me comenta mi amigo que no, pues las condiciones ahora son más complejas pues es de noche y no todos tenemos linternas y me dijo sin vacilar que nos podía tomar de 1 a 2 horas más en llegar; cuando escuche eso sentí que el mundo se me vino en cima pero estábamos todo juntos y trabajamos como equipo y al fin llegamos a la cima, procedimos rápidamente a colocar las tiendas de acampar, solo colocamos unas 3 pues compartimos las tres entre los 8; ya que el frío se tornaba más intenso y las brisa nos aquejaba insistentemente;                 

              No pude dormir en esa noche ya que mis compañeros roncaban a decir no más y de por si se me hace algo difícil dormir al aire libre. A la mañana siguiente me levante pues el baño llamaba, tomé unas buenas fotos y pude apreciar el cráter del Volcán Barú (estratovolcano), el mismo pertenece a la Cordillera de Talamanca y desde el punto más alto de este lugar donde se erige una cruz se puede aprecia el océano Atlántico y el Pacifico así como los pueblos a aledaños; para llegar a este volcán pueden tomar dos caminos el pasó desde el pueblo de Boquete o el pueblo de Volcán donde inicié yo; pero este tramo (Volcán) es el más complicado y sin lugar a dudas el más transitado por turistas ya que los parajes y vistas son increíbles;                

                Durante esa mañana, pude aprecia que estamos por encima de las nubes y fue una sensación de éxito, logro o meta realizada que nunca había sentido en una actividad de este tipo. Procedimos a subir un poco más donde se ubicaba la cruz y pude apreciar lo hermoso que es mi país y todo lo que me ofrece y lo que desea mostrarles al mundo; Panamá es poco conocido por eso les traigo este relato para que se aventuren a conocer un poco de mi nación.                

               Luego de haber visto tantas cosas; no queríamos bajar pues para muchos es la parte más difícil pues en bajada los pies se corren al frente de la zapatilla y la presión de la maleta, viento y un terreno que complica el caminar hacía todo más lento al bajar.                

               Me agradaría mencionar que en el punto más alto dos de los integrantes se propusieron matrimonio; fue muy emotivo el momento pero aún así pudo amortiguar un poco el pensamiento de (uff hay que bajar de aquí)                

              Nos dividimos en dos grupo; una rápido y el otro un poco lento, pero en el grupo rápido yo era el factor de atraso en el principio pues hacía caso al dolor de los pies, al cansancio y solo pensaba en cuanto tiempo faltaba para llegar; eso poco a poco fatigaba mi mente pues entraba en desesperación y eso sumado a los ampollas de los pies eran la sumatoria perfecta para no dar el 100%; así que procedieron a configurar el orden de la caminata, en vez de ser el último me colocaron de segundo e iba detrás del más rápido de todos lo que me presionaba a mi en seguirlo lo más de cerca posible ya que tenía a 3 compañeros detrás de mi haciéndome presión para que no me detuviera; hacíamos espacios cortos de 5min para descansar pero sin sentarnos pues si nos enfriábamos demasiado era más difícil reincorporarse nuevamente;                

              Detrás de todo esto había una leyenda urbana en donde un chico se había perdido en esta densa selva a pesar de que está todo marcado y bien señalizado; solo se llegó a encontrar su maletas y unas cuantas huellas de niños cerca, se presume que los duendes se lo llevaron pues lo agarró la noche, y por eso a ese paso en especifico se le llama el Paso del Duende, y yo en lo personal no quería pasar de noche no es por ser supersticioso pero no quiero estar ahí para contar lo contario, así que adiós al dolor y deje de pensar en cuanto hacía falta solo pensé en seguir y seguir; hicimos el recorrido de vuelta más rápido pues en muchos puntos íbamos corriendo pero aceleramos más el paso cuando estaba ya cayendo el sol.                

            Llegamos a un punto en el cual en la ida no me interesó tomar agua pues pensé que el agua estaba sucia o contaminada y me rehúse a recargar agua ahí; pero a la venida al ver que mi única botella de agua esta casi por acabarse no vacile en tomar y recargar agua de este posito o Ojo de Agua y me supo a agua de dioses.                 

            Al ver desde lejos el claro donde habíamos comenzado me sentí muy aliviado pero ahí es donde comenzó el problema nuevamente; al sentirme tan relajado mis brazos y mis piernas no reaccionaban en coordinación y en varias oportunidad me caí y por casi caigo al vacío en uno de las curvas que agarré con gran velocidad.

             Pero logramos salir sin problemas, al llegar al claro mis piernas se entumecieron y volví a quedar de último pero ya estaba más tranquilo y me detuve a tomar fotos, pero se me seguían entumeciendo los brazos y las piernas y proseguí llegando así al bus que nos esperaba y al entrar el bus se me entumeció todo el cuerpo por completo pero a salvo del frío y la noche. A veces pienso que fue una carrera de sobrevivencia más que un paseo pero muy una experiencia inolvidable.                

             Al segundo grupo si los alcanzó la noche, solo veíamos después de casi dos horas de diferencia luces en la selva e inmediatamente sabíamos que eran ellos ya que estaban con el más experimentado del grupo; si alguien sabía como salir de ahí de noche era él; el segundo grupo llegó sin problemas al bus pero uno de ellos llegó desorientado pues el pánico de la noche y el frío puede hacer que te rindas fácilmente ante la naturaleza;                

            Al bajar todos juntos, procedimos a ir a la casa de uno de nuestros compañeros y a comer; el menú era arroz con pollo, ensalada de papas con remolacha y de tomar jugo de sandía con frutas; en días era la comida mas pesada que tuve por ende no comí mucho por temor a vomitar por los cambios repentino de altura y presión pero me fue bien, lo mejor de todo que no me dio mal de altura en ningún punto.                

            Bueno por lo general les recomiendo esta travesía es fenomenal pero siempre traten de ir con alguien que conozca el camino, pues hay muchos ya que a la mañana del domingo que iba de regreso había como 50 personas en el trayecto con dirección al volcán.                 

            Sin más preámbulo los invito a que visiten este lugar y para aquellos que ya tienen experiencia en el senderismo y escalada los reto a esta aventura.


Publicado
Modificado
Leído 3509 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario