Valencia Histórica

Escribe: Diegoept
La Nueva Valencia del Rey, una ciudad que la modernidad ha consumido, y que, sin embargo, aún conserva algunos mínimos ejemplos de su pasado dentro de su agitada vida cotidiana. Valencia, un nombre que no designa la verdadera gloria de una ciudad colonial, Nuestra Señora del Socorro de la Nueva Valencia del Rey

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2

Valencia Colonial

Valencia, Venezuela — martes, 25 de noviembre de 2008

La ciudad de Valencia está llena de historias entre sus muros, sin embargo, actualmente pareciera que faltan más los muros que las historias. Día a día los valencia nos pueden apreciar como el casco histórico de su ciudad, ubicado en plano centro de la misma, es consumida por el comercio y el bullicio, y es que el centro de Valencia constituye el punto de compras más importante de la capital carabobeña.

A cada paso se puede notar como los vestigios de la historia son destruidos: la casa donde muere en el año de 1837 el prócer de la Independencia Fernando Peñalver convertida el la sede del Palacio del Blumer, una hermosa casa colonia de dos niveles convertida en una heladería y una tienda de ropa, y otra con características similares demolida para la creación de un estacionamiento de dudosa seguridad.

Estos son ejemplos que se repiten a cada paso de la ciudad que ostentara en alguna oportunidad el título de capital de Venezuela.Sin embargo, numerosos son los ejemplos que aún nos quedan de un rico pasado colonial.

Lugares como la Catedral de Nuestra Señora del Socorro, el Convento Franciscano de San Buenaventura, la Calle Colombia, la Avenida Montes de Oca, la Calle La Candelaria, la Calle Páez y la Avenida Soublette.Las historias de la ciudad comienzan en el centro de su centro, la Plaza Bolívar.

Aquí existen numerosos monumentos de importancia que reseñaré en otro capítulo. En frente de esta se encuentra uno de los monumentos más representativos de la ciudad: la Catedral de Nuestra Señora del Socorro, o más conocida como la Catedral de Valencia. Sus orígenes se remontan al año de 1580, año en el que fue creado el primer templo de la ciudad en el mismo sitio que ocupa el actual.

Para el año de 1767 ya los trabajos se encontraban bastante adelantados, y para 1781 faltaban, entre otras cosas, las arcadas que sostendrían el techo. Sólo a principios del siglo XIX se habían reconstruído las columnas y se había levantado la torre del lado del Evangelio. Es de esta época de la que proviene la fachada neoclásica que ostenta dicho templo.

Continuando la calle que está junto a la iglesia, la Calle Colombia, se pueden encontrar numerosas joyas arquitectónicas. Las más importantes son las numerosas casas coloniales a las cuales se les ha hecho una restauración escenográfica, dándole a la calle el aspecto que tenía a principios del siglo pasado, pero que en gran parte es escenografía, ya que muchas de las casas se encuentran en ruinas.

Continuando en esta calle se llega a uno de los rincones más hermosos del casco histórico valenciano: la Plaza Sucre, en cuyos alrededores se encuentran varios de los monumentos más importantes de la ciudad: el Capitolio (sede de la gobernación del estado Carabobo), el Convento Franciscano de San Buenaventura (primera sede de la Universidad de Valencia, actualmente Universidad de Carabobo) y el hermoso y monumental Teatro Municipal de Valencia, que por corresponder a otra época lo comentaré en otro capítulo. Todos monumentos se encuentran en las cercanías de la Avenida Montes de Oca, que si bien no ha mantenido todas sus casas coloniales, si tiene algunos vestigios de las mismas y se encuentra cercano a la Biblioteca más importante de la ciudad: La Biblioteca Dr Feo La Cruz.

También en el centro histórico se encuentra la siempre emblemática Calle La Candelaria, actualmente una parroquia de la ciudad, y dueña de las casas coloniales mejor conservadas. Un lugar hermoso que se debe conocer.

Y si de lugares históricos se trata, es menester conocer la Casa Páez, en la Calle Páez, residencia del que fue el primer Presidente de la República de Venezuela: José Antonio Páez, conocido como el Centauro. Un recorrido por esta hermosa casona colonial, que fuera su residencia en sus años de retiro, nos permitirá apreciar numerosas obras de arte pintadas en los mismos muros de la casa que representan cada una de las victorias del Ilustre Prócer de la Independencia. Numerosos rincones dentro de la misma llevan a desempolvar una historia que para muchos estaba olvidada y para la mayoría es desconocida.

Valencia, simplemente un lugar maravilloso. Lleno de historias que el tiempo se ha empeñado en destruir, pero que el mismo valeciano se empeña en mantener, enalborando gloriosos 450 años de tradición que se funden en los mágicos muros de sus calles.


Publicado
Modificado
Leído 5999 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2
 
 


 

Catedral de Nuestra Señora del Socorro

   

Capítulos de este diario