Crónica de un viaje austral

Escribe: 19diablito72
Recorrido durante 19 días a la Patagonia desde Torres del Paine, pasando por Puerto Natales, Punta Arenas, Río Grande, hasta Ushuaia.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 7 8 9 10 Capítulo 12

Ushuaia : Museo Presidio

Ushuaia, Argentina — miércoles, 30 de noviembre de 2011

Me levanté a eso de las 8 de la mañana , tomé desayuno junto a unos franceses que se quejaban de lo caro que es venir a turistear por estas latitudes. Decidido a moverme, salgo pero debido a los persistentes chubascos demoré en encontrar el Museo Penitenciario, que está ubicado a un costado del Hospital Naval por calle Yaganes. El costo de la entrada al Museo para extranjeros es de 70 pesos, pero los vale para conocer de la realidad carcelaria argentina de la primera mitad del siglo XX. El museo tiene fotografías con  descripciones de la vida y  actividades del penal que funcionó entre 1902 y 1947. No cabe duda que en aquella época el lugar era “una tierra maldita” para los presidiarios, de los cuales sólo logró fugarse un famoso anarquista que mató en un atentado a un jefe de la policía bonaerense. Vale la pena visitarlo.

Las otras alas del recinto contiene otro patio en mantención, una galería de arte y un museo de historia marítima de la zona. Lo único que no me gustó fue un mapa del territorio antártico argentino que cubre territorio chileno, pero a esta altura son rollos más de militares que de civiles de ambos países, pues la Antártica debe ser asequible a toda la humanidad. Fue entretenida la visita, cuando salí eran las 14:30 y de repente un fuertísimo viento no me dejaba caminar. Tuve que cruzar la ciudad para comprar tallarines y carne. Durante la tarde pude jugar ajedrez con uno de los chicos que cuidaba el hostal (un simpático joven argentino e hincha de River) quien me dio paliza.

Mientras veía en el hostal el partido de U.de Chile con Vasco de Gama por Copa Sudamericana, conversé con 3 franceses sobre el gobierno de Sarkozy y con un poco afortunado chico argentino que decía pavadas irónicas sobre Chile. Rato después decido salir al recomendado bar “Dublín” que está a dos cuadras del hostal. Es muy bonito, se nota cosmopolita, es decir mucho extranjero adentro. Pero a diferencia de experiencias anteriores el ambiente no me incomoda y tras disfrutar dos chelas me voy a la iluminada Costanera a caminar mientras escucho el disco “Siempre es Hoy” de Cerati. Y se acaba el día para largo (pues anochece a las 23 horas)  pago mi alquiler y de paso solicito una combi para dirigirme mañana al Parque Tierra del Fuego.



Publicado
Modificado
Leído 930 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 7 8 9 10 Capítulo 12
 
 


 

Capítulos de este diario