10.000 km de Patagonia argentino-chilena; mar, estepa, hielo, y montañas

Escribe: epulver
Un viaje espectacular de 10.000 km por Santa Cruz, Tierra del Fuego, Magallanes, Canales Fueguinos, El Calafate y Torres del Paine. Ruta, Mar y Trekking

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 11 Capítulo 13 15 ... 28

Un regreso con susto y nevado

Ushuaia, Argentina — miércoles, 19 de enero de 2011

El tiempo seguía lluvioso pero ya en el asfalto y avanzada la noche pudimos dormir algo. Todavía nos quedaba el susto del percance en el ripio. En el Paso Garibaldi, a sólo 420 m de altura la lluvia se convirtió en nieve y la ruta quedó blanca con la marca de los neumáticos sobre ella. Los árboles que se podían apreciar estaban todos cubiertos de nieve. Con este espectáculo nocturno nos despabilamos y ya no dormimos hasta la llegada a Ushuaia a las 3 y media de la mañana. En la ciudad no hay Terminal de ómnibus, sólo una playa de estacionamiento, por lo que fuimos a la YPF de enfrente a preguntar si había algún local de comidas abierto ya que no queríamos llegar a esa hora al Hostal donde había quedado el auto. Yo había avisado que seguramente llegaríamos la noche siguiente ya que decidimos no ir al camping como estaba previsto por lo menos apenas llegados del viaje. Luego decidimos seguir las dos noches restantes en el hostal porque seguía lloviendo y muchas ganas de hacer vida de camping no nos quedaban. Al final fuimos a un minimercado que tenía la cocina ya cerrada pero se podía comer y tomar algo de las heladeras. Había televisión y Wi Fi así que nos quedamos haciendo tiempo hasta las 6 de la mañana. Cuando le tocamos timbre a Roberto del Hostal Río Ona, en pijama nos miró como si hubiera visto fantasmas, y casi como la primera vez que llegamos nos dijo “Cómo llegaron hasta acá? “  Obviamente ni nos esperaba, y el monoambiente (habitación cuádruple con cocinita y heladera) que habíamos ocupado la semana anterior estaba con gente, Sin embargo un par de horas antes habían quedado dos habitaciones vacías de unos motoqueros que se habían ido temprano, y nos ofreció ocuparlas aunque sea para tirarnos sobre las colchas hasta cerca del mediodía cuando quedaría libre la habitación cuádruple en planta baja. Nos tiramos a dormir hasta casi el mediodía, terminando así nuestra Aventura Magallánica de 5 días.
Al regreso a Rosario consulté por curiosidad a José de Puerto Williams si hubiéramos podido regresar en el ferry si el conflicto se extendía. Me contestó que ya estaba arreglado con el gobernador reservarnos asientos en el avión de la Fuerza Aérea chilena que iba a sacar a los turistas varados ahí, y llevarnos desde Punta Arenas a P. Williams para luego volver a cruzar a Ushuaia.
Una vez reubicados en nuestra habitación salimos hacia el Parque Nacional y Bahía Lapataia  donde termina la Ruta Nacional 3. Antes de eso pasamos por el Aeroclub Ushuaia para ver si podía visitar la réplica del Cóndor de Plata del aviador Gunther Plüschow que sabía estaba en un galpón por información de Roberto Litvachkes, autor de varios libros de investigación sobre este personaje,  y uno de los impulsores de su construcción en el Museo aeronáutico de Morón. Yo la había visitado en Puerto Madero antes de embarcarlo a Ushuaia donde se instalaría en algún lugar como recordatorio del primer amerizaje de un avión en la zona el 3-12-1928 .
http://www.viajeporlahistoria.com.ar/fotos%2019-1.htm
Ya hace un año y medio que el avión llegó pero todavía no han decidido dónde emplazarlo. Razones organizativas y climáticas (no se sabe si el modelo soportará el viento) están retrasando mucho su destino final, una lástima, por el esfuerzo de su construcción y el costo que fue a cargo del Aeroclub.
http://pluschow-avion.blogspot.com/ 
http://ushuaia-pluschow.blogspot.com/
http://www.youtube.com/watch?v=nyMAMbh65tQ&NR=1
http://www.eldiariodelfindelmundo.com/noticias/leer/19586
En las oficinas me dijeron que no se podía ver por estar todo envuelto en film protector en un hangar cerrado. Me fui algo decepcionado pero al día siguiente charlando con el dueño del hostal, me enteré que su hijo Daniel, es piloto de helicópteros del aeroclub y podía sacar algunas fotos y pasármelas, cosa que hizo el mismo día.
Llegamos a la bahía Lapataia y cumplimos el rito de sacarnos la foto en los carteles indicando el fin de la ruta 3 y las distancias a Buenos Aires y Alaska. Nos sorprendió un israelí preguntando por el cartel del fin del mundo. Cuando le dijimos que no había tal cartel su cara se transformó. “Acá termina la ruta, a lo sumo el fin del mundo está en la Antártida”. Al regreso del viaje en internet encontré que hay un cartel sobre la costanera de la ciudad que dice “Ushuaia, fin del mundo”, pero ya era tarde y ni nosotros lo vimos.
http://media.photobucket.com/image/cartel%20ushuaia%20fin%20del%20mundo/patosgbr/Ushuaia/IMG_0048.jpg
De regreso pasamos por Valle de Lobos, en el camino opuesto saliendo de Ushuaia hacia el norte,  para averiguar el horario para visitar el criadero de perros Alaskanos utilizados en los trineos. Y de ahí regresamos rápido a Ushuaia ya que recordé que era miércoles y quizás pudiéramos hacer la visita teatralizada en el Penal de Ushuaia con Gabriel. Esta vez había bastante público por lo que harían la visita. Carina y Patricia volvieron al hostal y nosotros disfrazados de presos nos sometimos al mal trato del único carcelero, y actor nuevito,  que había esta vez. En 2004 cuando lo hicimos con Patricia eran 2 carceleros con más experiencia y al ser novedoso me impactó un poco más, pero por lo menos Gabriel que ahora tiene la edad suficiente para que lo admitan (mayores de 15 años) se dio el gusto, y hasta nos hicieron correr casi 15 minutos por el pasillo central de los calabozos hasta que ya transpirábamos. Y el que no corría terminaba haciendo flexiones de brazos. Una experiencia recomendable. Cenamos en Mustachio donde el mozo que nos atendió tenia un aire del Petiso Orejudo….., pero muy servicial.


Publicado
Modificado
Leído 1756 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 11 Capítulo 13 15 ... 28
 
 


 

Capítulos de este diario