Mongolia: el corazón nómade de Asia

Escribe: Budha
A pesar de haber sufrido el sometimiento durante largos períodos de sus dos vecinos gigantes (Rusia y China) este país en el corazón de Asia supo mantenerse indemne, conservando su cultura nómada y sus rituales ancestrales hasta nuestros días. Con la menor densidad de población del planeta, este territorio de estepas, montañas y desiertos se ofrece como un territorio libre de turistas y como una posibilidad ideal para los que disfrutan del turismo aventura.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Mongolia: el corazón nómade de Asia

Ulán Bator, Mongolia — martes, 8 de marzo de 2005

Mongolia es un país interior, sin salidas al mar, que se encuentra entre dos vecinos gigantes: la Federación Rusa y China. Fue inconmensurablemente más grande durante el periodo de la conquista mongol bajo Gengis Khan y Kublai Khan. Hasta el siglo XX, Mongolia tenía un tamaño tres veces mayor que el actual, incluyendo una gran parte de Siberia y la Mongolia Interior, hoy controlada por China.

Situado en el centro de Asia, es el sexto país más grande de Asia y el número 18 en todo el mundo, pero el ránking de los récords no se queda ahí: Mongolia es, además, uno de los países de mayor altitud del mundo, con una de las capitales más elevadas de Eurasia. La altitud media es de 1.580 metros sobre el nivel del mar, siendo el pico Huiten el punto más alto (4.653 metros), al oeste, y el más bajo, el lago Khokh Nuur, al este (532 metros bajo el nivel del mar). Otras ciudades importantes, además de la capital Ulan Bator, son Darhan y Erdenet.

Las montañas dominan los dos tercios del país, a cuyas laderas se extienden llanuras y estepas, sólo interrumpidas por grandes ríos, y al sur, por el conocido desierto de Gobi.
Es el país de Genghis Khan y sus hordas, y del temible Atila el huno, del que todo lo que se sabe no son más que datos inseguros, pues los cantos de la época no lo mencionan. Disfruta todavía del sabor de la virginidad turística: no hay legiones de cámaras compactas, no abundan las falsificaciones para engañar al extraño y los paisanos aún muestran naturalidad al ponerse ante una cámara. Escuchan con atención y atienden con cordialidad... en definitiva: un lugar increíble.

Un pasado cruento

En el año 1203, un único Estado mongol se formó, basado en grupos tribales nómadas bajo el liderazgo de Gengis Khan. Este y sus sucesores inmediatos conquistaron casi toda Asia y Rusia europea, y establecieron armadas incluso en Centroeuropa y en el Sudeste de Asia. Kublai Khan, nieto de Gengis Khan, conquistó China asentando la dinastía Yuan ( 1279–1368 ), y su nombre sonó por toda Europa a través de los escritos de Marco Polo. Sin embargo, a partir de 1868, los mongoles fueron vencidos en China y su poder disminuyó considerablemente.
Los manchúes, que conquistaron China en 1644 y formaron la dinastía Qing, lograron someter a Mongolia bajo su control en 1691 como Mongolia Exterior, al tiempo que los nobles mongoles de Khalkha juraban una alianza con el emperador de Manchuria. En 1727, Rusia y la Manchuria china concluyeron el Tratado de Khiakta, delimitando las fronteras entre China y Mongolia.

Mongolia Exterior fue, sucesivamente, una provincia china (1691–1911), un Estado autónomo bajo la protección de Rusia (1912 – 19), y de nuevo una provincia china (1919–21). Al menguar el poder autoritario de China, y en el momento en que Rusia y Japón entraban en guerra, Rusia decidió proporcionar ayuda diplomática y militar a Mongolia. Así, en 1911, Mongolia proclamó su independencia de China, poco después de la sublevación china contra los manchúes. En 1913 y 1915 se firmaron acuerdos por los que el gobierno ruso obligaba al nuevo gobierno republicano chino a aceptar la autonomía de Mongolia, pero sin renunciar a su control.

La Revolución Rusa y la guerra civil dieron a China la oportunidad de restablecer su poder en Mongolia Exterior, en 1919. Pero tras las victorias militares soviéticas en los años 1920, Moscú volvió a ejercer una gran influencia sobre Mongolia. La República Popular de Mongolia fue proclamada el 25 de noviembre de 1924.
En un esfuerzo de reformar los aspectos socioeconómicos, el régimen comunista mongol aplicó medidas extremas que atacaron a las dos instituciones más importantes del país: la aristocracia y la orden religiosa. Esto provocó diversas manifestaciones anticomunistas entre 1932 y 1945.

Durante la Segunda Guerra Mundial, a causa de la amenaza creciente de los japoneses sobre las fronteras de la Manchuria mongola, la Unión Soviética volcó su apoyo sobre Mongolia, y en el verano de 1939, ambas armadas aliadas vencieron a los japoneses.
Finalizada la guerra, Mongolia mantuvo su relación con la Unión Soviética, pero además conoció una apertura sin precedentes, estableciendo nuevas relaciones con Corea del Norte y con los nuevos gobiernos comunistas de Europa del este. En 1961 pasó a ser miembro de la ONU. En 1966, la República Popular de Mongolia volvió a firmar un pacto con la URSS, y sus relaciones con China no cesaron de deteriorarse, llegando a la expulsión de 7.000 chinos residentes en Mongolia para ser devueltos a China.

Raíces arcaicas y tenaces

El modo de vida de los mongoles es nómada y está estrechamente relacionado con el de los animales. A pesar del proceso de urbanización, las tradiciones de las estepas perduran. Incluso en las ciudades, muchos mongoles continúan viviendo en un gher, una gran tienda de color blanco fácilmente transportable. Las puertas siempre miran hacia el sur; al fondo y a la izquierda está el espacio reservado para los invitados; al fondo está el khoimor, la habitación para los más ancianos y para los tesoros, y más allá se encuentra el altar familiar, con imágenes budistas y fotografías de la familia.

Los mongoles han venerado siempre el budismo tibetano, y las relaciones entre Mongolia y el Tíbet son profundas y antiguas. Al menos una vez en la vida, cada budista mongol devoto intenta alcanzar la ciudad sagrada de Lhasa. En 1921, en el momento en que empezó a regir el comunismo, había 110.000 lamas (monjes) viviendo en unos 700 monasterios. En los años 1930, miles de monjes fueron arrestados y desterrados a Siberia. Los monasterios fueron clausurados y saqueados, y prohibidas todas las ceremonias religiosas. Sólo en 1990 fue restablecida la libertad de culto, e incluso algunos ex oficiales soviéticos se han convertido en lamas (¡!).
La pintura, la literatura y la música de Mongolia están fuertemente influenciadas por el budismo tibetano y por el nomadismo. Los nativos bailan el tsam para exorcizar los malos espíritus y en él se vislumbran las reminiscencias del chamanismo. La música tradicional incluye una gran variedad de instrumentos y cantos, entre los que destaca el canto khoomi: voces masculinas delicadamente entrenadas, desde los tonos más graves hasta los más altos, que se combinan en plena armonía. Y en ningún espectáculo mongol falta el contorsionismo, que tiene una larga tradición.

Tierra de mitos y fervor

La buena suerte es un caballo invisible que el afortunado cabalga sin que se note. En el momento en que quieras domar al caballo las cosas dejaran de sucederte suavemente y caerás en la desgracia de Temujin. Los mongoles cuentan esta historia y en Mongolia llaman a este caballo Khiimor y a Temujin, igual que en todas partes, por su título de Gengis Khan, el Gran Khan de todos los mongoles, del que dicen que desciende uno de cada doscientos hombres actuales. Aquí en las estepas de Asia Central no cabalga sólo el espíritu del cruel Khan, por encima de todo cabalga el viento y sobre el viento el ulular del lobo del que dicen que descienden los mongoles, pero no ha sido ni la nieve ni los lobos ni los camellos de Mongolia lo que ha llegado más lejos en el mundo, sino sus palabras: embajador viene del mongol y Dalai Lama quiere decir el ‘Monje del Océano' en la lengua de los tártaros y es que a pesar de que no haya apenas literatura mongola, sus voces e historias están impregnadas en su tierra.

Nadie se lleva de Mongolia nada que no haya traído consigo, la inmensa estepa es como el abrevadero de los corazones, lo superfluo desaparece y lo esencial fluye. Estamos muy cerca del cielo y por todas partes se levantan las escaleras budistas hacia los mundos superiores. Mongolia es un Tíbet gigante y salvaje, no por nada se refugió aquí un Dalai Lama y el budismo lamaísta trata en miles de estupas de unir un mundo con otro.
Además de sus paisajes, Mongolia está lleno de templos budistas y monasterios donde los lamas mantienen sus costumbres en la oración. En Ulan Bator los dos más importantes son el Templo Zuu, construido en el año 1357, y conocido como el templo «Secret Tantra, donde las creencias comunes no tiene cabida». Es un templo tibetano creado por 16 misioneros de la época. Pero el más relevante y el de mayor actividad es el de Gandan, en el centro de la capital, donde cada mañana se reúnen decenas de lamas para rezar. En uno de sus templetes hay una imagen de Buda hecha en escayola de más de 20 metros de altura, sustituyendo a la original, hecha de bronce pero que fue fundida por los chinos para construir cañones.

El monasterio de Gandan Hiid es una de las atracciones de máximo interés: fue unos de los centros budistas más importantes de Asia, salvándose parcial y milagrosamente de la purga comunista de los años 30 contra sus «principales oponentes ideológicos». Por toda Mongolia la represión dejó tras de sí la muerte de 30.000 monjes, cerca de 70.000 exiliados, más de 700 monasterios destruidos y un expolio incalculable de oro, plata y piedras preciosas. Desde el año1990, se han construido ya 157 nuevos monasterios, un hecho que demuestra el fervor religioso de los mongoles. Por fin, Ulan Bator tiene también una ruta de museos entre los que destacan el fascinante Palacio de Invierno del último emperador Bogd Khan y, sobre todo, el Museo Natural de Historia Mongola, que acoge esqueletos completos y huevos petrificados de dinosaurios.

Festividades

Los mongoles vienen celebrando el Tsagaan Sar (el Mes Blanco) desde hace milenios. Es el Año Nuevo según el antiguo calendario lunar, y se celebra durante tres días a finales de enero o principios de febrero con motivo del fin del otoño y comienzo de la primavera, con comida y bebidas en abundancia.

Es durante estos días cuando la hospitalidad de los mongoles llega a su máximo grado: las casas se llenan de invitados, se ofrecen diversos productos lácteos y buuz (budines de carne de ternera o de carnero). Las tostadas se hacen con leche de yegua fermentada (airag) o con una destilación de leche fermentada de vaca (arkhi). Los días se alegran con canciones tradicionales y felicitaciones llamadas zolgoh, en las que los más jóvenes muestran su respeto a los más ancianos, y visitan otros «ghers» y monasterios.

El Naadam es la fiesta nacional de Mongolia, celebrada cada año en el mes de julio, y es actualmente el principal espectáculo para los turistas. Los eventos culturales más significativos e importantes de esta fiesta son tres juegos masculinos que incluyen la lucha a brazo partido, las carreras de caballos y el tiro con arco.

Hospitalidad por naturaleza (en todo sentido)

En la Mongolia rural la vida es nómada, y allí los tiempos pasan pero las tradiciones perduran. No hay tendidos eléctricos, ni apenas carreteras, el clima es implacable y las distancias son enormes. Con el 40% de la población siendo nómada igual que lo eran sus antepasados desde épocas de Genghis Khan, Mongolia es, con toda seguridad, el último bastión de nomadismo en el mundo.

Cada mongol cuenta con doce cabezas de ganado, sumando un total de treinta y cuatro millones de caballos, cabras, bueyes, ovejas, camellos y yaks —animal éste de tiro y originario de las montañas del Tíbet—. Los animales les dan todo lo que son: transporte, pieles, leche, carne, posibilidad de trueques... y en justa compensación, las familias se trasladan distancias kilométricas con ellos, en cada estación, en busca de los mejores pastos. Difícilmente se distingue el progreso en el entorno rural con menor densidad de población del mundo: apenas la estampa surrealista de alguna antena de televisión por satélite frente algún ger o el soplo tecnológico de un puñado de caballos de acero, las irreductibles motos de fabricación rusa, tan resistentes como los legendarios caballos mongoles de carne y hueso.

La vida es muy básica: los animales tiran aún de carros con ruedas de madera maciza. Viven en gers con chimeneas alimentadas con estiércol porque escasean los árboles en la estepa y en el desierto. Visten el deel, el vestido de lana nacional mongol. Cabalgan a lomos de un caballo. Y comen únicamente carne —de camello en el Gobi, de yak o cabra en las montañas, y de oveja en el resto del país— hervida, frita, curada o ahumada —para que resista el crudo invierno— y todas las variedades lácteas imaginables. Con las familias distanciadas a más de cincuenta kilómetros unas de otras, están condenados a una vida muy solitaria, lo que les fuerza a ser especialmente autosuficientes y a mostrar una generosidad sin límites, entre ellos y con los viajeros. Están siempre abiertos a conocer gente y a aprender cosas nuevas.

Dice la tradición que se puede recorrer todo el país sin soltar un céntimo, porque los nómadas siempre ofrecen al visitante comida y lecho. Para ellos, es indecoroso pedir dinero por la hospitalidad. Saben en qué consiste la supervivencia y el valor de la ayuda.

Cuatro Picos Sagrados

Cuatro Picos Sagrados rodean Ulan Bator: el Tsetseegum, el Chingeltei, el Songino Khairkhan y el Bayansurkh, que destacan por su naturaleza salvaje, ideal para los excursionistas. El más magnífico es sin duda el Tsetseegum Uul. A 15 kilómetros de Ulan Bator está el Parque Nacional Bogdkhan, pero se requiere un permiso especial para toda la zona.

La Reserva Natural Khustain Nuruu

Los amantes de los caballos pueden visitar la Reserva Natural Khustain Nuruu, creada en 1993 para preservar a los caballos salvajes takhi y las estepas en las que viven. Está a unos 200 kilómetros de Ulan Bator.

Karakorum

Es la antigua capital imperial que más tarde fue destruida por los soldados manchúes. Sin embargo se ha conservado el espléndido monasterio de Erdene Zuu (Cien Tesoros), que fue el primer centro del Lamaísmo en Mongolia. La ciudad sigue reflejando las huellas de su pasada gloria, protegida por los tres templos que representan las tres etapas de la vida de Buda: la infancia, la adolescencia y la edad adulta. El templo principal se llama el Zuu de Buda, y fuera del monasterio están las dos «rocas de tortuga», y más allá, escondida en un pequeño valle, se encuentra la «roca fálica». Según la tradición, toda mujer que la visite debe tener relaciones sexuales en menos de 24 horas.

Khövsgöl Nuur

Es una maravillosa muestra de la naturaleza virgen, con un lago de 2760 kilómetros de un agua tan límpida que es perfectamente potable; montañas por doquier (unas 2.000), frescos pinares y graciosos yacs y caballos galopando con toda su elegancia. Es el lago más profundo de Asia Central.

Durante el invierno sus aguas están heladas, y se utiliza como una autopista temporal para cruzar hacia la zona de Siberia.

Souvenirs

La mayor parte de la economía de Mongolia está basada en productos naturales. Bonitos recuerdos son las alfombras tejidas a mano, vestidos de lana, abrigos, cachemir, productos de pelo de camello, acuarelas y óleos mongoles, y graciosos juguetes de madera, puzzles y juegos.
Los mercados de comida suelen estar bien abastecidos, aunque los productos importados de Rusia y de Europa occidental y oriental pueden ser algo más caros. Muchas tiendas en Mongolia tienen la apariencia de pequeños quioscos, dentro de tiendas más grandes. Y dado que casi todas las tiendas parecen vender lo mismo, habrá que buscar exhaustivamente lo que se quiera comprar.

En las calles de Ulan Bator hay un gran número de «Tuuts», quioscos o puestos donde venden aperitivos y provisiones generales.
Los viajeros más temerarios tal vez se atrevan a visitar el «Mercado Negro», un inmenso mercado en las afueras de Ulan Bator. Allí se puede comprar prácticamente cualquier cosa (si se logra esquivar a la cantidad de gente que hay), y puede ser divertido, pero hay que estar atento ya que son frecuentes los robos de relojes y monederos.

Tips:

Clima: En general, Mongolia tiene un clima continental, pero el tiempo puede cambiar bruscamente, e incluso la temperatura diaria fluctúa entre los 20ºC y los 30ºC. El mes más frío es enero, y en algunas regiones, como al norte de Khuvsgul Aimag, ¡la temperatura baja hasta los 45ºC o 52ºC bajo cero! En cambio, el mes más caluroso es julio, alcanzando, en las zonas del sur, los 25ºC o 30ºC. En general, todo el clima es bastante árido, pero también se dice que Mongolia es la tierra de los vientos. En el desierto de Gobi y en las estepas, los vientos acaban a menudo en tormentas devastadoras, logrando una velocidad de 15-25 metros por segundo. Una vez más, Mongolia bate el récord: Ulan Bator es la capital más fría del mundo en invierno, pero afortunadamente goza de un verano caluroso. Además, es un país soleado, con 250 días de sol por año. No llueve ni nieva demasiado, ya que el clima es muy árido, pero lo suficiente en julio y agosto para abastecer los ríos. Se recomienda viajar en verano.

En Ulán Bator, Mongolia

Moneda: La moneda de Mongolia es el tughrik, que equivale a 100 möngös. La mayoría de los bancos y los grandes hoteles en Ulan Bator cambian las principales divisas, particularmente el dólar americano. Es posible cambiar cheques de viajes así como retirar dinero en efectivo con tarjetas de crédito. Las propinas resultan ser sorpresas inesperadas para los humildes mongoles, pero son muy bienvenidas. Hay que tener en cuenta que muchos establecimientos incluyen ya un impuesto del 13% en sus precios, de modo que una propina del 10% de la cuenta será muy razonable.

En Ulán Bator, Mongolia

Transporte: Siendo un vasto país con una población esparcida y poca infraestructura, Mongolia depende enormemente del transporte aéreo. Hay más de 80 aeropuertos, pero sólo algunos de ellos tienen pistas pavimentadas. MIAT es la principal línea aérea internacional, y vuela a casi todas las capitales de provincia. Pero no existe el sistema de reservas informatizado, y a menudo los turistas pagan más que los nativos. Además, hay que tener en cuenta que los horarios de los vuelos varían frecuentemente. Los autobuses empiezan a ser cada vez más populares para viajar por el país, pero los servicios son aún limitados; es un medio de transporte lento, no muy cómodo, y en ocasiones los conductores van bebidos. De Ulan Bator salen las rutas principales, pero éstas no llegan a la Mongolia occidental. Algo más caros son los minibuses, pero en ellos se puede viajar más rápida y cómodamente, por los puntos más turísticos. Mongolia cuenta con una red de ferrocarril de 1750 kilómetros de norte a sur, que conecta a China con Rusia. Los taxis son útiles sólo para las carreteras pavimentadas (sólo 1.400 kilómetros de un total de 47.000 kilómetros lo están). Pero para la mayoría de las carreteras sin pavimentar, el transporte ideal es el todoterreno, aunque suelen ser lentos, y las averías son frecuentes. Normalmente el servicio de los todoterrenos incluye un conductor y/o un guía, y se trata de un todoterreno público: se comparte con otros viajeros. De todos modos, no es muy buena idea que el turista conduzca su propio todoterreno, aunque posea el permiso internacional de circulación. Por otra parte, la gasolina puede resultar difícil de encontrar, no así, desgraciadamente, los accidentes de tráfico.

En Ulán Bator, Mongolia

Salud: No es obligatoria ninguna vacunación para ir a Mongolia. Las condiciones sanitarias son las propias de un país en vías de desarrollo, y que por lo tanto la asistencia médica es muy limitada. Por otra parte, también se aconseja consumir solamente agua mineral embotellada y tener cuidado con los alimentos poco cocinados. Seguridad: Si bien Mongolia no es un país peligroso, el país tiene unos focos de inseguridad muy definidos, principalmente en las rutas turísticas. Se aconseja estar especialmente atento en el ferrocarril Transiberiano que, además de muchos turistas, atrae a numerosos delincuentes a la búsqueda de documentación extranjera, tarjetas de crédito, dinero, etc.

En Ulán Bator, Mongolia


Publicado
Modificado
Leído 7499 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario