Bolivia tierra magica

Escribe: AndresChef
No solo voy a escribir sobre paisajes, sobre hostels o excursiones, tambien sobre la gente que conoci, la gente es lo que mas me queda de los viajes....

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2

Tupiza, la bella joya de Bolivia

Tupiza, Bolivia — jueves, 3 de enero de 2008

 Tempranito me levanto, doy una vuelta y me doy cuenta de que Tupiza esta en el medio de un valle completamente rodeado de montañas. Ya tranquilo por tener la mitad de itinerario completo decido explorar un mercadito y como para engañar el estomago como algo tipico, son las 9 de la mañana y 2 albondigas de carne ayudan bastante junto a un vaso de Linaza (semillas tostadas y hervidas con azucar, el sabor es ligeramente alimonado con toques del tostado de semillas).

 Ya de regreso la gente que conoci el dia anterior se disponen a viajar hacia Uyuni y yo me aseguro otra noche en lo de "Doña Agustina". Necesito un desayuno boliviano urgente y encuentro el puesto de "Doña Trini". Leche caliente y rollos (pan tipo pizza arrollado con queso y pimenton, algo dulce). Ella mata moscas incansablemente, pensando que me molestan. Es bastante callada, solo cruzamos unas palabras, pero se anima a preguntarme de donde vengo y hacia donde voy. Eso fue suficiente para redondear el mejor desayuno que haya tenido en mucho tiempo. Esa pequeñas charlas con la gente hacen que el viaje valga, hacen que el paisaje termine redondeandose con el intercambio entre las personas.

 Tupiza tiene mas de lo que pensaba. Conoci un argentino que tiene un negocio haya(cuando no?) y me indica como llegar al mecado. Es una edificacion con 4 portones que hacen las veces de puertas de ingreso y egreso del mercado, adentro se puede encontrar de todo, ropa, tvs, comida. Llego al sector de la comida. Los puestos son de 4 mesas rodeando anafes que cargan ollas llenas de delicias bolivianas. Me decido por comer "Falso conejo" el plato tiene carne de vaca(dias despues comprobaria que mis dudas sobre el origen de la carne eran correctas), zanahoria, papa hervida, y chunio. Es un poco picante la carne y la verdad el picante me encanta. Estoy comiendo en un lugar popular, tan popular como jamas imagine estar. Habrian comienod en ese momento unas 60 personas y muchos me miran, claro soy el unico "blanco" (si se me permite el termino) comiendo con ellos.

 Para bajar la comida recorro el mercado y me quedo maravillado con un puesto lleno de especias, la cantidad de colores es impresionante y pido permiso a la dueña para tomar una foto, su respuesta es rotunda "NO". Ella seguramente creyo que queria sacarle una foto a ella y no la culpo, en el viaje encontre mucha gente sacandose fotos con lugareños como si fueran monitos de circos, no deberia ser tan dificl de entender si sos viajero de alma que solo son personas como vos, l ounico que los diferencia es la cultura de crianza, la cultura de vida, no son atracciones turisticas.

 Compro una manta tipica y salgo caminando a paso firme hacia el mirador, lo del paso firme duro solo 100 mts, la altura mata y solo estaba a 2800 mts, en el resto del viaje me daria cuenta de que eso no era nada comparado con otros lugares. Subo el mirador del Cristo (3000 mts sobre el nivel del mar, el putno mas alto de Tupiza, sin contar por supuesto las cimas de las montañas) y desde ahi abarco con mis ojos todo Tupiza, el edificio mejor conservado que se ve es una iglesia, no hace falta buscar la respuesta, parece que la colonia nunca se fue, solo cambio sus formas, se maquillo para engañar a los cortos de vista.

 Ya el mal de altura estaba molestando y decido comprar en una farmacia "sorochi pil" un comprimido que saca el dolor de cabeza y el malestar general en 20 minutos. Pero no pudiendo con mi genio, decido comprar hojas de coca, no recuerdo cuanto las pague pero me alcanzaron para todo el viaje. Mascando coca, empiezo a caminar hacia lo de "Doña Agustina" y empieza a llover. Aprovecho para dormir una siesta. miro desde a ventana de mi habitacion y se me viene a la mente una imagen de la pelicula "los gritos del silencio". Esa en la que los protagonistas pasan dias de lluvia refugiados en una embajada.

 En frente viven los 9 argentinos con los que al otro dia realizare el viaje al Salar de Uyuni. Me miran y se rien mostrandome botellas de cerveza, yo tengo las manos vacias asi que solo me limito a descansar y acomodar un poco mi mochila.

 Es de noche y despues de pagar el viaje a Uyuni busco comida tipica nuevamente. Me recomiendan un lugar y el plato "Bife a la chorriceña".

 El plato conciste en carne (esta si era de vaca), papas fritas, cebolla cortada en aros y tomates asados con aji verde. El acompañamiento es una cerveza local "Huari" muy ligera, muy suave pero es lo que hay. Por supuesto estaba a temperatura ambiente, en Tupiza y otros lugares como Potosi encontrar bebidas frias de la heladera me fue muy dificil, el tema es que la electricidad es carisima y bueno ahorran todo lo que pueden.

 Camino de regreso compro un agua mineral (tomen todo el agua mineral que puedan, creanme con la altura a mi eso me ayudo mucho). En le negocio donde compro el agua conozco a Gilda, que me dice su nombre con cara de pocos amigos. Yo solo se lo pregunte para darle las gracias, pero al minuto entiendo porque puso esa cara y me lo dijo de mala gana. Cada uno de los hombres bolivianos que pasan por la puerta le guiña el ojo y por supuesto le tira su propuesta de una "cita".  

 Me encuentro con la gente que hara conmigo la excursion al Salar de Uyuni y los acompaño mientras buscan algo para cenar y luego de un fallido partido de futbol que jamas realizamos me retiro a dormir (querian jugar contra un equipo de bolivianos a 2800 mts de altura, es una locura si ni los futbolistas profesionales aguantan eso imaginense nosotros despues de algunas cervezas encima).

Tips:

Compren "sorochi pils" para el mal de altura o si quieren algo mas natural hojas de coca. Las 2 alternativas realmente funcionan y desde ya tomen mucha agua.

En Tupiza, Bolivia

Opiniones:

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Ubicación    
Limpieza    
Precio/calidad    

lo de "Doña Agustina"

Alojamiento: Hostel en Tupiza, Bolivia

no recuerdo el nombre exacto "Doña Agustina" es la dueña. Sobre la calle paralela a los negocios de la terminal, pasando la fuente a media cuadra. El lugar no tiene nada de lujos, solo agua corriente y una cama con colchon de paja, pero por el precio esta barbaro, ademas de que la hubicacion es exelente. Los hostels tipo HI valen el triple.


Publicado
Modificado
Leído 10711 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2
 
 


 

Llendo al Mercado de Tupiza

   

Capítulos de este diario