Trujillo Y cultura

Escribe: SHIRLEY_ALDAVE
Cerca de las 11 de la noche llegamos a la ciudad de Trujillo con espectativa y corazón

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

La vida de los Moche

Trujillo, Perú — sábado, 17 de julio de 2010

Me encontraba perdida en  Trujillo, la ciudad  de la eterna primavera pero muy cerca a la plazuela ¡Total en la plazuela siempre esta todo! Caminé paso a paso hasta llegar a un sin fin de tiendas donde hombres impacientes me perseguían para venderme un tour. Moría por ir a las Huacas de nuevo. Para colmo aun seguía sin documentos, como dijo el joven  de las Tumbas de Sipán ¡Vas a la guerra sin armas ja,ja,ja…!

 Rumbo a la Huaca de la Luna subió a la combi turística  un personaje peculiar. No voy a  olvidar su cara soñolienta, esas de haberse caído de la cama. En unos segundos su voz estalló  y dijo: “Me llamo Jesús y no se preocupen,  hoy no los voy a salvar de sus pecados. Todos echaron una carcajada inclusive yo que estaba solitaria frente a una ventana del pasillo. Jesús contó que parte de la tradición Trujillana era el de las mujeres y su fácil identificación cuando la mujer tenía las trenzas hacia delante estaba en busca de un novio; cuando tenía las trenzas detrás estaba casada; si  tenía una delante y otra atrás estaba de novia; cuando no era virgen le cortaban las trenzas y cuando era viuda estaba con las trenzas amarradas.

Suena muy pintoresco pero así comenzó su guiado, despertando intereses en todos un con una sonrisa en mis labios.Llegamos a la casa de la familia García, EL ROSTRO INCONCEBIBLE, es el nombre del taller. Una casa llena de tradición donde aun sigue en práctica de la cerámica moche y son ancestros directos. Trabajaban la técnica del horno cerrado y el horno abierto para la cocción de los ceramios. Nos explicaban acerca de la técnica de amasado de la arcilla y que la mezclaban con arena para hacer los futuros cerámicos Mochica. Conjunto con otra arcilla de color  se pintaban el diseño. Eran fascinaste los moldes perfectos y el detalle de los ojos, las manitos y la nariz incomparable moche aguileña y muy ancha era ancestral. Luego nos dirigimos a las huacas. Jesús explicaba detenidamente:” Hacia el oeste se encuentra la Huacha del sol con 11 pisos y de casi 35 metros de longitud…….”.Pero el camino nos condujo a la entrada de la huaca de la Luna ya q es la única que se puede visitar por falta de financiamiento. La huaca estaba llena de visitantes colegiales inquietos que entraban uno tras otro.

Nos dijeron que regresaran después de una hora y sólo nos quedo visitar el museo de sitio que era  la segunda opción. En una fila de a 2 entramos lentamente la museo, sin cámaras ni audios  nada estaba permitido. Jesús nos explicó acerca de la  cultura moche que sorprende por la cantidad de creencias y sacrificios que hacían a su Aiapaec, era la principal deidad de la cultura mochica, era uno de sus dioses castigadores, el más temido y adorado, es llamado también el decapitador. Ai apaec era adorado como el dios creador, protector de los moches, proveedor de agua, de los alimentos y triunfos militares moche. 
Otros de sus dioses  encontrados son el al búho, dios de la sabiduría que prevenía los acontecimientos del futuros que están impregnados en las cerámicas iconográficas Mochica. La iguana la diosa de la muerte que se llevaba a los muertos a la otra vida. Fue ahí donde Jesús dramatizó como castigaban a un hombre después de cometer algún agravio. Se arrodilló en el museo y explicó como dejaban al hombre a la intemperie con los brazos atados hacia atrás  durante todo el día atado a un palo de algarrobo, hasta que las aves rapiñas le comieran los ojos, los genitales y el ano, era repugnante escuchar su relato, pero todos estupefactos los seguían.

La tenacidad de su voz era escalofriante sentí que yo era la esclava bajo los rayos del sol y los gallinazos estaban sobrevolando  encima mío esperando atacarme. Corrí desesperadamente  hacia el otro ambiente a seguir el relato. Prosiguió con su explicación sobre los chamanes o sacerdotes, ellos se comunicaban con el dios y para entrar  en trance tomaban San Pedro o Ullucchu, eso le permitía conectarse con el mas allá y hacer sus sacrificios. Al momento de morir los grandes señores sacrificaban a sus mujeres vivas o drogabas con Ullucchu para acompañarlos a la otra vida, muchas mujeres no querían hacerlo por ello las drogaban y su viaje sea  mas placentero. Los Moches eran guerreros y su danza consistía en una pelea continua con instrumentos de piedra, cobre  y oro que les permitía asechar a los contrincantes durante la danza.

El que perdía el tocado era sacrificado y llevado desnudo como símbolo de desprestigio, les cortaban la pierna, parte de sus genitales y parte de la nariz que eran símbolo de fuerza, fertilidad y vida. Bebían su sangre como símbolo de triunfo. Y de regreso al pueblo iba un hombre con sonajeras para anunciar que llegaba el vencedor al pueblo.Todos estos sacrificios era para calmar la ira de la tierra y luego del mar, pero 30 años de sequías y lluvias acabaron con la cultura mochica y los sacrificios ya no eran suficientes para clamar la ira de los dioses.

Opiniones:

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Ubicación    
Limpieza    
Precio/calidad    

Hotel San Andrés

Alojamiento: Hotel en Trujillo, Perú

es bueno tiene una piscina linda

Tipo de viaje: Placer | Ideal para: Familia con hijos, Solos y solas


Publicado
Modificado
Leído 1358 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


Capítulos de este diario