De caleta Vidal a Bahía Tortugas

Escribe: Locozodiac
Muchas veces he viajado por la Carretera Panamericana Norte hacía Trujillo o Chiclayo y me he maravillado de las lindísimas y desoladas playas que hay a lo largo de este tramo de costa de tan...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

De caleta Vidal a Bahía Tortugas

Trujillo, Perú — sábado, 11 de marzo de 2006

Muchas veces he viajado por la Carretera Panamericana Norte hacía Trujillo o Chiclayo y me he maravillado de las lindísimas y desoladas playas que hay a lo largo de este tramo de costa de tan solo 400 kilómetros desde Lima. Como las playas del sur están muy de moda y plagadas de veraneantes, quise dar la contra y con un unos días libres partí en buena compañia un lunes muy temprano en busca de dichas playas que se ven desde la carretera para ubicarlas, conocerlas, promocionarlas y de paso darnos un buen chapuzón en cada una de ellas. Estando en pleno verano lo hicimos mismo Miami, pantalón corto, polo, sandalias, gorra, anteojos de sol, cooler y abundante líquido para la larga y serpenteante ruta carretera

Está demás decir que lo mejor es salir casi de madrugada de Lima ya que el tramo yendo por la ruta Aeropuerto, Refinería Pampilla, Panamericana Norte es de intenso tráfico plagado de transporte pesado, micros, combis y otros vehículos menores que lo hacen muy lento y caótico perdiendo invalorable tiempo y sobre todo mucha paciencia.

Pusimos rumbo al norte, previa parada en el control policial de Ancón para revisión vehicular de rutina, estando todo en orden continuamos para tomar la Variante de Pasamayo, pasamos Chancay y a lo largo de nuestra primera parada que sería Puerto Supe divisamos arenales que cambian de color y contraste, valles verdes y gran cantidad de granjas de pollos. No hay duda que Lima es una ciudad ávida de esta carne agradable y barata, sin lugar a dudas se divisan a lo largo de toda la ruta mas granjas de plumíferos yendo al norte que al sur.

La primera parada fue en el kilómetro 180, donde se encuentra el pueblo/playa de Caleta Vidal, se llega por un camino afirmado corto hasta el mismo pueblo, pueblo que pareciera olvidado en el tiempo por conservarse así desde tiempos inmemoriales, la playa queda al final de ésta, podrá ir siguiendo la huella afirmada en su propia movilidad hasta la mismísima playa, ésta tiene forma de herradura. En su parte sur se encuentra la caleta propiamente dicha, llena de embarcaciones coloridas sobre la blanca arena, hombres de mar que entran y salen constantemente de sus aguas en procura de pescado fresco (foto 02) aquí se puede almorzar un buen sebiche en los restaurantes de esteras que hay al centro de la playa así como también otros platos a base de pescados y mariscos.

Para los que no conocen qué es un sebiche, son trozos de pescado salpimentados crudos sin piel marinados o macerados por muy corto tiempo en jugo de limón agrio recién exprimido con agregado de ajos molidos, perejil o culantro y cebolla en juliana, se sirve con choclo y camote dulce (foto-03) En la parte norte, se divisa un simpático hotel de color fucsia muy llamativo, el Bello Horizonte, lugar donde podrán quedarse a pernoctar, si así lo desean, solo pregunten por gavilán. (foto-04)

En el kilómetro 190 luego de recorrer un corto trecho asfaltado entramos a Puerto Supe, nos dirigimos a la playa atravesando este pintoresco puerto con sus casonas antiguas de madera pintadas de llamativos colores hasta la playa que en su lado sur tiene una playita encantadora que termina contra un roquerío con cuevas, en su punta se podrá apreciar al mirón, que es una formación rocosa natural que mira y cuida la playa (foto-05) En la parte centro está el muelle artesanal y fondeadero y en el horizonte barcos mas grandes descargando o esperando por carga.

Luego del infaltable y refrescante chapuzón en este puerto enrumbamos hasta el kilómetro 210 visualizando a lo lejos entre sembríos de caña y conforme nos acercábamos la imponente Fortaleza de Paramonga. El contraste entre el verde de los sembríos y la arcilla es muy llamativo, si dispone de tiempo bien vale la pena visitarla y apreciar desde lo alto el inmenso y verde valle a sus pies. (foto-06)

Otro punto que llamó poderosamente mi atención es que luego de la quema de la caña de azúcar que abunda en esta zona, ésta es cortada y apilada en montículos, y ver como éstas gigantescas máquinas casi salidas de la ciencia ficción por su forma y tamaño, apilan la caña aún mas con su pala frontal para segundos después una poderosa garra tipo pulpo localizada en la parte posterior, capturan estos montículos y los depositan en enormes camiones de transporte de caña. Es todo un espectáculo visual ver el sincronismo de estos bichos y los camiones y la forma como estos son llenados a su total capacidad para luego partir raudos a dejar su carga para su procesamiento en papel y cartón y luego regresar y repetir ésta faena una y otra vez. (foto-07)

Entre los kilómetros 262 al 265 muy pegado a la costa se encuentra Tamborero (foto-0 y otras playas alucinantes como El Castillo (foto-09) que se ven desde la carretera, tienen forma de caletas, son de aguas mansas y apacibles e invitantes a un buen chapuzón para enfriarse del extremo y bochornoso calor que experimentará a lo largo de toda la ruta. Si dispone de tiempo y equipo adecuado, pésque en cualquiera de ellas, las playas del norte son bien conocidas por los inmensos lenguados que pueden picar.

Pasamos por Huarmey que también tiene bonitas playas e hicimos un alto forzoso para almorzar en el kilómetro 303 donde se encuentra la famosa pero a la vez no muy conocida por limeños playa de Tuquío. Se llega a ésta por un camino corto de trocha en buen estado, en la parte sur hay una playa larga y tranquila, al centro un promontorio con casas y a la derecha una ensenada casi cerrada, solo con algunos pasajes abiertos de agua que la alimentan para renovarse, hay casas que la rodean que no cuentan con servicio de luz o agua por lo apartado de la civilización y son de felices veraneantes de Huarmey y alrededores.

Hay unos restaurantes de temporada que se encuentran a la entrada luego al finalizar el verano son desarmados, aquí es imprescindible otro buen sebiche, hay de lenguado cuando hay la suerte de pescar uno o cabrilla que abunda en la zona. Mientras nos preparaban sendos sebiches de pescado y chicharrón de calamar en la Picantería El Chalán, nos dimos el mejor chapuzón del viaje, el agua estaba fría, pero muy refrescante ya que el calor arreciaba. La playa es muy simpática y acogedora y es ideal para cualquier deporte náutico y la pesca en especial de lenguados, corvinas, chitas y cabrillas (fotos-10-11-12)

En la tarde con el calor mas apacible nuestra siguiente parada fue Caleta Culebras, kilómetro 310, se llega a ella por una camino afirmado relativamente corto hasta la misma playa/caleta después de atravesar todo el pueblo. Cuenta con un pintoresco muelle artesanal y fondeadero de botes multicolores al centro y playa a la derecha. (foto-13)

Pasamos por Casma, para finalmente poner rumbo non stop hacía el balneario de Tortugas que era la finalidad de este viaje. De las veces que pasé de frente rumbo mas al norte, me recordaba que la playa se veía a lo lejos y se llegaba a ella por una trocha serpenteante al costado de la carretera. Oh sorpresa, la modernidad hace rato llegó para quedarse. En la entrada de desviación al pie de la carretera hay una enorme tortuga de cemento, una ancla muy antigua y un arco de bienvenida, la trocha ha sido reemplazada hasta la misma playa por una pista corta asfaltada que desemboca en la zona centro. (foto 14)

Desde el arco (foto-15) se divisa una enorme y apacible bahía en forma de perfecta herradura rodeada de cerros laterales y dos islas al horizonte, es muy parecida a la imponente bahía de Paracas al sur de Lima, pero de menor tamaño. Tortugas está dividida en 3 zonas, sur, centro y norte y cada una con su encanto peculiar. Este balneario lo fundo un inmigrante Italiano llamado Don Joanes Batista Viglienzoni allá por el año de 1890 que es esa época trabajaba en Chimbote, puerto pesquero 30 kilómetros mas al norte. Acá no hay industrias cercanas o ríos que la contaminen, es de aguas limpias, mansas y clima agradable con 26º de temperatura en promedio. Tiene espectaculares amaneceres, sunsets y cielo estrellado por las noches. Debe su nombre a la gran cantidad de tortugas marinas que habitaban esta zona, así como la gran formación rocosa en forma de tortuga que se encuentra al frente en la isla y que se aprecia mejor desde la zona norte de la bahía. (foto-16)

En la zona sur hay mini caletas como Playa del Anzumo, Peña Blanca, Bañadero, La Pocita (foto-17) y un mirador Herculano recién remodelado con vista a toda la bahía y punto de reunión forzoso para conversación y drinks en las noches. (foto-1

En la zona centro llamada La Climática, lo que llama la atención desde la distancia es el colorido contraste de la orilla con el cascajo pedregoso en tonos negros y pardos que forman la playa, en esta parte no es muy recomendable bañarse ya que hay pastelillos, pequeñas rayas que le darán un mal día si es picado por una de ellas. Aquí podrá encontrar diversos restaurantes de pescados y mariscos, así como pequeños hostales y casas de hospedaje todos con vista a la bahía. (foto-19)

En la zona norte mini caletas como El Mirador, El Varadero, Huesitos, Galilea, San German, El Inca, (foto-20) Punta del Mero, lugares donde se encuentran las mejores playas y casas de Tortugas. Hay un pequeño pero acogedor hotel/ hospedaje Las terrazas con vista hacia la bahía sur, lo recomendamos. (foto-21)

En Tortugas la vida es muy tranquila y relajada por lo alejado del mundanal ruido, los puertos adyacentes mas cercanos como Casma y Chimbote se encuentran a más de 30 kilometros de distancia de ésta.Qué hacer aquí? Les recomiendo las caminatas o excusrsiones de trekking por los cerros laterales para apreciar desde lo alto la inmensidad de la bahía o las lindas playas y acantilados en su zona sur y norte. Si es de los que gusta del mar o los deportes náuticos, es ideal para el jet ski, lanchas motoras de todo tipo, veleros, kayaks, pesca, snorkeling, caza submarina y buceo con equipo. Eso sí deberá traer el suyo.

Hay interesantes tours guiados en bote de pesca a la parte sur en donde podrá apreciar formaciones rocosas naturales como la Capilla, El Mirón, El Submarino, León Dormido, Los Guardianes, El Arco del Elefante y al frente la Isla Tortuga. (fotos-22-23-24) Así como también desembarcar en una playa poco concurrida llamada La Gramita para hacer una caminata corta cerro arriba para apreciar desde lo alto las playas y formaciones rocosas del lado sur y la imponente vista de la Isla Tortugas y alrededores, para después darse el chapuzón del día en las refrescantes aguas limpias de esta acogedora playa. (foto-25)

En la parte norte podrá apreciar la Isla Vieja y la cadena de islotes menores de Huayuna, (fotos-26-27-2 formaciones rocosas caprichosas, formas, caras y su puente colgante y visitar las instalaciones de La Arena donde se produce larvas de Conchas de Abanico y Ostras. (foto-29)

Para salir en estos dos interesantes tours de navegación al sur y norte de la bahía a bordo de la embarcación El Shaday, contácte a Juancho, lo ubica en la Bodega Mary. El precio por persona y lo que verá bien los vale, solo se requerirá un mínimo de 6 personas para cada salida. (Foto-30)

Los precios de platos a base de pescados y mariscos en restaurantes turísticos en Tortugas son bastante altos, se supone que todos los ingredientes se extráen de esta zona no teniendo por que ser tan onerosos, si de salvaguardar su economía se trata, les recomiendo visiten el restaurant bodega Toño donde encontrarán desde desayunos a comidas mas casera de todo tipo y buen pescado, eso sí, no exbibe lista de precios, si le caen en gracía al dueño, éste les hará un precio especial, tiene un salón con bonita vista a la bahía, se encuentra frente al varadero en la parte norte.

Pienso hacer el recorrido norte en mi propio bote, así que me iré preparando para esta nueva aventura marina, de paso servirá para escribir un futuro diario de viaje.

Si usted es una persona aventurera, le gusta dejar atrás la ciudad, el mundanal ruido y el stress de la vida diaria, desconéctese ya, las playas del norte chico y Tortugas lo están esperando, que espera...

Todo el tour virtual lo podrá apreciar mejor visualmente en este link:

http://www.pbase.com/locozodiac/locozodiac_045

Hasta la próxima aventura
Locozodiac


Publicado
Modificado
Leído 54816 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario

  • 1

    De caleta Vidal a Bahía Tortugas

    Trujillo, Perú | 11 de marzo de 2006