Trujillo. Tierra de montañas y cuna del Venerable

Escribe: JoseBeto
Atravesado por la Cordillera de los Andes, el Estado Trujillo vió nacer a uno de los personajes mas importantes e influyentes en la Historia de Venezuela. El Doctor José Gregorio Hernández.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Trujillo. Tierra de montañas y cuna del Venerable

Trujillo, Venezuela — jueves, 21 de abril de 2011

Ubicado al occidente de Venezuela, Trujillo ofrece una bella gama de paisajes de montaña que enamora a sus visitantes, muchos de ellos atraídos por la figura de un hombre que se ha convertido en simbolo de Fé para millones de venezolanos. Se trata de José Gregorio Hernández, médico venezolano nacido en 1864 en estas tierras trujillanas, y quien es recordado por su solidaridad con los mas necesitados, siendo considerado por muchos imagen de santidad.

Para llegar a este inolvidable destino partimos como siempre desde Maracay rumbo al occidente venezolano, pasando por importantes ciudades como Valencia y mi natal Barquisimeto. Tomando la carretera panamericana rumbo a Los Andes, antes de llegar a Valera, principal ciudad del Estado Trujillo, debemos pasar por pintorescos pueblos conocidos como Monay y Pampán. Luego de aproximadamente 6 horas de carretera, una vez en Valera tomamos la vía Isnotú, pueblo natal de José Gregorio Hernández ubicado aproximadamente unos 20 Km desde Valera.

Isnotú es uno de los pueblos mas visitados por turistas y peregrinos que buscan cercanía con su hijo ilustre. Sus calles, algunas de adoquines y casas con techos de tejas, están colmadas de locales dedicados a la venta de recuerdos alusivos al Venerable. José Gregorio Hernández nace y vive su infancia en este pueblo, hasta que su padre lo convence de estudiar medicina en Caracas. Una vez que se gradúa de médico en Caracas, obtiene una beca para profundizar sus estudios en París. Al regresar a Venezuela trae consigo valiosos equipos médicos que contribuyeron al desarrollo de la medicina en Venezuela. Se dice que él fue el primero en traer un microscopio al país. Fué un ferviente creyente del catolicismo y perteneció a la Orden Franciscana Seglar de Venezuela, demostrando sensibilidad por los mas necesitados y dando lo mejor de él desde el punto de vista profesional sin importar las altas horas de la noche y las codiciones adversas.

Por sus virtudes como médico y vocación religiosa muchos venezolanos lo veneran, pidiéndole favores y atribuyéndole milagros, razón por la cual la Iglesia venezolana ha iniciado desde hace varios años su proceso de Beatificación y Canonizacón. Por ello Isnotú, y mas epecificamente el Santuario construído en honor al Venerable, es parada obligatoria para muchos venezolanos. En temporada alta los vehiculos provenientes desde todo el país invaden las calles del pueblo llegando a obstaculizar la carretera principal, muestra de la Fé y de querer visitar el Santuario de José Gregorio Hernández. 

En las afueras del santuario existe una estatua de cuerpo entero hecha en mármol blanco, y en dicho lugar se congregan los devotos a elevar sus plegarias. Todo el lugar esta lleno de placas de agradecimientos por favores recibidos, sin quedar espacio aparente para una placa mas. Lo que mas impresiona del interior del Santuario es un vitral inmenso donde aparece José Gregorio Hernández con rosario en mano rezando. Detrás del Santuario existe un pequeño museo que alberga objetos interesantes, desde diversos cuadros sobre aspectos de la vida del ilustre venezolano hasta objetos personales pertenecientes a él.

Luego de visitar Isnotú decidimos llegar al pueblo de Betijoque, ubicado a tan solo 10 minutos. Lo que me llevó a querer conocer este pueblo fue su nombre, me pareció curioso, y en su Plaza Bolívar descubri que su origen es netamente indígena. Frente a la plaza la hermosa fachada de la Iglesia es digna de una foto, Iglesia construída en honor a San Juan Bautista, patrono de Betijoque.

Regresamos a Valera con la intención de seguir al pueblo de La Puerta, pues allí es donde planificamos pernoctar. Adentrandose en la montaña, La Puerta se ubica a unos 22 km de Valera en la vía hacia Timotes. Por su agradable clima La Puerta es de los lugares mas visitados en especial por turistas del estado Zulia. "Cada fin de semana se nos llena el pueblo de maracuchos. Es bueno porque es fuente de ingreso" comenta la dueña de un local de comida rápida ubicado en una de las esquinas de la Plaza Bolívar. Justamente es la Plaza Bolívar el punto de encuentro cada noche, donde oriundos y visitantes se congregan para conversar, tomar algún trago y disfrutar del agradable clima que ofrece el pueblo. 

La zona de La Puerta se destaca por la producción agricola, en especial de hortalizas tales como cebolla, papa, lechuga. El turismo le ha dado vida comercial al pueblo. Es común ver gran cantidad de comercios en el centro del pueblo, que ofrecen artesanías, fresas con crema y platos típicos. 

 Al día siguiente muy temprano decidimos visitar La Lagunita, ubicado a unos 10 minutos del pueblo, La Lagunita es un lugar muy visitado donde se pueden hacer paseos en bote o a caballo. Se puede llegar en vehículo propio o tomando un rústico desde la parada en La Puerta, y aún cuando la carretera está asfaltada lo empinado de las pendientes asusta a mas de un conductor. Observando un mapa de la zona decidimos tratar de llegar al Pico El Aguila, pero esta vez por la vía que nos llevaría a conocer los pueblos de Timotes y Chachopo, pertenecientes al Estado Mérida. Emprendimos este recorrido el cual se vió truncado a pocos kilometros por los derrumbes ocasionados por las constantes lluvias. Mi Renault Symbol no es 4x4 y seguro que nos quedaríamos atascados en ese lodo, así que debimos regresar a La Puerta con las ganas de conocer Timotes. 

Otra asignatura pendiente para este viaje es la visita al Monumento de la Virgen de La Paz, patrona de Trujillo, y es allí hacia nos dirigimos ahora. Este monumento de gran envergadura se ubica muy cerca de la población de Trujillo, capital del Estado Trujillo, especificamente en el cerro denominado como la Peña de la Virgen. Para llegar hasta el pie de la cumbre se puede hacer en rústico desde una parada ubicada en la avenida independencia de Trujillo. Allí descubrí que mi amigo el veneno tiene su jeep. Me remito a las pruebas fotograficas. También puede hacerse el recorrido en vehiculo propio hasta el estacionamiento de la cumbre. Desde ese estacionamiento se llega hasta el pie del monumento luego de una corta caminata, en donde puede encontrarse puestos de comida y artesanias, además de recuerdos alusivos a la Virgen de la Paz.

La escultura de concreto tiene una altura de casi 47 metros, la cual la hace la mas alta de América. El monumento sirve como un increible mirador al cual se accede internamente mediante escaleras. Posee cuatro miradores, uno para cada punto cardinal, además de un quinto mirador que es el mas alto ubicado en los ojos de la escultura. Desde sus miradores se puede observar la Sierra Nevada y el Sur del Lago de Maracaibo. A pesar de la envergadura de esta obra y de lo llamativo de la misma, es uno de los puntos turisticos menos visitados de la zona. Se dice que de 5 visitantes a Trujillo, 4 visitan el Santuario de José Gregorio Hernández y solo 1 visita el Monumento a la Virgen de la Paz. Pero sin duda alguna vale la pena vivir la experiencia de subir por sus escaleras y contemplar las hermosas vistas que proporciona.


Publicado
Modificado
Leído 929 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario

  • 1

    Trujillo. Tierra de montañas y cuna del Venerable

    Trujillo, Venezuela | 21 de abril de 2011