Por el D.F. y alrededores en 8 días...

Escribe: Meskal
Me gustan mucho las zonas arqueológicas, y ésta parte inesperada de mis vacaciónes me llevó a unos sitios que ya había visitado y a otros que no, pero todos me hicieron acrecentar mi admiración por nuestras culturas indígenas, a quienes debemos tanto de lo que somos como pueblo. Vá mi profundo respeto por todos ellos, quienes en la actualidad han sido totalmente rezagados en nuestros países y condenados a vivir en condiciónes precarias, a pesar de habernos brindado una herencia...

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 3 Capítulo 5

Parque Nacional Molino de las Flores

Texcoco, México — miércoles, 15 de abril de 2009

Domingo Familiar en el Parque Nacional Molino de las Flores

Amo el canto del zenzontle
Pájaro de cuatrocientas voces,
Amo el color del jade
Y el enervante perfume de las flores,
Pero más amo a mi hermano, el hombre.
     Poema de Nezahualcoyotl, rey de Texcoco

Puesto que mi hermano descansaba tal dia y el lunes tambien decidimos ir juntos a algúnos puntos ambos días. El domingo partimos rumbo al Molino de las Flores, parque nacional ubicado en el estado de México, como a 2 horas desde el D.F. cercano a Texcoco y al sur de Teotihuacan. Este lugar en sí es una gran hacienda que funcionó en el siglo XIX y principios del XX, además de su importancia histórica puesto que fué en donde se realizaron diversas batallas durante la época de la Revolución Méxicana entre las tropas del gobierno y los guerrilleros, causando graves daños a la estructura del lugar. El sitio fué conocido tambien por los Aztecas: se supone que Netzahualtcoyotl (el rey de Texcoco) sembró muchos de los ahuehuetes que aún existen en el parque. El conjunto colonial es muy grande, puesto que las diversas construcciónes tenian funciones específicas: Tienda de raya (donde se efectuaba el pago a los trabajadores de la hacienda), horno de pan, macheros, tinacal, administración,talabateros, caballerizas, porteros, casa de visita, rancherias, capilla del Señor de la Presa, monturas, capilla de San Joaquin, curato, casa principal y molinos. La producción de pulque fué notable ya que se llegaron a elaborar hasta 6000 litros diarios en el Tinacal del lugar, cuyo destino eran los expendios del D. F.

La hacienda pasó por muchas manos, desde españoles y nacionales hasta la última dueña, una estadounidense, la Sra. Eva Scales, a quien el gobierno de Lázaro Cárdenas le expropió la propiedad en 1937 debido a su valor histórico. El parque es muy visitado por turistas locales y gente procedente de la ciudad de México, y su acceso es dificil puesto que se debe tener auto para llegar. Una de las iglesias (no recuerdo cual de las 2) fué eregida al lado de una pared rocosa, la cual muestra sus bordes irregulares en el interior, como formando parte de la estructura misma. El lugar en distintas oportunidades ha servido de marco para filmar películas y telenovelas. Hay en los alrededores diversos puestos de comida típica, aparte de juegos recreativos tanto como para niños como para adultos. La hacienda en sus dias de esplendor abarcaba más de 800 hectareas, por lo que empleaba la mano de obra de toda la gente local, además de comunidades cercanas.  Actualmente la mayoria son tierras ejidales, y una pequeña parte es la que constituye el Parque Nacional. 
 
Es completamente notable el impacto que el turismo descontrolado ha causado en el lugar, y no recuerdo haber visto a un solo guardia. La hacienda es atravezada por un riachuelo que anteriormente traía agua proveniente de un rio cercano, actualmente es un lugar a donde la gente le encanta botar basura, como si esa fuera la finalidad del mismo, además sirve para vertir aguas residuales del cercano Centro de Prevención y Readaptación Social. El poco cause de agua es mal oliente. Me dió pena que no se usen recursos para mantener un sitio como ese en buenas condiciones. Una pared de la hacienda está pintada por doquier, y caminando por ahi pude ver cuando una chica sacaba un plumón para escribir "YO AMO A JORGE", como si al mundo le importara a quien ama ella, y más haciendo uso de una pared que encierra tanta historia. Estoy seguro que no se atreveria a pintarrajear la pared de su habitación...Pasamos el día entero en el Molino de las Flores, y mi primera visita al lugar no me dejó completamente satisfecho puesto que mi malestar radica en el descuido de nuestro patrimonio por parte de las autoridades y de los mismo visitantes. En fin, no puedo cambiar el mundo.


Publicado
Modificado
Leído 18525 veces

    Enviar a un amigo

1 2 3 Capítulo 5
 
 


 

Capítulos de este diario