Tepoztlan, Morelos

Escribe: un viajero
Es uno de los tantos "pueblos magicos" de Mexico. Pequeno pueblo lleno de color, de folklore y de olores increibles. Magia justo en el corazon de la Republica mexicana

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Tepoztlan Morelos, experiencias sin igual

Tepoztlán, México — domingo, 15 de noviembre de 2009

Me costo mucho levantarme ese dia. Pero lo logre gracias a algunos griterios de mi madre, que desesperada por mi gran pereza, amenazo con mojarme la cara.
Al instante abri los ojos. Recorde que ese dia tomabamos los feriados. Un fin de semana largo, al fin, despues de todo el arduo trabajo de la ciudad.

Desayunamos velozmente. Lavamos los trastes y nos subimos en la camioneta. Ahi ibamos, en la camioneta familiar beige, mis dos hermanas y mi madre. Hace tanto que no teniamos un viaje familiar. Eso lo hacia mas interesante.

A la voz de Los enanitos verdes cruzamos la frontera de la ciudad de Mexico, que colinda con el Edo. De Morelos.

Iba yo asomada por la ventanilla, con el viento que me golpeaba la cara, mientras que observaba curiosa los cultivos de zacate que habai a ambos lados de la carretera.
Mi madre me dijo que los usaban para alimentar a las vacas.
Estaban apilados en formas curiosas.

Despues de 1:45 horas, llegamos a un pequeno y pintoresco pueblo. Lo que mas me llamo la atencion fue la central de autobuses que no seria mas grande que una sala promedio.

Estacionamos la camioneta en una casa adaptada como estacionamiento. El cuidador nos recomendo un lugar "con sazon y economico" llamado "La sandia azul". Nos dio varias inidicaciones del pueblo, recomendaciones, que seguimos casi al pie de la letra.

anduvimos por las inclinadas y empedradas calles, hasta llegar a la calle del tianguis. El cual era muy famoso. Tenia el estilo del rastro, en Espana o Coyoacan en Mexico. Es decir, algo muy bohemio, hippie.

Despues del tercer puesto encontramos "La Sandia Azul". Con su fachada pintada de un alegre azul rey nos invitaba a entrar. Todo era muy pintoresco [olvide tomar fotos de ahi]. Desayune unas quesadillas, nada memorable. Excepto la salsa verde. simplemente DELICIOSA.

Despues de comer recorrimos aquel mercadillo, lleno de cosas curiosas. La mayoria hecha por artesanos mexicanos, y otros casi mexicanos.
Productos originales, en su mayoria, y totalmente usables en la vida diaria.

Recorrimos el tianguis de pies a cabeza, nos metimos en el mercado local para comprar queso. Ahi dentro parecia una fiesta. Un par de chicos junto con sus yembe [especie de bongo, tambor] le daban vida y sabor a ese mercado.

Los olores que salian de los puestos de comida eran diferentes a los de la capital. Sin mencionar el constante olor a incienso y a coco de las calles.

Fuimos a visitar a la iglesia de Tepoz. Lo que encontramos alli fue una pared con unas imagenes de indigenas, pero lo increible es que esta hecha de semillas.

Regresamos a la camioneta, ya que mi madre se habia insolado demasiado. No pudimos objetar nada. Nos dirigimos hacia el hotel "Villas Valle Mistico". Esta bastante retirado del centro, Caracteristica que a nadie le agrado.

Despues de pasar subidas muy inclinadas, y empredrados mortales, llegamos a lo que se podria considerar un hotel boutique. Pequeno y acogedor.
Nuestras habitaciones eran enormes, de piedra con formas caprichosas. Con una preciosa terraza que tenia vista a los cerros.

Mientras mi familia tomaba un bano en la piscina, yo dormi placidamente. Recobre la energia que habia perdido en la desvelada del dia anterior.

cuando desperte, propuse volver al pueblo por algo de cenar. Todas estuvieron de acuerdo. La mayoria de los restaurantes o estaban cerrados o se les habia acabado la comida. Despues de deambular un rato llegamos a uno llamado "La Luna Mextli". Era mitad galeria por lo que en sus paredes colgaban surrealistas cuadros.

Nos ofrecieron una mesa en la terraza. Todo muy romantico, con velas empotradas en una botella de vino tinto.
He de decir que la comida me parecio un poco cara, pero muy rica.  La chica que nos atendio muy carismatica. Dio excelentes sugerencias de platillos.

Volvimos al hotel, despues de caminar un buen rato por el pueblo a obscuras. Totalmente seguro.

Algo que me impresiono mucho fue la obscuridad de la noche. En el camino que lleva al hotel, mi madre decidio apagar los faros del carro para que vieramos las estrellas pero lo que realmente nos shockeo fue que era imposible ver nada.  Hacia mucho tiempo que no estabamos tan a obscuras.

Cuando llegamos al hotel, mis hermanas y yo decidimos salir y tumbarnos a mirar las estrellas. Vimos varias fugaces, pedimos varios deseos. Hasta que empezamos a oir ruidos de algun animal que rondaba por nuestro improvisado camping.  Decidimos ir a investigar, pero no encontramos nada. Despues de eso, volvimos a los cuartos.

Tambien olvide tomar fotos del tianguis...


Tips:

Lleva bloqueador, hay mucho sol en la tarde.

En Tepoztlán, México

Llevar un buen abrigo, ya que las noches son muy frias.

En Tepoztlán, México

En general es un pueblo caro, asi que si vas corto de presupuesto, piensalo 2 veces.

En Tepoztlán, México

Opiniones:

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Ubicación    
Limpieza    
Precio/calidad    

Villas Valle Mistico

Alojamiento: Cabaña en Tepoztlán, México

Esta increible! Solo que muy caro. Demasiado, pero si no te molesta derrochar un poco, bien vale la pena despertar con una vista inigualable.


Publicado
Modificado
Leído 1964 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Cerros de Tepoztlan visto desde la carretera.

   

Capítulos de este diario