Israel, Israel, qué bonito es Israel

Escribe: damelo1980
Todos los misterios, mitos y realidades de Israel, la tierra santa, recorridos, sugerencias y sitios hermosos para ver los podrás encontrar en este diario. Uno de los países más controversiales del mundo, con lugares hermosos que conocer.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1 3 4 5 6

Israel, Israel, qué bonito es Israel

Tel Aviv, Israel — domingo, 23 de octubre de 2011

Israel, Israel, qué bonito es Israel… es el estribillo de una inmunda canción que canta la supuesta “estrella” de la música popular peruana llamada La Tigresa del Oriente, junto con sus patéticos compinches Delfín Quishpe (ecuatoriano) y Wendy Sulca (peruana)… probablemente el objetivo de la canción era ridiculizarse más de lo que ya están y de esta manera ser los más vistos en youtube… seguramente lo lograron (búsquenla para que se rían http://www.youtube.com/watch?v=xzMUyqmaqcw ). Pero además de lo mala que es esta canción, paradójicamente me recuerda mucho mis días en este país, porque al compartirla con mis compañeros latinos en Israel, fue mucho lo que nos reímos de cuenta de este trío de payasos; además el estribillo concuerda perfectamente con mi percepción de este país tan pequeñito en extensión pero inmenso en historia y cultura: ¡de verdad que qué bonito que es Israel! Y lo más terrible del asunto es que nos burlábamos tanto de esa canción que terminó por pegársenos el coro… ¡Nooo!

Dejemos atrás la ridiculez y empecemos por partes: el propósito inicial de mi vista a Israel fue la asistencia a un curso sobre Manejo de Aguas ofrecido por la Universidad Hebrea de Jerusalén en la ciudad de Rehovot, en el área metropolitana de Tel Aviv; para esto me otorgaron una beca que me permitió estar por más de 1 mes subsidiado por el Estado de Israel como estudiante. Aparte de lo académico, de lo cual no interesa hablar en este relato, tuve mucho tiempo para disfrutar de este país y conocer muchas de sus facetas, costumbres y hermosos sitios.

Israel es una estrecha franja que no tiene más que 22.145 kilómetros cuadrados de extensión, comparable al tamaño de un país como El Salvador, que es realmente pequeñito. Erróneamente se tiende a pensar que todos sus habitantes son judíos, pero en realidad de los 7,6 millones de personas que viven en Israel, el 76% es judío y el resto musulmán o cristiano; según lo anterior es bueno tener claro que israelita no es sinónimo de judío; ya que éste último implica que practiques la religión judía o tengas ascendencia o tradiciones judías; de hecho no sólo en Israel hay judíos, también en EEUU hay una inmensa población (5.3 millones), seguido de Europa (2 millones) y Sur América (1 millón), entre otros. Todos ellos han vivido alrededor del mundo por más de 2000 años en lo que se considera la diáspora judía, y muchos de ellos, principalmente los que vivían en Europa y lograron sobrevivir a las fauces de Hitler, terminaron en EEUU, Canadá, o regresaron a Israel tras la creación del Estado en 1948… por algo la fama de los judíos de andar por todo el mundo y el difundido concepto del ‘judío errante’.

La tierra prometida o santa como muchos la conocen, es en realidad un terreno desértico casi en su mayoría, con limitaciones increíbles en materia de acceso al agua y de tierras cultivables, con un problema complejo de disputa de territorios con la Autoridad Palestina en las zonas de Gaza y Cisjordania que parece interminable; y con unos vecinos que en su mayoría los odian a muerte y con los que sólo con Egipto y Jordania manejan relaciones diplomáticas; ya que sus otros 2 vecinos que son Siria y Líbano no reconocen a Israel como Estado soberano, han sostenido múltiples conflictos bélicos con ellos y mantienen en disputa desde hace 32 años el territorio de los Altos del Golán, ocupado actualmente por Israel… ¡Qué lío!

De aquí surge la pregunta: ¿cómo han hecho los judíos para crear un Estado en esta zona y sobrevivir ante condiciones tan adversas de clima, tierras, acceso al agua, vecinos que les muestran los dientes permanentemente y un conflicto con los palestinos basado en gran parte en diferencias religiosas? Apartando un poco la visión sesgada y amarillista que los medios de comunicación difunden acerca de Israel, y de su injusta fama de avaros, elitistas, negociantes despiadados y hasta ladrones, me atrevería a decir que luego de conocer el país y adentrarme un poco más en su problemática, mi respuesta sería: A punto de dinero, cerebro y unión.

¿Dinero? No es un misterio que buena parte de la banca estadounidense y europea en su tiempo, estuvo o está manejada por judíos; tampoco fue un misterio que la creación del Estado en 1948 comenzó con varias oleadas previas de migración judías a la zona y con la compra de tierras a las autoridades otomanas y a terratenientes árabes; y luego, tras el terrible holocausto nazi de la segunda guerra mundial cuando se materializó la creación del Estado de Israel, el país fue soportado económicamente por familias judías adineradas quiénes contribuyeron fuertemente a su sostenimiento y a convertirlo en lo que es ahora; una nación que puede estar entre los 25 países más ricos del mundo… no es que sean avaros, yo creo más bien es que algunos se pasan de metódicos con el dinero. Todo esto ha suscitado muchas historias y hasta chistes acerca de los judíos en temas de dinero; uno de los que más me gusta es este:

El pequeño Abraham le dice a su padre Josué: Papá dame 100 dólares…

y el padre dice: ¿100 dólares? ¿Para qué quieres 50, si con 25 tienes bastante? Anda, toma 15 y dale la mitad a tu hermano.
 
¡Y que conste que no tengo nada contra los judíos! Sólo para recordarles la fama que tienen de avaros jejeje.

¿Cerebro? Tampoco es desconocido que buena parte de los científicos y personas de ciencia, así como muchos artistas reconocidos han sido judíos; nombres como Einstein y Freud fueron ejemplo de ello; y nombres más recientes como Steven Spielberg, Carl Sagan, Harrison Ford, Natalie Portman o Calvin Klein dan buena cuenta de ello pues todos son judíos. No es gratis que los judíos hayan recibido el 30% de todos los premios Nobel entregados hasta la fecha ¿no les parece? Para el judaísmo, el estudio y el desempeño profesional son importantísimos para sus vidas y hacen grandes esfuerzos por educar a sus hijos y ser destacados. Por otra parte, y debido a las características particulares de este país rodeado de amenazas, es importante que todos los israelitas judíos tengan una formación militar y deban asistir 3 años los hombres, y 2 años las mujeres al servicio militar obligatorio; esto hace que sean personas con una formación muy amplia, con buenos conocimientos técnicos y prácticos y por lo tanto en su mayoría muy exitosos; además el ejército israelí está catalogado como uno de los mejores del mundo.

¿Unión? Pues claro, ya que al pueblo judío tuvo que deambular por el mundo sin rumbo fijo por más de 2000 años, las comunidades judías han logrado reunirse y apoyarse para salir adelante en condiciones de adversidad muy grandes; lo que ha hecho que sean un pueblo muy unido; basta que un judío encuentre otro judío en situación de dificultad y serán los primeros en acudir a ayudarlo; en ese sentido es una conducta admirable y que está basada en los pilares del propio judaísmo, de la Torá y el Talmud que son sus libros sagrados; y en el hecho de ellos mismos creer que son el “Pueblo elegido por Dios”, lo que ha generado rencillas, envidias, celos y críticas en muchos lugares del mundo, porque como algunos los catalogaron durante la segunda guerra mundial, se tiende a pensar que son personas cerradas, egoístas y elitistas… y en realidad creo que su situación particular los llevó a actuar de esta manera como mecanismo de protección y conservación ante las dificultades.

A estos tres motivos atribuyo yo el éxito del pueblo de Israel en los últimos años, y ese renacer de una nación que estuvo dispersa por todo el mundo durante siglos y que ahora reclama su puesto en el mundo con fuerza… para mí es la prueba de la lucha constante contra la adversidad, es un pueblo admirable en muchos sentidos; como todo tiene sus aspectos criticables, pero sin duda alguna, nadie puede negar que han sido un pueblo exitoso. Mi concepto acerca de Israel cambió demasiado al visitar este país y compartir con su gente; son personas alegres, con una visión muy amplia de la vida y con mucho por aprender de ellos; además Israel es un país hermoso, lleno de historias interesantes, de lugares mágicos y míticos que siempre han estado en nuestras memorias desde niños; es difícil que alguien no haya escuchado hablar en su infancia por ejemplo de Jerusalén, del Mar Muerto, Nazareth o Belén en algún momento de su vida.

Es mejor no sesgar nuestra mente con los problemas que a diario muestran en las noticias acerca de los frecuentes bombardeos desde la franja de Gaza a territorio israelí, o de las condiciones infrahumanas en que viven algunas personas en territorios palestinos de Gaza o Cisjordania, los atentados suicidas y otras miles de cosas que se te vienen a la cabeza al pensar de Israel y el conflicto que lo rodea…  Si bien han sucedido estas cosas, no son realidades permanentes ni omnipresentes, y en la gran mayoría de tu recorrido por este país será difícil evidenciarlas; por el contrario, es un país con un sentimiento de seguridad bastante fuerte, yo diría que a la par de países europeos como Holanda o Alemania. No quiero hacer polémica acerca de quién es el bueno o quién es el malo en este montón de conflictos que rodean a Israel… todos hemos escuchado acerca de grupos terroristas como el Hamás Palestino o El Hezbollah Libanés; acerca de los terroristas suicidas, la represión israelí, los servicios de inteligencia del Mosad, el holocausto nazi, y cientos de historias difíciles que han marcado la historia del Medio Oriente… en fin, la verdad, no tomaré partido por ninguno y espero que haya por fin algún día una solución a través del diálogo entre los mismos actores del conflicto, sin mediadores externos.

Israel es punto de encuentro de 3 continentes: Asia, África y Europa, y por ende un punto geográfico estratégico; es la tierra sagrada para varias religiones como la católica, la ortodoxa, la musulmana y la judía; epicentro de guerras milenarias y múltiples ocupaciones extranjeras; la tierra prometida de Abraham, la cuna de Jesús quién vale la pena recordar que era judío; la tierra de los reyes Salomón y David, en donde se dice que Mahoma subió al cielo en un caballo alado y donde todos por más agnósticos que seamos, siempre tendremos curiosidad de ir alguna vez en la vida. Es la cuna de las religiones abrahámicas empezando por el mismo judaísmo, la madre de todas las religiones monoteístas actuales como el islam, el cristianismo, los ortodoxos, entre otros.

Israel abre las puertas al mundo para demostrar que la adversidad es el mejor aliciente para salir adelante con éxito, es la muestra más real y actual de que con unión y educación las cosas son posibles. Sé que como todos los pueblos del mundo, Israel ha cometido errores, pero no somos quiénes para juzgarlos en este momento. Sólo espero que por fin en la zona del medio oriente pueda llegar la paz, y que la religión y las diferencias culturales (como casi siempre) no sigan siendo instrumentos de muerte para justificar guerras entre pueblos. Israel es un país hermoso, que vale la pena conocer, no se dejen influenciar por los malos comentarios acerca del país y su gente; yo como colombiano sé perfectamente lo dañinos y poco objetivos que son ese tipo de comentarios; hay que vivirlo para saberlo… Mi visita a Israel cambió en gran parte la concepción que tenía del país, del pueblo judío y del conflicto árabe-israelí, es un viaje de recuerdos históricos pues en cada esquina encontrarás algo que te remonte a tus clases de historia y geografía… fue un viaje en el que concluí que admiro mucho al pueblo judío y en el que comprobé la belleza y el toque mágico de este lugar milenario, pero a su vez lleno de modernismo y desarrollo.

Sus paisajes, sus lindas playas mediterráneas como las de Tel Aviv o Netanya, bucear en el impresionante mar Rojo en Eilat; recorrer sus antiguas ciudades que contrastan con modernos edificios y autopistas; flotar en el mar muerto, comerte una Kebab o un Shawarma con un buen trago de Arak o una cerveza Goldstar en el puerto de Akko o de Jaffo, disfrutar de un platillo de hummus y falafel en Nazareth; visitar una sinagoga, descansar y no hacer nada en un día de Sabbat al mejor estilo judío; viajar por el desierto de Neguev o de Judea y montarte en un camello, caminar por las calles de la ciudad antigua de Jerusalén y visitar el Muro de las Lamentaciones, la Iglesia del Santo Sepulcro, el Domo de la Roca o el Monte de los Olivos en el mismo día, harán parte de los gratos recuerdos de tu visita a la tierra santa… ¡Qué bonito es Israel! ¡Y qué bonita es su gente, interna y externamente; tienen fama mundial, os lo aseguro! Da por hecho que no te arrepentirás de conocer este pequeño pero interesante país… eso sí, llena tu billetera de shekels pues los vas a necesitar por cantidades ¡Es bien caro!... Shalom. 
 
¿Qué ver y visitar en Israel y alrededores cercanos?

A continuación algunos datos interesantes para tener en cuenta al visitar Israel: su moneda es el Nuevo Shekel (NIS) que se compone de 100 agorot (el equivalente de centavo), pero para efectos prácticos todo el mundo habla en términos de Shekels. La equivalencia a noviembre de 2011 era de 3.6 NIS = 1 USD o 5.0 NIS = 1 EUR; maneja un horario de +2 GMT; es decir 2 horas más que Greenwich con cambio por hora de verano. Tener en cuenta que de Latinoamérica sólo exigen visa a ciudadanos de Cuba, Nicaragua y Venezuela; el resto como en mi caso, podemos entrar por 90 días y salir del país múltiples veces sin problema (por ejemplo para visitar Turquía, Egipto o Jordania).

A pesar de ser un país pequeño, es más fácil recorrerlo mediante tours organizados debido a la dificultad del idioma, la escasez de transporte a algunos sitios alejados y lo costoso que puede llegar a ser tomar transporte por tu propia cuenta; recomiendo tomar a Tel Aviv o a Jerusalén como centro de operaciones; incluso pueden tomarse las dos según los recorridos que se quieran hacer. Tener en cuenta como regla general que en Israel durante el Sabbat, es decir el periodo previo al anochecer del viernes (desde las 15:00) y el anochecer del sábado (hasta las 19:00), ni los trenes ni los buses operan; por lo que esto puede generar retrasos o interferir con tus planes de viaje. Definitivamente los sitios imperdibles de Israel y que no los perdonaría si van a estas tierras y no los visitan son los
siguientes:

*Jerusalén (ciudad antigua y ciudad nueva): imposible no conocer el muro de las lamentaciones, caminar por la vía dolorosa, pasar por el sector musulmán, entrar a la iglesia del Santo Sepulcro, ir al Museo del Holocausto Judío o al Knesset… es lo más relevante diría yo de todo Israel. 

*Masada y el Mar Muerto: La fortaleza de Masada es símbolo del coraje del pueblo judío, tiene vistas impresionantes del mar muerto y definitivamente es la mejor manera de ver el desierto de Judea en su esplendor; por otra parte flotar en las aguas del Mar Muerto es parte de las fotos obligadas de Israel! Imperdible. 

*Tel Aviv y-Yafo: Las playas de Tel Aviv son maravillosas, imperdonable no pasear por ellas, tomar el sol y luego irse de compras a Dizengoff y pasear por la calle peatonal Rothschild para a la medianoche irse de rumba en sus muchos bares y discotecas. Por otro lado el viejo puerto de Yafo es hermoso, la comida es deliciosa y las panorámicas de la ciudad son impresionantes. Imperdible. 

En el caso de contar con más tiempo y dinero (es un país bastante caro), otros de los recorridos recomendables son: 

*Visitar Jordania, especialmente la ciudad de Petra: es de lo más exótico que hay en la zona, puede tardarte 1 o 3 días según tu disponibilidad de tiempo, las desventajas es que es costoso; pero si se tiene tiempo y dinero, es un imperdible; ¡Parece otro mundo! 

*Viajar a Palestina: la mejor manera es con un tour contratado, lo más relevante es Belén y Jericó; vale la pena mirar la otra cara de la moneda, cómo viven los palestinos, su percepción del conflicto y por supuesto conocer el lugar donde nació Jesús en Belén y la ciudad más antigua del mundo (Jericó). 

*Visitar el norte de Israel: Puedes hacerlo por tu cuenta (requiere 2 días mínimo) o hacerlo en un tour de 1 día. Los jardines Bahai de Haifa, la vieja ciudad de Acco, las ruinas de Cesarea y la frontera con Líbano en Rosh Hanikra son sitios hermosos. 

*Viajar a la zona de Galilea y Nazareth: el mítico Mar de Galilea, la bellas ciudades de Nazareth y Tiberiades, los Altos del Golán y el sitio del bautismo en el Río Jordán están entre los lugares para ver, es muy bonita esta zona y muy distinta al resto del país por su vegetación mucho más verde. 

*Eilat, el Mar Rojo y el desierto de Neguev: Eilat es la ciudad más al sur de Israel, es un sitio de veraneo exclusivo, los precios son mucho más altos, pero tiene sitios espectaculares para el buceo. Además es la puerta de entrada para ir a Jordania (en 2h se llega aPetra), a Egipto (en 8 horas se llega a El Cairo) y el desierto de Neguev (se pueden hacer safaris y recorridos impresionantes). 

Transporte hacia y dentro de Israel


Tel Aviv es casi siempre la puerta de entrada a Israel, ya que en la mayoría de los casos se ingresa por vía aérea a través del Aeropuerto Ben Gurion ubicado en Lod (área
metropolitana de Tel Aviv); ya que el transporte marítimo es muy limitado y por tierra sólo es posible acceder desde Egipto o Jordania. Las puertas de entrada a Israel son: a través de el puente Hussein cerca a Jerusalén llegando desde Ammán (Jordania), o a través de las fronteras de Aqaba (Con Jordania) o Taba (con Egipto) en Eilat (sur del país).

No sobra decir que el aeropuerto Ben Gurion es considerado el más seguro del mundo, y es mejor estar 4 horas antes en vuelos internacionales pues si ellos sospechan algo de ti las demoras, interrogatorios y revisiones de todo tu equipaje pueden ser algo tediosas. Tener muy en cuenta que el haber ingresado a países árabes como Líbano o Siria antes de llegar a Israel puede generar suspicacias y por ende puede complicarse tu entrada al país. Incluso si es al revés; es decir viajar primero a Israel y luego querer viajar a Líbano por ejemplo, se encontrarán con la grata sorpresa de que no los dejarán entrar, pues ellos consideran a Israel un país enemigo totalmente. Recomiendo NO mezclar viajes con países árabes y con Israel; excepto que sea Jordania o Egipto, con los cuales manejan relaciones diplomáticas… seguramente les tocarán varios interrogatorios al cruzar las fronteras, pero es posible hacerlo (yo entré y salí de Israel a Jordania sin mayores inconvenientes más que algunos interrogatorios de rigor).

El Aeropuerto Ben Gurion se conecta más fácilmente con Tel Aviv mediante el sistema de trenes de Israel, el cual por $12 NIS puede llevarte hasta cualquiera de las 4 estaciones de tren que sirven a la ciudad: HaHagana, Merkaz/Savidor, HaShalom o University; tarda entre 10 y 25 minutos según la estación a la que vayas y el servicio es de 3 trenes por hora en el día y 1 por hora en la noche. También puede tomarse tren para viajar a ciudades como Netanya, Haifa, Rehovot, Ashdod, Ashkelon; para consultar horarios y precios ver www.rail.co.il/EN/Pages/HomePage.aspx. Si tomas un taxi del aeropuerto a Tel Aviv puede costarte entre $120-200 NIS según donde vayas. Para ir desde el aeropuerto Ben Gurion hasta Jerusalén puede tomarse un taxi compartido Nesher que cada hora viaja a Jerusalén y tarda 1h ($55NIS/p); no hay trenes que conecten el aeropuerto con Jerusalén (está en construcción). A veces determinar cuál es la plataforma desde la que saldrá tu tren es complicado, para eso es bueno escuchar los mensajes y aprender los números en hebreo, al menos del 1 al 8: ahkhat (kh pronunciada gutural como la r francesa), shtayim, shalosh, árbah, khamesh, shesh, shévah, shmoneh… aunque no lo crean, a mi me fue de gran utilidad pues a veces preguntaba en qué plataforma era el tren que deseaba tomar, y unos me decían que en la 2, otros que en la 3 y así.

Para viajar dentro del país, lo más recomendable como dije antes es hacerlo con tours organizados, recomiendo la empresa Tours Bein Harim para hacerlo (www.beinharim.com); hay tours de 1 día desde Tel Aviv o Jerusalén hacia Masada, Mar Muerto, Jerusalén, Norte de Israel, Altos del Golán, Nazareth, Galilea y muchas combinaciones más que pueden variar en precio entre $50-150 USD/p según desde dónde se tome y según el tipo de tour que se desee hacer. Son tours muy organizados y los guías son buenos, yo hice 2 tours con esta empresa y me fue muy bien; te recogen en cualquier hotel que estés en Tel Aviv o Jerusalén y allí mismo o muy cerca te vuelven a dejar al final del día. Chequear los días en que trabaja cada tour pues no todos salen diariamente; también hay tours especiales en español, francés o ruso para los que están flojos en el inglés (ver los días en que operan).

Dado el caso que se quiera hacer recorridos por cuenta propia, lo mejor es utilizar buses ya que se tiene un buen servicio con amplio cubrimiento y frecuencias; de todas maneras los recorridos que vale la pena hacer en bus por cuenta propia son entre las ciudades de Jerusalén, Tel Aviv y Eilat. Las distancias no son largas y tal vez el trayecto más largo que puedas encontrar en Israel es desde Tel Aviv o Jerusalén hacia Eilat que tarda 5h. La línea nacional es Buses Egged, y en su página web pueden chequearse los horarios y precios (www.egged.co.il/Eng). Un tiquete en bus desde Tel Aviv hasta Eilat cuesta cerca de $70 NIS cada trayecto. Adicionalmente es la mejor opción para viajar entre Jerusalén y Tel Aviv ($20 NIS, tarda 1h y salen desde 6:00-24:00 cada 20 min).

Al hacer las búsquedas en la página web de Egged o para tener en cuenta a la hora de tomar un bus, es bueno entender que en Tel Aviv existen 2 terminales de buses desde las cuales salen buses a otras partes del país: la Nueva Estación Central de Buses (Tahana Merkazit) que está a 500 metros de la estación de trenes Tel Aviv Ha Hagana. Es una terminal de 7 pisos que tiene 2 edificios pegados pero que no se conectan; además de terminal es una especie de centro comercial bastante confuso para el visitante, llegué a demorarme hasta 20 minutos para poder ubicar una plataforma desde donde tenía que tomar un bus. Su ventaja es que de allí salen también buses hacia el centro de Tel Aviv, por lo que es un lugar importante a la hora de transportarse hacia el centro de la ciudad al llegar en tren desde el aeropuerto o desde otras ciudades, o bien en bus desde otras ciudades también. La otra es la Terminal de Buses 2000 (Terminal AKA Arlozorov); a sólo unos cuantos metros de la estación de trenes Tel Aviv Merkaz/Savidor; es mucho más amigable para el turista que la anterior y también tiene salidas de buses a distintos lugares de Israel; aunque las frecuencias son más reducidas que desde la Estación Central.

En el caso de Jerusalén, la única terminal de buses es la Estación Central de Buses localizada al final de la calle Jaffa hacia el Noroeste de la ciudad. También hay cerca una estación del Light Rail, un nuevo sistema de transporte en la ciudad de Jerusalén, que es un tren ligero que te comunica con la mayoría de sitios turísticos de la ciudad. Cuando fui estaba en prueba y con entrada gratis.


Publicado
Modificado
Leído 3706 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1 3 4 5 6
 
 


 

Capítulos de este diario