Hacia mi propio camino...

Escribe: natyscia
Fin de semana largo, Tandil como destino, subir los cerros como objetivo, autostop como forma de viajar. El camino por delante...

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 3 Capítulo 5

Arriba de las animas

Tandil, Argentina — viernes, 16 de diciembre de 2011

Desde arriba de un cerro. Llovio, las piedras resbalaban. No hay un mortal aca arriba. En la cima del cerro, un camino de pirca. Me siento acompañada por el espiritu del indio.
Cuando estoy aca, escalando, escuchando mi propia respiracion, los pies en el camino, el arrullo tempestuoso del viento, con la vista expandida, siento que estuviera hecha para esto: para andar, para abrir camino, investigando, curioseando, descubriendo. MARAVILLA todo lo que veo. El miedo no existe. No me importa estar sola, que no haya nadie a la vista. Siempre descubriendo, siempre soñando, siempre buscando. No existen preguntas, no existen dudas: solo una vivencia del presente en totalidad, intensamente viva, vital.
Hay muchos tabanos. No me han picado.

Parece que no estan con hambre hoy.
Descubri una cueva, al final del camino de pirca. Las piedras resbalaban, no pude subir para ver que habia alli. Sera otro dia. Hay tanto que ver aqui!! Elijo otro camino mas accesible, agarrandome con las manos a los pastos, por si no consigo afirmarme bien. Voy llegando a la cima y...si. La vista es increible. Se ven algunos pajaros, el viento muestra su voz alli.

Prosigo por la cresta del cerro, rumbo hacia todo ese camino por descubrir. Veo a lo lejos caminos de pirca que se cruzan, parece haber algun tipo de costruccion de piedra, que afortunadamente nadie ha explotado turisticamente todavia. En el horizonte veo el cerro donde estan las antenas. Para subirlo debo bajar de donde estoy, y volver a subir. trato de ver el mejor camino, pero desde alli no me doy cuenta.

Desde alli, tan integrada a la tierra, tan tempranera y sola, me siento parte del camino, de las piedras que toco, poderosa como el viento. Podria escribir la filosofia de la vida mientras subo y bajo cerros, todo parece tener un sentido. Descubro a la vera del camino, dando unas vueltas a una roca enorme, un picadero de rocas, esas mismas con las que han construido ese muro de pirca. Pensar que, hace muchos años, seres humanos no solo estuvieron ahi, sino que ademas vivieron, y construyeron.


Publicado
Modificado
Leído 604 veces

    Enviar a un amigo

1 2 3 Capítulo 5
 
 


 

llegando a la cima del cerro

   

Capítulos de este diario