Santiago al poniente

Escribe: lobo_austral
Recorrido de un día a las localidades ubicadas al poniente de la capital

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Talagante, Isla de Maipo y El Monte

Talagante, Chile — sábado, 9 de febrero de 2013

Como ya se ha hecho costumbre desde que llegué a vivir a la capital, fin de semana que puedo me escapo para conocer los lugares que pueda. Y esta vez les tocó a las provincias de Talagante y Melipilla

Mi recorrido comenzó en la estación intermodal El Sol (línea 5 del metro), lugar donde abordé la micro que me trasladó hasta Talagante. El pasaje cuesta $1.000 y el viaje tarda alrededor de 30 minutos. Para ir al centro se debe descender en el paradero ubicado en la calle Enrique Alcalde, calle por la que circula toda la locomoción, con Eyzaguirre.

Una vez allí, caminé media cuadra hasta la Plaza de Armas la cual, hay que decirlo, es algo sobria, cosa no muy común en las ciudades de la zona. Su estilo es similar al de la plaza de Rancagua, interponiéndose en la intersección de dos calles: O'Higgins y Eyzaguirre. En sus alrededores se encuentran la Gobernación Provincial de Talagante y la Municipalidad, esta última emplazada en un edificio muy lindo de estilo colonial.

El tramo oriente de la Avenida Bernardo O'Higgins es el eje principal de Talagante. Es una calle bastante bien conservada, con frondosos árboles (lo cual me gusta bastante), en la cual se haya todo tipo de comercio. Vale la pena recorrerla.

A pesar de ser una ciudad pequeña, Talagante tiene bastante vida. Circulan bastantes peatones y vehículos por la ciudad, lo cual se valora bastante considerando su cercanía con Santiago. 

Como se dijo en un comienzo, por la calle Enrique Alcalde, que es la calle paralela inmediatamente al norte de la Avenida Bernardo O'Higgins, se puede tomar locomoción a los lugares cercanos: Isla de Maipo, El Monte y Melipilla. En mi caso me dirigí a tomar la micro a Isla de Maipo.

La micro hasta Isla de Maipo tarda alrededor de 15 minutos en llegar y el pasaje cuesta $450. El pueblo es pequeño pero muy lindo y bien cuidado, típico de la zona central del país; vale una visita.

Me dediqué a recorrer la Avenida Santelices, eje principal de la ciudad, cubierta de frondosos árboles y con casas de diversos estilos, aunque nunca perdiendo el corte colonial característico de la zona. En ella se halla la Iglesia Nuestra Señora de la Merced, atractivo templo. Al final de la avenida se encuentra la casa en la que vivió el primer alcalde de la ciudad, de notoria arquitectura colonial y conservada como un hito por el municipio.

Cabe mencionar que Isla de Maipo se halla en medio de un valle de tradición vitivinícola, por lo que se pueden visitar lugares dedicados a la producción del vino: en mi caso, dado que me movilizaba a pie, no pude darme ese gusto.

Mi paseo por Isla de Maipo concluyó en la Plaza de Armas, pequeña pero acogedora, en la cual tomé locomoción de regreso a Talagante.

Ya de regreso en Talagante, en la calle Enrique Alcalde tomé la micro hacia El Monte. El viaje no tarda más de 10 minutos y el pasaje cuesta $450. La ciudad es un poco más quieta que las dos que visité al principio, pero no menos atractiva.

En la Plaza de Armas inicié el recorrido, la cual se encuentra bastante bien conservada. Destaca el callejón peatonal ubicado en su costado poniente, en el que se encuentra la Iglesia San Francisco de Asis; muy linda. Caminando por calle Benavente hasta el fondo se encuentra la casa en la que vivieron los hermanos Carrera. Lamentablemente se encuentra cerrada al público (o al menos eso me dijeron).

Posteriormente caminé por calle Los Carrera, amplia avenida de bandejón central, y viré por la calle Camilo Henríquez hasta la calle Los Libertadores, eje principal de la ciudad y por la que transita la locomoción hacia los diversos lugares cercanos. Allí abordé la micro hacia Melipilla.


Publicado
Modificado
Leído 1905 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario