Norte 2008 - Mochileras por Tucumán, Salta y Jujuy

Escribe: nutrimari
El Noroeste argentino es uno de esos destinos imperdibles para el viajero que busca paz, silencio, historia y paisajes lindos… por eso con 5 amigas (esta vez sin auto, jejeje) nos largamos a recorrer Tucumán, Salta y Jujuy. Y hasta La Quiaca no paramos!! PD: puse algunos precios, pero son de marzo 2008 así que deben estar algo desactualizados… (ahhh, cierto que la inflación es solo una sensación de los argentinos, ejjej).

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1 3 4 5

Tramo 1 - Tucumán, Tafí del Valle y Cafayate

Tafí del Valle, Argentina — lunes, 24 de marzo de 2008

Día 1 (lunes 24/3):
La odisea arrancó desde diferentes puntos: Equipo 1 (Clau, Lu, Vero y Naty) salieron a la tardecita desde Retiro en el Flecha-Bus cama suite, para recorrer como los dioses los 1200km que las separaban de San Miguel de Tucumán.  

Por su parte, Marian (Equipo 2) arrancó a las 12:30hs desde Misiones para recorrer los no-se-cuantos kms viajando como el cú:

Primer paso: Oberá-Posadas; cambiar de colectivo esperando 2hs en la calurosa terminal de Posadas; luego subir al Flecha-Bus semicama, soportar 4 inspecciones de gendarmería (una de las cuales incluyó descargar todo el equipaje del colectivo, abrir mochilas y hasta ser olfateada por un ovejero alemán), luego 3 piquetes y 1 pasada de media hora por el taller mecánico; más el desvío que hubo que hacer por los mencionados piquetes y todas las paradas que hizo este micro lechero. 

Intercambiamos mensajitos de ¡¡buen viaje y nos vemos en Tucumán!!… Qué viajecito, mamá… 

Día 2 (martes 25/3):
Luego de casi 24hs de viaje interminable, nos reencontramos en Tucumán. Dejamos las mochilas en un locker de la terminal y nos fuimos a recorrer la ciudad… la ciudad es ‘demasiado ciudad’, y nosotras buscábamos más que nada paisajes, así que nos limitamos a recorrer el centro y la famosa casita, almorzamos y después nos tomamos el micro rumbo a Tafí del Valle, por $18.

Son 3hs de viaje. El camino espectacular, muchísima cornisa, primero por medio de la selva tucumana, luego de a poco hace un cambio increíble y todo empieza a tornarse más árido.

Llegamos a la tardecita y nos decidimos por el hostel “La Cumbre”, en el centro ($30 c/u la habitación de 5, pero sin desayuno). Acomodamos nuestras cosas en el cuartucho y nos fuimos a recorrer.  

Nos recomendaron ir hasta el cerro La Cruz… así que nos largamos a caminar. Nuestro estado físico nos permitió llegar a la mitad del cerro nomás… sin hacernos mayor problema, preparamos el mate con tortitas y comenzamos a relajarnos…  

Más tarde averiguamos para hacer la excursión a las ruinas de Quilmes al día siguiente. Después de regatear un poco, arreglamos que nos llevaran por $80 c/u (ouch, ahí empezamos a desplumarnos). 

Luego nos fuimos a bañar. Y empezó el problema: hay que lavar la ropa interior todos los días, pero algunos hostels no tienen colgadores! Desde ese entonces, nuestro viaje se caracterizó por el despliegue de ropa interior secándose, dondequiera que fuese (percheros, canilla de la ducha, costado de la cama, barral de la cortina, clavito en la pared, etc; realmente era difícil conseguir 5 lugares originales todos los días, jajaj). 

Comenzamos a constatar el cumplimiento de la Ley de Murphy; típico caso: al buscar alguna cosa en la mochila, lo más habitual es que esté bien en el fondo, para lo cual hay que revolver absolutamente todo. 

Otro problema con el cual comenzamos a familiarizarnos fue la dudosa potencia de la cadena de los inodoros, que a lo largo del viaje nos generó cierta desconfianza. 

Luego salimos a cenar, brindamos por nuestro viaje y a dormir con la panza llena. Comenzaba la buena vida… 

Día 3 (miércoles 26/3):
A las 8am ya estábamos todas de pie, listas para la excursión a las Ruinas de Quilmes! Lo malo fue que nuestro chofer, el hijo del dueño de la agencia, apenas hablaba. Dos palabras en todo el viaje. Y eso que le tiramos la lengua: 
-De qué vive la gente de Tafí?
-Cuanto sale un terreno por acá?
-Sabés donde vive Palito Ortega?! Etc.
Jiji, se reía. Pero no answer. 

Ascendimos en pronunciado zigzag hasta el Abra del Infiernillo (3042msnm), donde paramos para sacarnos la típica fotito con una llama en un puesto de artesanías y luego comenzamos el descenso. Es impresionante como la vegetación cambia de golpe, y de lo verde de Tafí pasamos a la aridez de la Cuesta de los Cardones, con una vista sublime (sacamos varias fotos con los cardones; auspiciadas por Gillette, para su producto prestobarba woman, ejejej).  

Pasamos por Amaicha del Valle y luego llegamos a las Ruinas. Nuestro chofer nos depositó en la entrada, así que nos “anexamos” a un grupo de turistas que iban con guía. Recorrimos las ruinas y después de hacer una linda escaladita, pudimos admirar la belleza del paisaje desde bien arriba… valió la pena!! Son muy lindas las ruinas. 

Luego fuimos a almorzar a Amaicha del Valle. Nos recomendaron el bar “La Esquina”, medio precario, pero hay que ir para conocer al dueño, el viejo Don Peteniche que es el personaje del lugar. Comimos unos lomitos, mientras Don Peteniche, que es realmente un personaje, puso su disco de rumba en el tocadiscos (sí, auténticas piezas de museo) e hizo una demostración de baile, jjajjajjaja!! Y la verdad que baila mejor que todas nosotras!!!! 

Regresamos al hostel a la tarde y nos fuimos a tomar mate a orillas del río. A la vuelta hicimos compras en el super, y cocinamos en el hostel. Ahí nos hicimos nuestros primeros amigos del viaje: Françoise y un matrimonio de franceses que estaban recorriendo el país.
Alegre charla hasta altas horas de la noche, aprendiendo cultura francesa:
-Es cierto que comen ranas?
-Como se dicen malas palabras en francés?
Nos fuimos a dormir a eso de la medianoche. 

Día 4 (jueves 27/3):

Nos levantamos a las 7:30 y desayunamos con el reciclaje de las bandejas del micro que todavía llevábamos con nosotras (pepas y alfajores aplastados, para comer con cuchara, no tirábamos nada, esencia misma del turismo-ratón, jajaja).

Juntamos nuestras cosas y nos tomamos el micro rumbo a Cafayate (4hs de viaje, $26). Espaldas reventadas gracias a las mochilas. Hicimos el mismo camino que el día anterior, pero en vez de desviar para las ruinas de Quilmes, seguimos viaje hacia el norte por la famosa ruta 40.

Llegamos a Cafayate, dejamos las cosas en el hostel Ruta 40 (muy bueno, $27 la noche, con desayuno); almorzamos en un barcito frente a la plaza principal y esa tarde hicimos la excursión a la famosa Quebrada de Cafayate ($40 c/u). 

Es una excursión de medio día; y el mejor momento para hacerla es, justamente, después del mediodía, porque los colores van cambiando a medida que cae la tarde. Nosotros arrancamos a eso de las 14hs, así que la hicimos bien. La ruta está en muy buen estado y el camino es bastante sinuoso… y bue, los paisajes son espectaculares realmente.

Vas pasando por las distintas formaciones: los Castillos, La Yesera, El Fraile, El Sapo, la Ventana, el Obelisco, El Anfiteatro y finalmente La Garganta del Diablo; obviamente sacando 500 fotos en cada parada (la paciencia del guía) y potreando por todos lados. 

A la vuelta dejamos reservadas las excursiones para el día siguiente (a la mañana Río Colorado, a la tarde viaje a Cachi). Esa noche fideos con salsa en el lindo patiecito del hostel, en alegre compañía de otros mochileros. Y entre cerveza y charla, nos fuimos a dormir a la 1am. 

Día 5 (viernes 28/3):
A las 8:30 nos esperaban en la agencia para la excursión al Río Colorado ($25 c/u). Nos llevaron en remis hasta la entrada y ahí arrancamos la marcha.

Al principio parecía un camino sencillo, luego nos fuimos percatando que no era tan así: había que escalar y agarrarse fuerte de las piedras (y de la mano de Fernando, nuestro guía, en algunos tramos complicados). Yo estaba fascinada con el paseo. Mojándonos las zapatillas un par de veces, subiendo y bajando cerritos, con algunos golpes, raspones y hasta resbalones; finalmente llegamos a cada una de las 3 cascadas sobre el río, una más linda que la otra.

Es un paseo muy lindo, a mí me encantó; inclusive hay una cuarta cascada más adelante, pero teníamos que regresar porque a la tarde seguíamos viaje. 

Así que regresamos al mediodía, buscamos los bolsos del hostel, compramos sándwiches para el viaje y nos subimos a la 4x4 de la agencia, rumbo a Cachi.  

Pero eso es capítulo que viene. Nos acompañan?

Tips:

Recomendación: NO DESESPERARSE COMPRANDO COSAS DESDE EL PRINCIPIO DEL VIAJE, porque los precios bajan muchísimo más adelante. Por ej, en La Quiaca conseguís las mismísimas cosas que venís viendo desde Tafí del Valle, pero a 1/3 de precio, verídico!

En Tafí del Valle, Argentina

En Cafayate hay por lo menos 3 agencias importantes que hacen los circuitos, todas frente a la plaza principal. Averiguen bien antes de señar las excursiones, porque cuando fuimos nosotras, las agencias estaban PELEADAS A MUERTE entre ellas y nos ofrecían precios más bajos a medida que averiguábamos...

En Tafí del Valle, Argentina


Publicado
Modificado
Leído 8229 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1 3 4 5
 
 


 

La típica fotito con la llama...

   

Capítulos de este diario