Fiji: el tesoro del pacífico sur

Escribe: Merlinna
Hoy se la conoce como una tranquila y soleada nación del Pacífico, pero Fiji una vez fue conocida como "Las Islas de los Caníbales" y se creía que su gente era feroz y hostil. Fiji tiene una historia única en el Océano Pacífico y hoy es una interesante mezcla de influencias de la Melanesia, Polinesia, Micronesia, India, China y Europa.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1 3 4 5 6 7

Fiji: el tesoro del pacífico sur

Suva, Fiyi — martes, 5 de abril de 2005

Los viajeros están regresando a Fiji luego de la inestabilidad vivida en los años ochenta, lo que es muy bueno. Fiji es bella, tiene un clima tropical muy agradable, el buceo o el snorkelling son superlativos y hay excelentes instalaciones para el turismo.
   
Las Islas Fiji se encuentran en el Pacífico Suroccidental, entre la línea del Ecuador y el Trópico de Capricornio. Los límites territoriales de Fiji ocupan más de 1,3 kilómetros cuadrados, pero sólo el 1,5% de esa superficie no está cubierta por las aguas del océano.

El archipiélago comprende más de 300 islas, cuyo tamaño oscila entre 10,390 kilómetros cuadrados (la isla Viti Levu, que quiere decir Gran Fiji y en la que está el pico más alto del país, 323 metros) y unos pocos metros. La segunda isla es Vanua Levu (tierra grande) con 5.538 kilómetros y el pico Nasorolevu (1.032 metros). El estrecho de Somosomo separa Vanua Levu de la tercera isla en cuanto a tamaño, Taveuni. Sólo un tercio de las islas del archipiélago están habitadas, debido al aislamiento y a la falta de agua potable.

La mayoría de las islas Fiji forman parte de una plataforma submarina con forma de herradura. Las islas más grandes, Viti Levu y Vanua Levu, están en el extremo más amplio, en el noroeste de dicha plataforma. El brazo oriental de ésta se extiende 500 kilómetros hacia el sur. Toda la plataforma está escorada hacia el este, por lo que en el extremo sur oriental las aguas son más profundas. La isla más grande, Viti Levu, en la que se encuentra la capital, Suva, se caracteriza por sus montañas volcánicas formadas por el empuje vertical de las masas de magma desde debajo de la plataforma. La erosión ha formado deltas como el del río Rewa, cerca de la capital, y las colinas de arena de Kulukulu, cerca de Sigatoga.

Como en otros archipiélagos del Pacífico sur, la cultura Lapita fue la primera en habitar las islas hacia el año 1500 a. de C. Aparentemente, estas gentes vivieron en paz hasta que sobre el año 500 a. de C. la presión demográfica provocó la inestabilidad en las islas del Pacífico, dando lugar a movimientos de población y originando el canibalismo.
En torno al siglo XI, Tonganos y Samoanos invadieron parte las islas Fiji desde el este, lo que causó la organización de las poblaciones en recintos fortificados.

La cultura viti, como se conoce a la forma de vida de las islas Fiji, nunca tuvo una organización centralizada y los enfrentamientos entre los poblados y las gentes de las diversas islas era continua.
Los europeos llegaron a este escenario en el siglo XVII, en concreto en el año 1643, cuando Abel Tasman las avistó en un viaje de la Compañía Holandesa de las Indias. Sin encontrar nada de interés a parte de una difícil barrera de arrecifes, dejó atrás las islas y no volvió a haber presencia europea hasta más de un siglo después.

El capitán James Cook había sido avisado en Tonga de la ferocidad y el canibalismo de la población de Fiji, pero aún así llevó a cabo una breve exploración de la isla de Vatoa, al sur de las Lau. La fama de Fiji como lugar habitado por feroces caníbales apartó a los navegantes de la zona por unos cuantos años, hasta que William Bligh hizo una expedición más a fondo (años 1789 y 1792) en la cual consiguió atravesar parte del archipiélago sin incidentes, a parte de algún encontronazo con canoas de guerreros indígenas.

Fiji fue el centro del comercio en el Pacífico Sur durante el Siglo XIX, y los británicos la reclamaron como colonia en 1874. Durante un siglo o más Fiji permaneció bajo control colonial británico, se trajeron más de 10.000 trabajadores hindúes para trabajar en las plantaciones de azúcar. De todas maneras los aborígenes de Fiji se las arreglaron para mantener su cultura, ritos y practicas como mekes (danzas narrativas), bure (construcción de casas), kava (ceremonias), masi (confección de ropa) y vajilla.

Cultura

Los nativos de Fiji practican aún el artesanado y las artes tradicionales, algunos han resistido al impacto destructivo de la influencia occidental y la inexorable compañía de los misioneros cristianos, otros han sido modificados y embellecidos para satisfacer las demandas del turismo. La danza está aún vigente en Fiji y las actuaciones narrativas meke descansan en fuertes tradiciones que se transmiten oralmente. Estas danzas pasan de generación en generación y se dice que los cuerpos danzantes toman los espíritus del otro mundo. Los mekes acompañan eventos especiales como nacimientos, muertes, llamados a la guerra, casamientos e intercambios de propiedades. En tiempos de guerra los hombres fabrican cibis con lanzas y garrotes, mientras que las mujeres realizan danzas deles o wates que humillan sexualmente a los enemigos cautivos. Las danzas tradicionales todavía se enseñan en las comunidades hindúes.

Los misioneros trajeron himnos y coros a Fiji y los cantos de las iglesias locales son realmente encantadores Fiji es famosa por la porcelana de Lapita, desde que su gente comenzó a comerciar estos productos en el Pacífico Sur hace miles de años. Los trabajos en madera siguen siendo importantes, probablemente esto sea consecuencia de la demanda de souvenirs por parte de los turistas. Estas tallas incluyen lanzas de guerra, armas, tenedores caníbales. Bols para beber o tanoas, son utilizados diariamente en los hogares fijianos. Las maderas talladas en áreas de influencia polinesia (desde Tonga y Samoa) están cubiertas en su interior con caracoles y huesos.

La corteza, llamada en Fiji "masi", fue tradicionalmente trabajada en el Pacífico como tela de corteza y conocida con el nombre de "tapa". Las túnicas ceremoniales, las pretinas y los turbantes eran antiguamente hechos con masi y la tela era decorada con motivos simbólicos en ocre y negro. La tela es elaborada con la corteza del árbol de mora, siendo su producción muy trabajosa. Tradicionalmente grandes telas masi decoradas eran usadas como ofrendas matrimoniales y se asociaba a sus dueños a mucho prestigio. El tejido de las hojas de pandanus en esterillas y canastos también tiene una larga tradición. En las aldeas las niñas aún aprenden a elaborar artesanías y existen todo tipo de variaciones de estilo y color (que hacían por ejemplo rasqueteando las hojas, enterrándolas en barro e hirviéndolas con otras plantas). Los bordes de las carpetas de padanus eran decoradas con plumas de loros, pero actualmente son usadas lanas de colores.

Eventos

En Fiji el año nuevo se celebra con gusto y los festejos suelen durar una semana (hasta inclusive un mes) en algunas aldeas. En febrero o marzo se celebra el Hindu Holi (Festival de Colores) en el que la gente se arroja chorros de agua de colores. Ram Naumi (Nacimiento del Señor Rama) es un festival hindú que se lleva a cabo en marzo o abril , e incluye un festival religioso y una fiesta en las costas de la Bahía de Suva.

Durante el mes de mayo la nación le rinde homenaje a Ratu Sir Lala Sukuna con un feriado nacional. Este hombre es considerado el más grande estadista de Fiji, intelectual, soldado y alto jefe, por lo tanto su día es celebrado con muestras culturales y juegos regionales. El Día de la Constitución y el cumpleaños del profeta Mohammed se festejan en el mes de julio.

El Festival del Azúcar se celebra en septiembre en Lautoka, y el Día de Fiji (Día de la Independencia) a comienzos de octubre . Durante octubre o noviembre los hindúes festejan el Festival Diwali o Festival de las Luces. Adoran a Lakshmi, el dios de la riqueza y la prosperidad, decorando sus casas y estableciendo sus asuntos laborales.



Las Tierras Altas De Nausori

Al este de Nadi, en el interior de la isla Viti Levu, se encuentran los fantásticos paisajes y las remotas villas serranas de Nausori. La villa de Navala es la más pintoresca de todo Fiji. Mientras la mayoría de las aldeas de Fiji tienen preferencia por las construcciones prefabricadas de concreto y de hierro corrugado, casi todas las casas de Navala son construcciones tradicionales localizadas alrededor de avenidas con un paseo central que lleva hasta el río. No reciben a muchos visitantes aquí, aunque es de cortesía pedir ver al jefe de la aldea y luego preguntarle si no existe problema alguno para recorrer el lugar y pedirle permiso para tomar algunas fotos. El domingo no es un buen día para llegar de visita porque es día de culto y día de descanso para disfrutar en familia. La aldea de Bukuya está un poco más al oeste y también es digna de ser visitada. En estas aldeas existen simples y sencillas facilidades de alojamiento, pero es fundamental cuidar los modales.

El Grupo Lau

A mitad de camino entre las principales islas de Fiji hacia el oeste y el Reino de Tonga, se encuentra el grupo de islas Lau, compuesto de pequeñas manchas en el mar. Dada su proximidad a Tonga poseen un fuerte aroma polinesio. Los vientos del sudeste hacen que sea fácil navegar desde Tonga a Fiji, pero más difícil regresar. La influencia de Tonga se expresa en nombres, lengua, comida, decoración, arquitectura.
Vanuabalavu es la mayor de las islas norte de Lau y cuenta con un mercado y una pista de aterrizaje, siendo lo más cercano al centro, la aldea de Lomaloma la cual cuenta con una casa de huéspedes. Se necesita el permiso del ministro de Asuntos Extranjeros en Suva para visitar Vanuabalavu. El buceo es excelente y se pueden contratar paquetes. También hay un mercado en la isla Kiabu quien comparte un arrecife con la isla vecina de Yacata.

Kiabu es una isla privada que provee facilidades y alojamiento hasta para un máximo de seis invitados, entre las actividades que ofrece se encuentran el wind surf, navegación en velero, trekking y la exploración de cuevas. Las islas sur de Lau están dominadas por Lakeba. Este fue un tradicional lugar de encuentro entre los habitantes de Tonga y Fiji, y era frecuentemente visitado por los europeos antes de que se estableciera Levuka. Las islas tienen varias cuevas, incluyendo Oso Nabukete que se traduce como "demasiado angosto para mujeres embarazadas". El cuartel general provincial del grupo de islas Lau esta en Tubou, en el extremo sur de la isla. También encontramos una oficina de correo, un hospital, teléfono, cambio y una barata y económica casa de huéspedes del gobierno. El poderoso jefe tonga Elene Ma'afu está enterrado aquí ya que es el hijo favorito de Fiji Ratu Sir Lala Sukuna, el primer fijiano en recibir un título de grado universitario en el exterior.

Tips:

La temperatura en las islas Fiji se mantiene durante todo el año entre los 20 y los 30ºC. Los meses menos lluviosos son junio, julio, agosto y septiembre. De todas formas, el clima varía de unas islas a otras, no sólo por su ubicación sino también por su relieve. Las islas pequeñas suelen disfrutar de un clima más suave. De noviembre a abril son más probables los temidos ciclones que, periódicamente, asolan la zona. Se originan a causa de las bajas presiones próximas al Ecuador. Entre diez y doce ciclones han pasado por las islas Fiji a lo largo de una década, pero sólo dos o tres han sido severos.

En Suva, Fiyi

La moneda de Fiji es el dólar de Fiji. Si conseguimos apartarnos un poco de los lugares eminentemente turísticos, no tenemos por qué gastar demasiado dinero. Es bueno dejarse aconsejar por los fijianos. No tendremos problemas para usar tarjetas de crédito o cheques de viaje, pero si vamos a visitar islas lejanas, es mejor proveerse de dinero en efectivo suficiente antes de emprender el viaje.

En Suva, Fiyi

La mejor manera de llegar a Fiji es usar un Round the World Ticket (billete de vuelta al mundo), haciendo escala en Estados Unidos y Australia o Nueva Zelanda. Las tarifas más baratas las encontraremos en el Reino Unido. También allí se publican los folletos con las mejores ofertas para llegar hasta el Pacífico (STA, Globetrotters Club, etcétera).

En Suva, Fiyi

Existen servicios domésticos operados por la compañía Fiji Air que comunican por vía aérea las islas más importantes varias veces a la semana. El servicio es bastante barato y además existe un bono que permite viajar cuantas veces se quiera durante 30 días. Existen también servicios regulares de autobuses, no sólo dentro de las islas, sino también entre ellas gracias a transbordadores.

En Suva, Fiyi

En Fiji hay buenas conexiones de transporte facilitando el traslado interno en forma económica. Claramente, la manera más costosa de viajar entre las islas es en avión, existiendo varios operadores locales que brindan el servicio a todo el grupo de islas. Aunque si no se tiene tiempo o dinero suficiente, lo mejor será utilizar los ferrys o los pequeños barcos locales.

En Suva, Fiyi

Los ferrys son baratos, con varias frecuencias y confiables, además viajar con la gente local es pintoresco, placentero y una experiencia interesante. Las rutas de los ferrys conectan la mayor parte del área de la costa de Viti Levu y Vanua Levu con las principales islas. También puede alquilar barcos, o utilizar uno de los barcos locales sin horario fijo entre las islas. (Aunque no son recomendados en aguas turbulentas). Las islas más grandes tienen una buena red de colectivos, y en las afueras de la ciudad se puede detener a un colectivo en cualquier sitio. Buses privados viajan entre los mayores centros y los locales paran en todas las aldeas, siendo también esta una forma placentera y pintoresca para conocer las costumbres de la gente local y una efectiva manera de pasear.

En Suva, Fiyi

Los servicios médicos de Fiji son bastantes buenos y existen suficientes ambulatorios y hospitales en los que se nos atenderá por un precio muy razonable. Sin embargo, si estamos en una ciudad, suele resultar mejor acudir a un médico privado, que nos atenderá más rápido y no cobrará mucho más. Excepto después de ciclones o inundaciones, el agua del grifo es bastante buena y se puede beber sin problemas.

En Nadi, Fiyi

Actividades: Fiji se caracteriza por la práctica de actividades al aire libre, aunque algunos visitantes prefieran quedarse tranquilos en una playa disfrutando de un cocktail. Se practica la natación, snorkelling o buceo, y ofrece además excelentes posibilidades para hacer surf, wind surf, navegar y probar el rafting en sus ríos. Hay una gran cantidad de arrecifes coralinos en todas las islas para la practica de buceo y del snorkelling, pero no tan buenas con las rompientes para el surf. Las islas Mamanucas cuentan con algunos resorts dedicados al surf debido a sus buenas olas, aunque se necesita un barco para llegar mar adentro, donde están las rompientes. Se producen algunas buenas rompientes mar adentro en Viti Levu incluyendo aquellas cercanas a Sigatoka y al faro Suva, y mar adentro de la isla Yanuca. En la zona seca se puede andar en bicicleta, hacer trekking y montar a caballo o realizar actividades guiadas como la observación de pájaros o la exploración de sitios arqueológicos. Fiji está bien organizado para recibir a los turistas y cuenta con todo tipo de ofertas para contratar tours de media día, día entero y cursos.

En Nadi, Fiyi

Souvenirs: Fiji es una región libre de impuestos, por lo cual suele ser barato comprar tecnología, especialmente a los comerciantes indios, con los cuales es más que conveniente regatear para conseguir verdaderas gangas. Aunque éstos no están totalmente libres de impuestos, son baratos los objetos de artesanía como las telas de tapa, tallados en madera, cuencos y bastones.

En Nadi, Fiyi

Gastronomía: La alimentación en Fiji se basa en tubérculos variados, frutas, pescado y ocasionalmente cerdo. Son muy típicos los hornos subterráneos, en donde la comida se cocina envuelta en hojas de plátano entre piedras incandescentes. Este sistema se utiliza especialmente para guisos de cerdo o pescado. El resultado es realmente delicioso.

En Nadi, Fiyi


Publicado
Modificado
Leído 39593 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1 3 4 5 6 7
 
 


 

Capítulos de este diario