Arizona: Reservación Indígena de Havasupai

Escribe: Camila_79
Salí del "South Rim" del Gran Cañón poco después de las 7pm, tenía que hacer un camino en carretera de 5 horas hasta llegar a la reservación de los Havasupai, la cual se encuentra al extremo...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Arizona: Reservación Indígena de Havasupai

Supai, Estados Unidos — miércoles, 27 de agosto de 2008

Salí del "South Rim" del Gran Cañón poco después de las 7pm, tenía que hacer un camino en carretera de 5 horas hasta llegar a la reservación de los Havasupai, la cual se encuentra al extremo oeste del gran cañón en Arizona.

No tenía idea de que esperar al entrar en una reservación indígena, ni de las condiciones de la carretera y mucho menos de hacer el camino sola en la noche, pero para poder comenzar la caminata a las 5am era necesario dormir esa noche en el estacionamiento frente a la entrada del camino.

Eran aproximadamente las 11pm cuando veo el letrero de la carretera I-18, y al entrar en ella ya me encontraba en territorio Havasupai.

Todo era una oscuridad total, un silencio y la sensación de que solo nos encontrábamos la carretera, el bosque y yo, pero estaba equivocada, unos pequeños reflejos me hicieron sentir que no estaba sola y eran los ojitos de animales que se campeaban por el camino y me miraban como una intrusa que invadía su territorio, vi venados, renos, vacas, caballos, liebres, ardillas, tuve que hacer varios frenazos para esquivarlos y seguir la carretera con el corazón en la mano y los ojos bien abiertos.

En todo el camino solo me rebasó un auto y no pude creer cuando luego de una hora pensando que mi muerte se acercaba vi el final de la carretera, y a varios autos estacionados, llegué al fin a "Hualapai hill", no lo podía creer, solo quedaba dormir unas 3 o 4 horas y prepararme para comenzar a caminar.

La cantidad de personas que entra diariamente esta limitada y para reservar hay que llamar directamente a la villa, ellos mantienen y manejan el área y son la única tribu del gran cañón que aun se mantiene en el lugar.

Comencé a caminar poco antes de las 5am, lentamente admirando el paisaje, básicamente estaba en el fondo del cañón y la vista era impresionante, su inmensidad, tranquilidad, silencio era increíble.

Caminé durante 3 horas hasta llegar a la villa Supai, la humedad se sentía, los árboles muy verdes y el río nos servía de guía hasta el poblado, un verdadero oasis en el desierto.

Ya dentro de la villa veo las casas muy lindas con antenas de satélite, los lugareños con sus ipods y los jóvenes con camisetas de Bob Marley, la villa es muy linda y sencilla, de camino al campamento se puede ver el helipuerto, la escuela, una cancha de basket, restaurante, correo (es el único lugar en Estados Unidos donde el correo llega en mulas), iglesia y un hotel.

Pago por la entrada ($42 - dos noches + entrada a la villa) me dan un mapa de la villa y los caminos hacia las cascadas y las reglas de comportamiento en la tribu, no se permite tomar bebidas alcohólicas, ni drogas, ni andar topless por el río, si se viola alguna de las leyes expuestas, la persona queda bajo la custodia del jefe de la tribu, yo sigo el camino hasta el campamento ya el cansancio me mataba.

El sonido de la cascada me hace avanzar aun más y al llegar casi muero al verla, la había visto en fotos, era como un sueño, nunca creí que esos colores de las fotos fueran reales, pero estaba ahí admirándolos con mis propios ojos, era real y sería mi hogar por las próximas 2 noches.

Armé mi tienda y luego me fui a "havasu fall" tenía que entrar a esas aguas azules turquesa, el agua estaba algo fría, pero buenísima luego de una caminata y los 95 grados que hacía en el fondo del cañón, luego de unas horas relax caminé aproximadamente media hora más hasta "Mooney falls" otra alucinante cascada donde hay que hacer una bajada algo peligrosa, pero definitivamente vale la pena y el esfuerzo ya que es absolutamente hermosa.

Durante mis dos días en ese lugar me limité a bañarme en esas aguas, descansar, escuchar mis pensamientos, el silencio, leer, hablar sola, comer atún y salmón con pan, hablar por ratitos con mis vecinos que no entendían que hacía yo sola acampando, pero siempre preocupados por mi ofreciéndome comida, agua etc.
En fin me desconecte totalmente del mundo exterior y puedo decir que a partir de esos días comenzaron a cambiar muchas cosas en mi vida.

Para la salida, tenía un dolor de espalda increíble por la mochila y el mal dormir, así que me fui a la villa para ver si podía salir en helicóptero o en mula. Por $85 subí al helicóptero que en menos de 10 minutos me llevó al comienzo del camino y de paso pude ver la belleza del cañón desde el aire.

Ya a la 1pm me encontraba fuera de la reservación y de camino hacia Flagstaff otra vez, me quedaría una noche en el hostel para luego regresar a Tucson, pasar 2 noches y regresarme a mi casita.

Fueron 10 días que sin duda me hicieron crecer mucho, encontrarme un poco a mi misma y probar un poco mis límites, sin dudas Arizona es un estado hermoso que debe ser visitado con calma y con muchos ánimos de aventura.

* Mientras escribo este diario, me entero de la noticia sobre las inundaciones en Havasupai, los sobre 400 miembros de la tribu fueron desalojados junto con sobre 100 campistas. Hasta el momento hay 11 desaparecidos, estos al parecer hacían el camino hacia la villa. Al ver las imágenes de este lugar luego de las inundaciones y escuchar los relatos de las personas que les sorprendió el agua en sus tiendas no pude dejar de pensar que estuve ahí unas semanas antes y que pude ser uno de ellos, aun no se sabe cuando puedan regresar a sus casas ni cuando todo estará listo para recibir a las personas que van tras la belleza de este maravilloso lugar.


Publicado
Modificado
Leído 3531 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario