Dinosaurios en Bolivia

Escribe: zurdao
Las huellas de DinosauriosNuevo descubrimiento en La CalanchaPor Edgar Rada SalasSon las 8.00 a.m. estamos en la Plaza 25 de Mayo de la ciudad de Sucre, la capital de Bolivia a solo un día de...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Dinosaurios en Bolivia

Sucre, Bolivia — martes, 9 de noviembre de 2004

Las huellas de Dinosaurios
Nuevo descubrimiento en La Calancha
Por Edgar Rada Salas

Son las 8.00 a.m. estamos en la Plaza 25 de Mayo de la ciudad de Sucre, la capital de Bolivia a solo un día de las festividades de esta histórica ciudad, hay bastante actividad en este momento, pues dentro de unas horas se celebra el desfile escolar.
Allí en plena Plaza se encuentra el Museo de Historia Nacional y nos espera el Sr. Juan Carlos Daza, presidente de SOCIUPA (Sociedad Científica, Universitaria de Paleontología).
Nos citamos con el, ya que es la persona que conoce exactamente donde se encuentran estas nuevas huellas de dinosaurios.
Al encuentro con el pasado

Compramos algunas galletas y agua natural ya que nos espera una larga caminata, tomamos un taxi con rumbo a la ciudad de Potosí y a solo 3 kilómetros en una región conocida como "El Tejar",doblamos a la derecha y a pocos metros el camino se termina, allí bajamos y empieza la caminata.
Ingresamos a un cañadón con un riachuelo que corre casi por el centro, lo que me llama poderosamente la atención es el piso que es de roca, pero no es liza, se asemeja a una gigante alfombra de un juego de fichas de domino que se habrían caído, parece que estuviéramos caminando en un tablero de domino de gigantes, Juan Carlos, nos explica que son diferentes capas, de varias épocas, que se habrían solidificado durante millones de años, hasta lograr esta extraña forma y nos adelanta que mas adelante, existen inclusive medios círculos, que parecen tallados, sin embargo son naturales y efectivamente, encontramos estas curiosas formas de la naturaleza, nos preguntamos cuantos millones de años habrán transcurrido para que nosotros podamos admirar esta belleza natural.
Obstáculos que guardan un secreto

Después de caminar por un buen rato, en el camino encontramos dos enormes rocas, que nos cierran el paso, aquí el riachuelo se convierte en una especie de yacuzzi natural, se nos presenta una poza de agua, solo nos queda subir por una de las rocas que miden por lo menos unos 4 metros, es liza y esta rodeada de otras rocas filosas, con mucho cuidado subimos para descender resbalando al otro lado.
Nuevamente ingresamos al cañadón y mas adelante se nos presenta a una media curva y a la izquierda aparece ante nuestros ojos una montaña, que desde este lugar podemos apreciar las huellas, todo el sector esta casi totalmente rodeado de pequeños arbustos, que llegan hasta el lugar donde estamos, al acercarnos comprobamos que están totalmente cubiertos de espinas, es como si la naturaleza habría puesto trampas naturales.
En su afán de ocultar antes los ojos del mundo este nuevo yacimiento paleontológico de pisadas de dinosaurios.
Hallazgo espectacular

Rodeamos la enorme montaña y nos aprestamos a subir, por una pendiente muy peligrosa, Juan Carlos inicia la travesía y por un sendero casi imperceptible subimos con dificultad.
Conforme vamos subiendo el cañadón se nos va alejando y vamos observando a lo lejos sembradíos y casitas de campesinos que viven por el lugar, totalmente ajenos al descubrimiento que sucedió hace unos días, cuando el señor Mamerto Betanzos, oriundo del lugar quien caminaba en compañía de sus sobrinos y de casualidad tomo otra ruta a la acostumbrada, descubrió casualmente estas huellas o lo que a el en ese momento le parecieron huellas, este Sr. hacia el recorrido que hicimos nosotros, nada mas que el señor Betanzos, los vio a lo lejos y una vez que hubo retornado a su casita que esta en las inmediaciones de la zona de El Tejar, se fue directamente al Museo de Historia Natural, en la ciudad de Sucre poniéndose en contacto con el Sr. Juan Carlos Daza, Presidente de Sociupa y ambos hicieron una cita para el día siguiente.
Evaluación Científica

El Sr. Daza hizo el levantamiento necesario, llegando hasta medir las huellas y constatar en-situ que estas pertenecían a animales antidiluvianos que vivieron hace 70 millones de años en esta región.
El Sr. Daza, al retornar a Sucre, realizo una Conferencia de Prensa haciendo conocer este hallazgo y organizo una visita al día siguiente con todos los medios de información.
Pisadas casi intactas

Ya arriba del cerro, después de subir con bastante dificultad observamos que existen dos lugares muy cercanos que tienen estas huellas, el Sr. Daza se nos adelanta, mostrándonos primero las que están mas arriba y haciéndonos notar que allí existen 24 huellas ,denomina el lugar como el farallón de arriba, nos recuerda que estamos a 2.877 metros sobre el nivel del mar y el cañadón que desde aquí lo vemos pequeño estamos a unos 700 metros, con dificultad ponemos el pie en un espacio de no mas de 80 centímetros, es decir que tenemos el farallón a la derecha, estamos parados sobre un pequeño espacio de 80 centímetros y tenemos un abismo de 700 metros a la izquierda, es decir que pequeño resbalón nos llevaría nuevamente hasta abajo y la caída podría ser fatal.
En estas condiciones tomamos extrema precaución, tal es así que todos los movimientos que damos, los hacemos con sumo cuidado.
Ahora nos disponemos a sacar fotografías del lugar y filmamos un reportaje que hacemos para una agencia internacional de noticias, como podrán deducir, no solo tenemos que cuidarnos de los peligros constantes, si no cuidar el equipo profesional que llevamos a cuestas.
Notamos que estamos totalmente rasguñados, en los brazos y manos por los arbustos que rodean todo este lugar, pienso si llegáramos a resbalar, tendríamos que sujetarnos enteramente de los arbustos espinosos y esto afianza aun mas nuestras pisadas.
Sauropodos

El Sr. Daza nos explica que las huellas son de sauropodos y las mismas miden hasta 65 centímetros, se calcula que estos animales tendrían una longitud aproximada de 7 metros de cola a cabeza y pesarían alrededor de 10 toneladas.
Después de tomar fotografías y filmar nos disponemos a bajar al farallón de abajo, el camino si así podría llamarse a este pequeño sendero es realmente peligroso, casi resbalando llegamos a este lugar y desde aquí podemos observar muchas pisadas, el Sr. Daza nos aclara que contó 59 huellas, haciendo un total de 83 pisadas de animales prehistóricos en el sector.
Sucre, un nuevo parque del cretácico

Este reciente descubrimiento, confirma la hipótesis de los especialistas de que la ciudad de Sucre se encuentra sobre un yacimiento o parque cretácico de manera de que la ciudad de los cuatro nombres reciba este nuevo denominativo.
Los hallazgos de las huellas de Cal Orko, Maragua y ahora La Calancha hacen suponer que antiguamente esta zona era el lecho de un gigantesco lago o pantanal de agua dulce, donde se concentraban estos animales antidiluvianos y que era su hábitat.
Algún movimiento telúrico o una hecatombe provoco el movimiento de la placa terrestre tal es así, que el lago se desbordo y muchos animales perecieron sepultados por millones de toneladas de roca que ahora en su nueva conformación van mostrando misterios y secretos muy bien conservados y que son objeto de investigación por los científicos.
Nuevo circuito turístico

Tomando en cuenta la cercanía de este nuevo yacimiento paleontológico (a solo 6 kilómetros de la ciudad) al noroeste de la ciudad se abren las mejores perspectivas para desarrollar y promover el turismo, observando y disponiendo estrictas medidas de protección, en la perspectiva de no afectar a las huellas fosilizadas, labor que debe estar a cargo de las instituciones del sector.
Necesariamente se deben instalar carteles de señalización , en la perspectiva de que los visitantes respeten y sobre todo no afecten a la estructura natural del parque.
Edgar Rada Salas es corresponsal de APTN


Publicado
Modificado
Leído 21925 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


Capítulos de este diario

  • 1

    Dinosaurios en Bolivia

    Sucre, Bolivia | 9 de noviembre de 2004