Noruega: la tierra vikinga

Escribe: Imaginante
Gente amable con los pies en la tierra, escenarios únicos, noches de verano tan brillantes como el día e inviernos frescos, luminosos y nevados hacen de Noruega un país muy especial. País de gente cálida y hospitalaria. Excitantes encuentros con un país único. Un pueblo orgulloso de sus ricas tradiciones y que explora de manera audaz las nuevas ideas y corrientes. Un país tolerante con todo tipo de opiniones, estilos de vida y culturas que le da la bienvenida con los brazos abiertos.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1 3 4 5

Noruega: la tierra vikinga

Stavanger, Noruega — martes, 23 de marzo de 2004

Noruega pertenece a la península escandinava. Sus 386 958 Km2 se extienden a lo largo de una cadena montañosa que cubre dos tercios del país. Al este, su más larga frontera la une a Suecia. Más al norte, limita con Finlandia y, a lo largo de algunos kilómetros, con Rusia. En los otros puntos cardinales, el país está rodeado por agua: El Mar de Barents al norte, el Mar de Noruega y el océano Atlántico al oeste. Es allí donde se formaron estas maravillas geológicas que son los fiordos.

Más al norte, ante la costa abrupta se despliega un ramillete de islas de gran belleza: las Vesterålen y las Lofoten. Y al sur, el Mar del Norte viene a besar pintorescas aldeas bordeadas por playas. A lo largo de los casi 2 500 Km que van desde Kristiansand, al sur, hasta el Cabo Norte la fauna, la flora y los paisajes van cambiando constantemente. Mucho más allá del Cabo Norte, el archipiélago noruego de Svalbard se extiende hasta los 81° de latitud, a sólo 900 Km del Polo Norte. Su isla principal, Spitsbergen, constituye el punto más septentrional del mundo visitado por turistas con regularidad. No lejos, podrá llegar hasta los bancos de hielo.

El territorio, eminentemente verde, está salpicado por 150.000 lagos, como el Mjosa. Los ríos principales son el Glama, el Dramselva, el Lagen y el Tana.
Los primeros pobladores llegaron a Noruega hace 8.000 a.C, tras la retirada de los hielos. La pesca y la caza de renos constituían su sustento.

En el siglo VIII de nuestra comenzó el apogeo de los vikingos ('hombres del norte'). A bordo de sus velocísimos drakkars, un tipo de embarcación, llegaron a las costas de Inglaterra, Escocia, Irlanda, norte de Europa o Islandia. En muchos de estos lugares se asentaron comunidades vikingas. Erik el Rojo arribó a Groenlandia en el 982, y su hijo Leif Ericsson llegó a América en el 1001. También hay constancia de barcos vikingos que remontaron el Guadalquivir hasta Sevilla y que arribaron a Sicilia. Su paganismo no les impedía atacar monasterios y la población temía sus fieros ataques.

Este pueblo no sólo se dedicaba a la guerra, sino que también mantenían relaciones comerciales y eran muy habilidosos artesanos, especialmente en la metalurgia y la orfebrería.

Hacia el siglo X el rey Harald unificó el país y se convirtió en su primer soberano, lo que redujo notablemente las incursiones en territorios extranjeros, ya que los intereses se centraron en mantener el orden y la estabilidad interna. El rey Olav Tryggvason se convirtió al cristianismo a finales del siglo X, siendo seguido por su pueblo poco después. El fin de la época de esplendor llegó en 1066, cuando el soberano Harold Hardrada fue muerto en Inglaterra en una de las batallas entre los distintos aspirantes al trono inglés.

En 1397 Noruega pasó a pertenecer a la corona danesa, una unión que se prolongaría durante cuatro siglos, hasta que el territorio noruego pasó a formar parte de Suecia en 1814, año en que los noruegos proclamaron una propia Constitución. Los movimientos nacionalistas noruegos dieron su fruto en 1905, cuando obtuvo la independencia.
Noruega se declaró neutral en ambas guerras mundiales. No obstante, los nazis invadieron el país de 1940 a 1945. El rey y la reina se negaron a reconocer el poder impuesto y durante cinco años el gobierno real noruego, exiliado en Londres, apoyó la resistencia noruega del Frente de la Patria.

Desde que en la década de los sesenta se descubrieron yacimientos de hidrocarburos en el Mar del Norte, la renta nacional per cápita es una de las más altas del mundo. La pesca, la industria maderera, las minas, la marina mercante y el turismo desempeñan también un papel importante en la economía del país.

Casi siempre se piensa en Noruega como un país frío, con nieve y osos polares en las calles. Sin embargo, aunque Noruega está situada en la parte más septentrional de Europa, las temperaturas en verano llegan a superar los 25 grados Centígrados. Y aunque bien es verdad que se puede ver osos polares en territorio noruego, para ello sería necesario viajar hasta el archipiélago de Spitsbergen, que se encuentra al norte del país, cerca del Polo Norte.

Otras de las historias que se cuentan sobre Noruega se ajustan a la realidad: los vikingos, los antepasados guerreros de los actuales noruegos, saquearon Europa durante el siglo X y los tesoros que se llevaron en sus barcos todavía hoy se siguen encontrando en excavaciones arqueológicas.
Entre los noruegos famosos encontramos el pintor Edvard Munch y el escritor Henrik Ibsen. Y entre los artistas contemporáneos más conocidos se encuentran la actriz y directora Liv Ullmann y el científico y explorador Thor Heyerdahl.

Considerado uno de los países de tradición marítima más importantes del mundo, también se asocia a Noruega con el pescado. No hay muchos lugares en el mundo donde se pueda comer alimentos del mar tan buenos como los que pueden encontrar en la mayoría de las ciudades costeras noruegas. Los deportes de invierno son otra de las áreas donde los noruegos se destacan, y de hecho se dice que los niños ya nacen con los esquís puestos. Los noruegos están muy orgullosos de las numerosas medallas olímpicas que han conseguido en esquí.

Pero la razón por la cual más se conoce Noruega, y que hace que viajen al país gentes de todo el mundo, es su magnífico paisaje: cascadas de agua, montañas, fiordos, glaciares e islas. ¿Y ha oído hablar de los trolls? Es la naturaleza misma la que se ha encargado de crear los mitos y leyendas sobre los trolls y sobre otras criaturas míticas que vivían en las montañas solitarias y en los bosques salvajes.

La extrema belleza de una naturaleza inhóspita. Tierra yerma y glaciar, con fiordos entre altos picos nevados. En esas costas agrietadas por rías o viks habitaban los vikingos y habitan hoy sus descendientes, que siguen siendo tan duros navegantes y tan empecinados pescadores como aquellos míticos hombres del país del sol de medianoche.

Vikingo significa habitante de un vik..., una bahía o ría. Pero la traducción es demasiado suave. Los viks son cortes inesperados en montañas casi verticales; las casas solariegas, parches verde esmeralda acurrucados en las grietas del fiordo entre altos picos cubiertos de nieve. Vistos desde el aire, los hombres de los viks parecen habitantes de un paisaje lunar medio sumergido en el mar; tierra yerma y glaciar, con dedos dentados profundamente extendidos en las aguas árticas, dejando caer de entre ellos unas islas rocosas, como gotas de plomo fundido y congelado. Sin embargo, es un país de ensueño.

Los hombres de los viks, originalmente teutones procedentes de Asia, estaban en Noruega casi desde antes de que se retirara el hielo glaciar. Mucho antes de que naciera Cristo, la tierra del Sol de Medianoche era ya una leyenda; Homero había oído hablar de ella y Herodoto habló en sus escritos de una gente que dormía seis meses al año, como los osos. Buscando la ballena y la foca (cuya piel se empleaba como cuerdas de barco) y al tener que cruzar el Folda (una parte del Lead de cuarenta millas de extensión, donde la fuerza de las borrascas del mar del Norte ha sido tan efectiva como un telón de acero, separando Noruega del Norte de la del Sur), los coracles pesqueros sufrieron un cambio marítimo y emergieron en forma de barcos.

Había nacido el vikingo, tal como lo conocemos: comerciante, explorador, merodeador y poblador.

Ohthere, un comerciante que iba a Inglaterra con pieles, colmillos de foca, cuerdas y plumón de aerfugl, el ganso del Norte, contó a Alfredo el Grande un viaje que había hecho hacia Oriente, al Mar Blanco de Rusia. Eso ocurrió en el año 875. Pero ya sus barcos habían ido más lejos, a través del océano, para establecer colonias en Islandia y Groenlandia. Estaban en América, llamada Vinland a causa de las uvas, cinco siglos antes de que llegara Colón.

Pese a su reputación de bandidos y navegantes, eran y son todavía pescadores. Las aguas tibias del Gulf Stream les traen una cosecha de plata. Oksfjord, tan típico con sus millares de pequeños vaags o muelles, visto a las dos de la mañana con el sol ya alto y resplandeciente en el aire traslúcido; un rastro de humo azulado perdura sobre los cobertizos de los tanques de aceite de las factorías de pescado, ascendiendo verticalmente hacia la masa oscura de una montaña en cuya vertiente se sostienen algunas casas de madera. Y tan sólo el silencio de las montañas, desnudas, requemadas por el hielo, vacían de vida. La quietud del fiordo, la dureza artificial de la luz del sol, tienen un aire glacial.

Røros

Declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Gracias a sus casas de madera, el frío y los cielos plomizos que sobre ella se ciernen, la ciudad tiene un inevitable aire de poblado del Lejano Oeste. Su tradición minera se remonta al siglo XVI, y aunque los yacimientos dejaron de ser explotados en 1989, alberga un impresionante museo de la minería que ha sido galardonado en varias ocasiones.

Akkas

La excursión por un glaciar es una experiencia fascinante: Breheimsenteret en Jostedal y Breporten en Stryn, ubicados en la provincia de Sogn og Fjordane, son especialmente recomendables. Los que deseen saber más sobre glaciares, pueden visitar el Norsk Bremuseum (Museo Glaciológico) en Fjærland. Los glaciares son lugares peligrosos y hay que ir siempre acompañado de un guía experto.

Larvik

El último de los grandes enclaves balleneros. Situado al sur de Oslo, a unos 50 kilómetros de la capital noruega. Dispone de un balneario.

Tromsø


Durante siglos ha sido el punto de partida de las expediciones polares. Amundsen hizo escala allí en muchas ocasiones y a Tromsø llevaron su cuerpo después de que se estrellase en una operación de rescate en 1928. Para conocer más sobre la relación de esta ciudad con el Ártico, es imprescindible la visita al Polarmuseet, que abre hasta las 14 horas en invierno.

Tromsø es la capital del norte de Noruega. Eso, junto a la universidad, la convierte en una ciudad muy animada. Dispone del mayor número de bares y restaurantes por habitante de todo el país. También es la sede de Mack Øl, una excelente cerveza que, además de estar muy buena, es la más septentrional del planeta.

Honningsvåg y el Cabo Norte

El Cabo Norte es la meta de miles de viajeros y esto se está haciendo notar. En el acantilado donde termina el continente se ha construido un centro turístico muy discutido y en verano el tránsito de gentes resta bastante encanto a este lugar mítico.

Lo más recomendable es visitarlo fuera de la temporada alta y cuando existe luz, aunque sólo sean unas pocas horas al día. En invierno la carretera suele estar cortada por la nieve, aunque unos pequeños tractores llevan a los visitantes hasta el Cabo Norte (por encargo y después de pagar un precio astronómico). Sin embargo, no merece la pena visitar el punto más septentrional de Europa en la más absoluta oscuridad.

Honningsvåg es el núcleo urbano más grande de la isla; tiene 2.500 habitantes y se jacta de elaborar la cerveza más norteña del mundo. Para encontrarla, basta con preguntar en el bar junto a la oficina de correos. No se embotella, así que sólo se puede tomar allí, y no está nada mal. A tener en cuenta: en Honningsvåg los bares sólo pueden servir bebidas alcohólicas a partir del mediodía.

Cultura ancestral

En Noruega, la naturaleza y la cultura se unen armoniosamente en todo el país y en lo más profundo de cada familia noruega. De esta unión sacaron su fuerza las obras de Munch, Grieg, Ibsen y Hamsun. Para todos los noruegos es muy importante conservar sus raíces, su patrimonio histórico y cultural.

Las iglesias de madera, joyas de este patrimonio, constituyen los únicos vestigios de la arquitectura religiosa y católica de la Edad Media. En la capital se podrá visitar también una muestra impresionante de la tradición marítima noruega: los drakkares vikingos. Y basta con contemplar a esas familiar que se pasean entre las estatuas del Parque Vigeland de Oslo, o por los numerosos museos de artes y tradiciones populares al aire libre, como Maihaugen en Lillehammer, para comprender que la cultura permanece viva en el corazón de los noruegos.

Noruega

Durante todo el año, las exposiciones y festivales llenan de alegría las diferentes regiones. No hay una ciudad, un lugar que no tenga su celebración. Se continúan las tradiciones como la "pintura con rosa", el trabajo de la madera, de la lana, la creación de joyas de plata, a la vez que se innova en el arte, las técnicas y la arquitectura moderna - buen ejemplo de ello es el pabellón olímpico de Hamar, en forma de drakkar volcado.

Hay que presenciar, al menos una vez en la vida, la fiesta del 17 de mayo para comprender el sentido de la fiesta que anima a este país. En esta fecha, las ciudades y pueblos se llenan de banderas, de mujeres y hombres con trajes folklóricos y de desfiles de niños alegres enarbolando la bandera de su escuela. Todo el país canta, baila, desfila y ofrece el espectáculo del placer de vivir unos con otros.

Noruega es el único país de Europa del Norte donde aún permanecen intactas varias iglesias medievales de madera. Efectivamente, durante la Edad Media, cuando toda Europa se cubría de iglesias de piedra, Noruega, por su parte, utilizaba la madera de sus bosques para edificar las suyas y para construir sus famosos Drakkares. Para sostener el armazón, se erguían gruesas vigas clavadas primero en la tierra y luego en soleras; de ahí el nombre de iglesias de maderos erguidos (en noruego "Stavkirke").

En su mayoría, éstas poseen una magnifica decoración interior y espléndidos ornamentos: portales laboriosamente tallados y cabezas de dragón en el remate de los techos. De las casi 750 iglesias que deben haber existido, hoy sólo quedan unas treinta, de belleza sin par y únicas en el mundo, que no se pueden dejar de visitar. La mayor se encuentra en Heddal, la más famosa en Borgund. Mención especial merece la de Urnes, una de las más antiguas, que data de inicios del siglo XI y que fue declarada por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Para las grandes celebraciones a los noruegos les gusta vestirse con el «bunad», que es el traje nacional. Más que un mero elemento del folclor, esta prenda constituye el verdadero símbolo de una identidad nacional y cultural que los numerosos siglos de dependencia no hicieron más que reforzar.
La importancia que se concede a este traje de fiesta se manifiesta, como en ningún otro momento, durante la fiesta nacional, el 17 de mayo.

El sol de noche

La noche polar en Svalbard comienza el 26 de Octubre y dura hasta el 16 de Febrero. Ahora vemos el fin y esperamos con ilusión tiempos con más luz. La noche polar es una temporada fantástica llena de agradables sensaciones y fascinantes actividades como senderismo y excursiones en la noche polar o visitas a las cuevas.

Los meses de febrero y marzo son la temporada del cambio de luz y, en esta época, con frecuencia se divisa una maravillosa luz rosa lila sobre las blancas montañas. Es la época ideal para disfrutar de una excursión en un trineo de perros o motonieve, visitar una cueva o una cueva de hielo, realizar esquí de fondo, o simplemente disfrutar de la ciudad Longyearbyen. En marzo vuelve la luz del día a Longyearbyen, el 8 de marzo sale por fin el sol y es el Día del Sol. El 19 de abril vuelve a aparecer el Sol de Medianoche!

Festivales y acontecimientos

  • 6 – 13 Marzo Fiesta de la Semana del Sol. Se celebra que el sol vuelve a salir.
  • 1 – 3 abril "The Fifth Drambuie World Ice Golf Championship". Por primera vez en Svalbard.
  • 1 Mayo Maratón de Esquí
  • 12 de Junio Maratón de Spitsbergen (Maratón más septentrional del mundo)

Actividades en todo momento

Noruega ofrece oportunidades para todo el mundo. Es el lugar perfecto para unas vacaciones plenas de actividades. Es el país idóneo para la práctica del esquí, y las condiciones de la nieve son siempre buenas en las montañas durante el invierno. Durante el verano esas mismas montañas se convierten en un paraíso para excursionistas y ciclistas. Se recomienda la estancia en una granja y tomar parte de la vida diaria. Otras actividades interesantes son la caza, la escalada, el golf y la pesca, esta se puede hacer tanto en ríos llenos de salmones como en el mar, donde el bacalao es el pez más común. Imagine unas vacaciones de golf en el norte de Noruega durante el verano, cuando el sol nunca se pone.

Y después de haber probado todas estas actividades, todavía le quedará todo un mundo por explorar. La historia y la cultura noruegas, con sus vikingos, iglesias de madera, fiordos y granjas que datan de la Edad Media, y por supuesto el tradicional modo de vida sami, son dignos de ver y conocer.

Si disfrutas del senderismo ya sea en escarpadas montañas, densos bosques, o por tranquilos caminos y senderos, usted encontrará todas estas posibilidades en Noruega. Existen caminos y senderos bien señalizados en las montañas, los bosques y otros espacios naturales facilitando la ubicación de rutas incluso a los excursionistas menos experimentados.

El paisaje es muy variado al igual que las posibilidades del senderismo, y gracias al derecho de acceso público que existe en Noruega, la mayoría de los lugares están abiertos a la práctica de este deporte. Y si le apetece ver algo más que bosques y montañas, y busca una experiencia totalmente distinta, los paseos por los glaciares le ofrecen una alternativa emocionante. O si lo que prefiere es el excursionismo en un entorno cultural, entonces un sendero natural o un camino para peregrinos podría ser lo que usted esta buscando.

Viaje en tren

Los Ferrocarriles nacionales de Noruega (NS tienen una extensa y muy bien desarrollada red que conecta la región suroeste con el noroeste del país, terminando en la ciudad de Bodø; ubicada en la costa de la provincia de Nordland en el Norte.
NSB también cuenta con la línea llamada "Bergensbanen", que atraviesa el país de este a oeste, cruzando por las montañas desde Oslo hasta Bergen.

Ferrocarriles nacionales de Noruega posee una flota de trenes muy cómodos, que se desplazan a través de mas de 4000 Km de líneas. Casi todas las rutas de NSB recorren majestuosos y cambiantes paisajes que ofrecen al viajero un sin fin de impresionantes escenarios y vistas de una naturaleza virgen entre pueblos, montañas y fiordos. La más famosa de estas líneas es la llamada "Bergen Railway", una ruta que cubre el trayecto de Oslo a Bergen pasando por la meseta montañosa más extensa del norte de Europa, el Hardangervidda, llamada también el techo de Noruega.

Otras líneas espectaculares son: "The Dovre Railway" que va desde Oslo hasta Trondheim en el centro del país. Esta línea ofrece conexiones a otra línea llamada "Rauma Railway", línea que comunica Dombås con Åndalsnes, el pueblo alpino de los fiordos.

Si usted prefiere viajar disfrutando de diferentes paisajes con una luz espectacular y la posibilidad de experimentar el sol de media noche o las auroras boreales, no podrá dejar de viajar al norte en la línea llamada "Northern Railway" que va desde Trondheim hasta Bodø.

Las líneas "The Southern Line", "The Bergen Line", y "The Dovre Line" cubren largas distancias. Los trenes que realizan estas rutas tienen asientos cómodos y ajustables. Los trenes que operan las líneas del norte, "The Northern Line", "The Rauma Line" y "The Rørøs Line", son trenes con una nueva tecnología y un carburante que protege el medio ambiente.

Hay muchas ofertas y descuentos que hacen el viajar en tren por Noruega más fácil y accesible. Los pases llamados "Combination Tours" son viajes de ida y vuelta que se hacen combinando tres medios de transporte: tren, autobús y barco. Estos paquetes combinados ofrecen precios muy especiales. El paquete más popular y reconocido en le mundo entero es el llamado "Norway in a nutshell", un viaje fabuloso que transporta al viajero a través de los más espectaculares paisajes en Noruega incluyendo fiordos, montañas y valles.

Una vuelta en bicicleta

Hay muchos caminos en Noruega aptos para la práctica del ciclismo y se están ampliando constantemente. Se están transformando varias carreteras en carriles de bicicleta, sobre todo en las montañas y a lo largo de los fiordos en la parte oeste del país (Vestlandet).

Se alquilan bicicletas, a menudo, en hoteles y cámpings, También en Oficinas de Turismo locales o tiendas de artículos de deporte y en compañías de bicicletas en las ciudades grandes. La bicicleta puede llevarse en el tren (no expreso). No es obligatorio llevar casco, aunque se recomienda utilizarlo.

Las provincias de Vestfold y Rogaland tienen una red de carriles de bicicleta muy desarrollada. «Las ciudades de las bicicletas» Tønsberg y Sandefjord (en Vestfold) y Sandnes (en Rogaland), están bien preparadas para el ciclismo.

La ruta ciclista de los Trolls, está compuesta por varias rutas de diferentes distancias que se encuentran en la zona de Lillehammer. Allí encontrará rutas de ciclismo en carreteras de montaña que llegan hasta Røros. La carretera Rallarvegen desde Haugastøl en el altiplano Hardangervidda hasta Flåm, al lado de Sognefjorden, es una experiencia maravillosa.

En Lofoten y Vesterålen las carreteras van normalmente bordeando la costa donde hay una naturaleza fantástica.

Y algo para comer


El bacalao y el salmón son siempre exquisitos, así como el rakfisk, plato de trucha fermentada que es una especialidad del Valdres y de los valles del interior. La caballa se puede saborear, durante todo el verano, en la costa sur. El marisco también es frecuente.

Entre los platos más populares podrá disfrutar de los guisos de corderos, las albóndigas y de una gran variedad de salchichas. Tampoco faltará la caza: el alce en el interior del país, el ciervo en oeste y, sobre todo, el reno en el norte.

En otoño, durante la temporada de la caza, podrá deleitarse con las perdices de las nieves, un verdadero manjar.

Y qué decir del queso de cabra marrón, sobre una rebanada de pan con mantequilla o un barquillo, acompañando un café bien caliente.

Los mejores postres noruegos se preparan con los frutos y las bayas que la naturaleza ofrece generosamente en otoño; las molte (zarzamoras árticas), los arándanos y las fresas noruegas.

Finalmente, para aplacar la sed, nada como la cerveza (øl) noruega, sin duda la bebida nacional. Especialmente recomendables son la Hansa, de Bergen, y la Mack, que se elabora en Tromsø y se jacta de ser la cerveza más septentrional del mundo (aunque de un tiempo a esta parte en Honningsvåg, en la isla del Cabo Norte, uno de los bares del pueblo ha batido este récord).

Puede acompañarla con una copita de aquavit, exquisito aguardiente a base de patatas y comino presente en todos los restaurantes (aunque por lo general es importado de Suecia y Dinamarca).

En resumen


Noruega ofrece experiencias gratas las 24 horas del día. Conocerá una cultura rica en costumbres y tradiciones locales. Hay iglesias antiguas de piedra, pueblos medievales, y estupendas delicias culinarias. Iglesias de madera centenarias y granjas llenas de historia. Flores salvajes y aves exóticas. Se encontrará cerca de la herencia natural y cultural del país. Muchos edificios tienen cientos de años y cada región tiene su propio encanto. La hospitalidad noruega le recibirá con los brazos abiertos. Los chefs de cocina locales le ofrecerán sus exquisitas especialidades regionales preparadas con productos frescos cogidos directamente de la despensa de la Madre Naturaleza. Podrá recoger bayas silvestres, beber agua helada de los manantiales, y disfrutar de la vista de renos, alces, osos pardos y zorros. Recargará sus pilas y verá el mundo con otros ojos. Tendrá nuevas perspectivas y se sentirá revitalizado en cuerpo y alma.

Tips:

Gracias a la Corriente del Golfo, Noruega goza de un clima bastante templado en comparación con otros territorios situados en latitudes extremas, como Groenlandia, Siberia, el norte de Canadá o Alaska.

En Oslo, Noruega

Un simple vistazo al mapa es suficiente para comprobar cómo la población de Noruega se concentra principalmente en las costas, ya sea al norte o al sur del país. Precisamente por la cálida corriente que atraviesa el Atlántico desde el Golfo de México los puertos jamás se bloquean por el hielo, excepto en algunos fiordos situados cerca de la frontera rusa (en Kirkernes).

En Oslo, Noruega

Excepto en algunas zonas del interior del país y en el archipiélago de las Svalbard, las bajas temperaturas no justifican en ningún caso el aplazamiento de un viaje, ya que raramente alcanzan niveles dramáticos. Y la gran ventaja es que el calor nunca llega a ser asfixiante, aunque sí permite disfrutar del sol en las terrazas que invaden todas las calles céntricas de las ciudades en cuanto asoma el sol.

En Oslo, Noruega

Por otra parte, el tiempo suele ser variable. En Bergen es cierto el dicho: «Si no te gusta nuestro clima, espera diez minutos». Efectivamente, en un solo día puede caer una tormenta de nieve para después lucir el sol y llover al cabo de un rato.

En Oslo, Noruega

Dinero: La corona noruega (krone) se divide en 100 øre. Circulan monedas de 10 y 50 øres y de 1, 5 y 10 coronas. Hay billetes de 50, 100, 500 y 1000 coronas. Se pueden utilizar cheques de viaje y todas de las tarjetas de crédito y débito internacionales: Access, American Express, Diner´s Club, EuroCard, Mastercard, Visa, etc.

En Oslo, Noruega

Noruega es el mejor país del mundo donde vivir, según varias encuestas. El nivel de vida es, efectivamente, muy alto, así como todos los precios. Son especialmente elevados los del tabaco y las bebidas alcohólicas (sobre todo las de importación, lo que engloba a todos los vinos).

En Oslo, Noruega

En avión: Con relación a su tamaño, Noruega se encuentra excepcionalmente bien comunicada a través de sus vuelos nacionales, con más de 50 aeropuertos. Las tres compañías aéreas que operan a nivel nacional –SAS, Braathens y Widerøe– ofrecen distintas tarifas interesantes (mini-precio, tarifas especiales para familias, cupones de vuelos, etc.). Además, Braathens ofrece un «Visit Norway Pass» y Widerøe, un «Summer Pass».

En Oslo, Noruega

Gardemoen, el aeropuerto de Oslo, se inauguró en octubre 1998 y está ubicado 50 kilómetros al norte de la capital. Hay una red de trenes (22 minutos al centro de Oslo) y autobuses del aeropuerto a todos los destinos (40 minutos al centro de Oslo).

En Oslo, Noruega

Compras: Artesanía; suéteres tejidos a mano; bordados; textiles; platería; cuencos y cucharas de madera; cristal soplado y adornos navideños hechos de paja y virutas de madera son los artículos más frecuentes.

En Oslo, Noruega

Por todas partes encontrará los famosos Trolls (sobre todo en madera), personajes esenciales en la cultura de este país donde las largas jornadas de invierno han propiciado miles de historias de las que son protagonistas.

En Oslo, Noruega

Algunos productos gastronómicos sólo se pueden comprar aquí, no son caros y merecen la pena: carne de reno fresca o ahumada, pasta de caviar, algunos tipos de queso... También es posible comprar carne de ballena, si se tiene curiosidad, e incluso de foca. Aunque en este caso lo más recomendable es probarla in situ en algún restaurante especializado.

En Oslo, Noruega

Idioma: La lengua oficial es el noruego con dos dialectos: bokmål y nynorsk. También hay minorías que hablan sami y finlandés.

En Oslo, Noruega

El horario comercial puede variar de comarca a comarca. En las grandes ciudades el horario comercial es el siguiente: Lunes-miércoles y viernes: 10h00 - 17h00 Jueves: 10h00 - 19h00 Sábado: 10h00 - 15h00 Los supermercados y centros comerciales están abiertos normalmente hasta las 20.00 hrs. Los sábados hasta las 18.00. Las gasolineras suelen estar abiertas hasta las 23.00 horas toda la semana. Recuerde que en los supermercados no se aceptan las tarjetas de crédito extranjera.

En Oslo, Noruega


Publicado
Modificado
Leído 10475 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1 3 4 5
 
 


 

Capítulos de este diario