Desde Sevilla a Croacia

Escribe: tupersonalshopperviajero
Pasando por Besalú, Carcassonne, Génova... y la final del Mundial en Split, Croacia.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 5 Capítulo 7 9 ... 19

Split, diocleciano y los salones miss sixty

Split, Croacia — lunes, 12 de julio de 2010

Esta ciudad croata tiene un sello romano de por vida: el Palacio de Diocleciano, a pesar de que ávaros, bizantinos y venecianos siguieron el rastro de tan notable personaje cuya principal misión era exterminar cristianos.
Tras ser nombrado emperador, en el a. 284, Diocleciano se encargó de reorganizar el extenso Imperio Romano. Cuando se jubiló, el asesino, pero noble, romano se retiró al palacio que encargó construir en la bahía de Split, donde terminó sus días.
El palacio tiene 4 puertas: la de Oro, orientada hacia Salona; la de Latón, que da al puerto; la de hierro, a la que se accede por la del Pueblo; y por último, la de Plata, junto un extenso mercado de frutas, quesos y hierbas.

Solo con pasear por sus extensas calles y mirar sus rincones, zaguanes, callejones que recuerdan a Venecia… es suficiente. Pero no hay que dejar de visitar su Catedral de San Duye que en sus orígenes fue el mausoleo de Dioclesiano, hasta el s.VIII que se retiró el sarcófago del emperador para colocar los restos mortales del santo. Así, la catedral es una pieza de retales o estilos diversos tanto por dentro como por fuera: el altar de San Duye y la sillería del Coro, ambos románicos; columnas romanas y nichos barrocos.
Pero Split tiene otros atractivos, además del Palacio de Dioclesiano, como por ejemplo sus tiendas. En una de la firma Miss Sixty me compré estos zapatos, made in Italy, de piel 100% y rebajadísimos. Unos clásicos salones negros con un punto punk. Ideales para el invierno y justo lo que llevaba tiempo buscando.

En Croacia, me sorprende que las firmas italianas están más baratas que en España y Europa. Probablemente porque buscan introducirse en este mercado de lleno. Con la firma GUESS era lo mismo. Unos precios increíbles incluso en los artículos no rebajados.
Cuando llegó la hora de comer nos paramos en este acogedor restaurante que está en una calle cercana al puerto. El restaurante se te llama como la calle: Sperun, está en la misma acera que la iglesia, y reúne los 3 requisitos: bueno, bonito y barato. Os lo recomiendo plenamente.

Al día siguiente íbamos a coger un catamarán para conocer la isla de Hvar de la que habíamos escuchado maravillas… ya os contaré.
Todas las fotos de este episodio están en mi blog de viajes, moda y tendencias:
http://tupersonalshopperviajero.blogspot.com


Publicado
Modificado
Leído 1507 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 5 Capítulo 7 9 ... 19
 
 


 

Split, Dalmacia, Croacia

   

Capítulos de este diario