Mediterráneo Central: un encuentro de culturas

Escribe: Andante_Alegro
Un crucero por el Mediterráneo Central abarcando España, Malta, Italia y Francia fue realizar el sueño de mi vida. Mar donde dejaron huella romanos, fenicios, etruscos y caballeros medievales. El corazón del Mediterráneo es una tierra asombrosa para descubrir siglos de historia, hermosisimos puertos, monumentos esplendidos, fortalezas, iglesias, joyas arquitectónicas creadas durante siglos por las civilizaciones que florecieron ahí.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 3 Capítulo 5

Sorrento: la península de los acantilados de las sirenas

Sorrento, Italia — miércoles, 6 de agosto de 2008

Llegue a Sorrento desde la Isla de Capri en una pequeña embarcación. Dice la leyenda que Sorrento significa "Sirenas" pues inclusive hay un templo griego dedicados a ellas, único entre los templos griego, también cuentan que cuando Ulises pasó pro ahí pudo escapar de los cantos hechiceros de las sirenas tapándose los oídos con cera y que las sirenas al verse humilladas se convirtieron en los hermosos acantilados de los alrededores.

Según el historiador Diodoro Sículo  Sorrento fue fundada por un hijo que Ulises tuvo con la diosa Cirse que vivía en la isla de Eea cuando el muy infiel andaba buscando los caminos para regresar a Ítaca con su no tan amada Penélope, pues según Homero Ulises vivió con esta diosa-hechicera un romance de un año  y como premio Circe le mostró dos caminos a Ítaca, uno de ellos donde reinaba el rey Eolo; sin embargo otros historiadores dicen que a esta cuidad la fundaron los fenicios. Después en tiempo del imperio romano esta cuidad fue favorecida por su cercanía con Capri, isla donde solían tener sus residencias favoritas los emperadores.

Cuando entras por el puerto lo más impresionante son sus altos acantilados que en la época antigua le sirvió a la cuidad como protección natural y dicen que las calles conservan el trazado romano. Después de la caída del imperio romano, esta cuidad fue dominada por ostrogodos, después por los bizantinos y los lombardos y posteriormente al reino de Sicilia. Sorrento tiene una impresionante vegetación mediterránea, no tan hermosamente usada como en Capri, pero la suficiente para adornar sus avenidas y sus jardines. 

Pasamos a visitar el centro de la cuidad caminando por la Plaza Tasso en homenaje al poeta Torcuato Tasso que nació alló, que esta en una parte plana con trazo ortogonal y ya que andas por ahí puedes visitar en Sorrento: sus murallas del siglo XVI, el Duomo reconstruido  del siglo XV que lo acompaña un insólito campanario de estilo bizantino compuesto por columnas, capiteles y relieves romanos y cuya base original presenta un arco realzado; 

la iglesia de San Francisco de Asís, el museo Correale una villa del 1600 con un espléndido jardín, donde se exponen obras de arte clásicas y medievales, pinturas de la escuela napolitana y colecciones de artes menores;  la Basílica de San Antonio  de estilo barroco, quizás construida en el siglo IX sobre el sepulcro del santo que hoy se encuentra en la cripta y no dejes de disfrutar la hermosa vista del Golfo de Nápoles y poner atención a los hermosos adoquines de sus calles, así como a sus hermosas plantas colmadas de flores y sus callecillas limpias y bien decoradas.

La comida en Sorrento es más barata que en Capri y además excelente por lo que puedes aprovechar para comer; también puedes visitar una tienda de marquetería donde podrías encontrar unas verdaderas obras de arte. Puedes comprar limoncello que es muy famoso en la región, aceite de oliva (el mejor de Italia según muchos) y nueces.

Tips:

Si tienes hambre la comida aquí es deliciosa, de las mejores que comí en Italia. Si te gustan los licores fuertes compra limoncello, pues es de lo mejor, así como sus nuces y aceite de oliva. Si llegas por carretera disfruta de los paisajes hermosos del trayecto de Nápoles a Sorrento lleno de huertos de limón y si llegas por mar disfruta de la vista de sus espectáculares acantilados. Donde veas guías tirísticas en español compralas pues son escasas en nuestro idioma, yo no pude hacerme de una. Disfruta de sus bella vegetación aromática. Si tienes posibilidades compra una pieza de marquetería o una escultura en madera son unas obras de arte. ¡Feliz viaje!

En Sorrento, Italia


Publicado
Modificado
Leído 8167 veces

    Enviar a un amigo

1 2 3 Capítulo 5
 
 


 

Capítulos de este diario