Un oasis de sierras en medio de la llanura pampeana

Escribe: yamila_maga
Sierra de la Ventana es un lugar realmente maravilloso, cercano a la Capital Federal de Argentina, es el marco perfecto de una cadena de sierras bellísimas que te llevan a otros lugares de la Argentina como Córdoba o San Luis. Una gran opción para un fin de semana con feriado puente incluido, o de doble feriado, en su defecto.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1 3 4

El primer día: un paisaje inesperado

Sierra de la Ventana, Argentina — sábado, 18 de febrero de 2012

Tomamos el tren que sale de Constitución hacia Tornquinst el viernes a las 19hs. Una
opción más que barata, con tan solo 76 pesos por persona viajas en un simple pero cómodo pullman que te deja en destino luego de 13 horas de viaje.
Lamentablemente, llegamos en la madrugada del sábado con una tormenta más que copiosa que nos obligó a poner a prueba las camperas impermeables y las fundas de las mochilas.
Para poder llegar al otro lado del pueblo, caminamos 8 cuadras rumbo a la estación de micros, creyendo que era posible tomar algún colectivo a Sierra.
Desolado lugar, al llegar nos encontramos con la mala noticia que el micro que pasa
tiene un horario realmente inconveniente y espaciado, como para pensarlo como opción.
Así que resolvimos que el remis que se había parado en la puerta de la terminal debía ser una opción. Le preguntamos la tarifa y nos dijo que por $120 nos dejaba en destino.
Nos pareció razonable (además de la única opción en las próximas 3 horas), y tomamos el auto. Increíble fue empezar a adentrarnos en el camino y con eso, acercándonos a las sierras que se extendían al costado de la ruta, imponentes y preciosas, aun con poca luz de sol y puro nubarrón en el horizonte.
Llegamos con lluvia también al pueblo de Sierra de la Ventana, y como era aun temprano para el horario que teníamos como entrada a las cabañas que habíamos reservado, le pedimos que nos deje en una Shell que tenía un shop que serviría de desayuno y aguante en la espera.
Sacudimos la lluvia del cuerpo y esperamos el horario correspondiente. La cabaña estaba a pocas cuadras, unas 3 o 4 de allí.
Caminamos por las calles que eran puro barro y agua, para llegar a lo que sería nuestro
hogar en los próximos 4 días.
Las Cabañas del Pehuén eran realmente lindas, super recomendables. Una casa acogible, una linda parrilla daba la bienvenida en el hall de cada cabaña que

 contaba con un lindo living comedor, una cocina completa, y cómodo dormitorio.
Y como extra genial, una hamaca paraguaya que podía colgarse en la galería, para pasar las tardes frescas relajando el cuerpo y la mente.
En otro predio, a escasos metros de allí, estaba la pileta, muy cuidada, un  quincho con libros y juegos, un predio grande para tomar mate o hasta jugarse  un picadito, y una gran cantidad de bicicletas que podían tomarse sin cargo alguno. Una gran elección.

Nos acomodamos y nos encontramos con el dilema, ya que con la lluvia, todo lo que habíamos programado debía ser alterado y repensado. Algo había que sacrificar, y en vistas de que el mal tiempo había sido largo desde la madrugada, entendimos que lo que había que dejar sin hacer era el ascenso al Cerro Tres Picos. Iba a ser realmente difícil que nos entre en los tiempos previstos, sin esa mañana para usar, y con probables imposibilidades para subir cerros frente a lo climático.
La mañana se disponía tranquila, así que aprovechamos para ir hasta el super a provisionarnos de todo comestible necesario para esos días. Un dato importante: en la ciudad están llevando adelante una movida ecológica bastante importante, por lo que no te dan bolsas de plástico en los negocios, así que la cabaña nos proveía de dos sendas bolsas de tela, muy convenientes por cierto.
Primero, antes de cargarnos los brazos de víveres, hicimos una recorrida por la calle principal. Llamativamente, el mal tiempo que parecía ser inagotable, se había ido y ya el sol empezaba a asomar tranquilo. Aprovechamos la caminata y nos dirigimos a la cabaña de información turística que está justo cruzando las vías, yendo por la calle principal.
Sacamos algo de info, y el obligado mapa de la ciudad.
Volvimos ya con la comida comprada, incluido lo necesario para hacer los sándwiches que
serian nuestros almuerzos en los próximos días.
Luego del almuerzo, rumbeamos al centro, y en particular a la estación ferroviaria de Sierra de la Ventana. El tren sigue pasando, pero no lo pudimos tomar porque pasa justo días de la semana que no nos servían para el viaje.
La estación está muy bien cuidada y se pueden tomar unas muy lindas fotos desde allí hacia el puente ferroviario, distante unos 500 metros. 
Luego fuimos caminando por las vías hasta el puente, y bajamos al cruzarlo, por una escalera que te lleva justo a una seudo playita (nada especial, un lugar de donde sacar fotos del puente desde abajo, nada mas), y seguimos camino rumbo al dique.
El dique estaba bastante lleno de gente que nadaba en el agua del rio que allí se estanca. La verdad es que me resultó bastante fea el agua allí. Aun así, había gran cantidad de gente, sobretodo niños, dentro del agua.  
Desde la salida del dique hay un camino que te lleva al Cerro del Amor (también llamado Cerro Ceferino), fuimos hasta allí y empezamos el pequeño ascenso. En
unos 15 minutos estábamos en la cima. Una vista realmente linda del pueblo y los alrededores. Increíble como en tan poco tiempo habíamos ganado tanta altura y podíamos disfrutar de tamaña vista.
Fotos y más fotos para ya emprender el regreso a la cabaña. Desandamos el camino y disfrutamos del final de la tarde descansando para llegar a la noche y comer una pizza en el centro.
No hay gran variedad de lugares donde comer, pero este restaurant que tenía como tema principal las pizzas, hacia unas buenas variedades.
Una recomendación importante, el clima, muy de sierras, cambia bruscamente por la noche, llegando a ser realmente fresco/frio aun cuando el día pudo llegar a los 30 grados. No dejen de llevar algún abrigo aun en pleno verano.

Opiniones:

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Ubicación    
Limpieza    
Precio/calidad    

Cabañas del Pehuen

Alojamiento: Cabaña en Sierra de la Ventana, Argentina

Confortables, con todas las comodidades para grupos de hasta 4 personas, con parrila y hamaca paraguaya incluida, son una gran opcion para la estadia en Sierra. Una excelente pileta y bicicletas a disposicion, completan el combo.

Tipo de viaje: Placer, Escapada, Deportivo | Ideal para: Parejas, Familia con hijos, Con amigos


Publicado
Modificado
Leído 1052 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1 3 4
 
 


 

El pullman del tren que va de Constitucion a Bahia Blanca

   

Capítulos de este diario