El viaje de nuestras vidas: Europa, Europa!!!!!

Escribe: yamila_maga
Este diario en realidad debería haberlo comenzado hace ya dos años, cuando comenzamos a soñar este viaje. Fueron muchas dudas al comienzo, pero finalmente nos embarcamos en la aventura de planificar un gran viaje por el Viejo Continente y sus paisajes que más nos interesan... Los invito a deslumbrarse junto con nosotros. Fui manteniendo día a día la escritura del diario durante el viaje, para poder poner con mayor precisión los datos que puedan servir a los futuros viajeros!

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 27 Capítulo 29 31 ... 37

Día 29: Como en el cuento de Cenicienta, el castillo más encantador

Schwangau, Alemania — viernes, 25 de mayo de 2012

Salimos temprano hacia el castillo de Neuschwainstein, este día estaba destinado a volver a los paisajes naturales y los castillos.

Tomamos el tren desde Munich a Augsburg y de ahí a Fussen. El recorrido fue de 2:30hs aproximadas.

Al llegar a Füssen hay unos micros en la salida del tren que te llevan hasta la villa de Schwangau en unos 10 minutos (el boleto nos salió ida y vuelta a cada uno 2,60 euros). 

Llegamos a la villa y aprovechamos para recorrer mientras llegábamos a la oficina donde venden las entradas a los castillos. Hay dos castillos, uno ahí mismo en la villa y el de Neuschwainstein que está un poco más arriba. Uno puede comprar ambas entradas o una sola, aunque también se podría no comprar ninguna y simplemente visitar el predio, ver los castillos desde afuera. Lo único diferente que uno hace con esa entrada es conocer los interiores del castillo, el resto es igual. A nosotros nos interesaba conocer el de Neuschwainstein (que si les interesa, googleen la historia de su rey loco, que es muy interesante), así que desembolsamos 12 euros por cada entrada. Vienen con un número de tour y un horario en particular, es decir que se debe ser puntual con el ingreso.   

Uno tiene varias opciones para llegar al castillo: caminando unos 50 minutos por el bosque en pendiente, con un micro  o con un carro tirado a caballos. Estas dos últimas opciones igual requieren una  caminata más de 15 minutos.
Te recomiendan además, en los mismos folletos, que uno vaya con ese tiempo contado como para poder llegar a tiempo a la entrada del castillo.

Nosotros tomamos el micro, que nos salió 4 euros la ida y la vuelta de cada uno, y cómo te deja justo en el mirador del puente, aprovechamos para sacar algunas fotos desde allí. Este castillo es el que inspiró a Disney para hacer el de su parque de diversiones en Orlando, el Magic Kingdom, así que pueden tener una idea de lo bonito que es desde lejos.

El puente del mirador está altísimo, uno sube allí y ve todo muuuuy chiquitito abajo, en el rio que siente correr. Aun así, parece seguro, al aguantarse tanta gente encima.
Fuimos para el castillo con algunos minutos de anticipación y esperamos nuestro turno.
La visita al castillo es algo que uno puede no hacer, la verdad. Y esto es por supuesto algo re personal, pero durante el viaje vimos interiores de castillos mucho más impresionantes (como el Frederiksborg) y en este encima que tenés una visita guiada super estructurada y rápida, no podes sacar fotos.

Salimos del castillo y sacamos algunas fotos desde afuera y volvimos al punto del bus, para desviarnos hacia el puente nuevamente. Ya siendo más allá del mediodía, la cantidad de visitantes era importante y el ´puente era una gran muestra. Con un razonamiento muy extraño, la gente se apiñaba en el comienzo del puente y dejaba bastante libre el fondo, que es de donde se obtienen las mejores vistas del castillo.

Pasamos el cuello de botella y sacamos fotos desde el lugar que nos parecía mejor.
Volvimos a la parada y nos tomamos el bus que nos llevó a la villa.

Recorrimos un poco el lago y fuimos hasta el punto panorámico que marca el mapa del lugar. Tuvimos tiempo incluso de meter los pies en el agua.
Fuimos a tomar el colectivo de vuelta a Füssen, teníamos un tren a las 16:04hs y faltaba casi media hora.

Lamentablemente tomamos un bus que primero estuvo más de 5 minutos parado porque tenía que subir un discapacitado en silla de ruedas y no le andaba la rampa y después le agarró un extraño embotellamiento en un pueblo que es super pequeño. Conclusión, llegamos 4 minutos tarde a la estación. Y el próximo tren salía en una hora más.
Habíamos visto de pasada con el bus que Füssen parecía un lindo pueblo, así que aprovechamos el tiempo y fuimos a recorrerlo. Lindo pueblo, nos entretuvimos muy bien esa hora.

Con el tren de las 17hs teníamos 38 minutos de espera en una estación intermedia. Cuando llegamos allí justo había un tren parado que anunciaba salida para Munich, así que nos subimos.

Pero nos encontramos con la sorpresa que en la siguiente estación, todo el mundo se baja y cambia el cartel el tren para anunciar que volvía sobre sus pasos.
No entendíamos bien qué pasaba, hasta que un señor nos dice que teníamos que ir a los buses que estaban en la puerta de la estación, ya que hay desperfectos técnicos en las vías y el tren no puede seguir.

Corrimos a los buses que ya estaban llenos con la gente del tren, y nos llevaron hasta la estación siguiente, donde después de esperar más de 20 minutos, pudimos tomar un tren que ya venía con gente y que iba para Munich.

Volvimos a Munich a las 20hs, super cansados por toda la vuelta que tuvimos que hacer, así que esta vez la noche fue solo baño, cena y a dormir.



Publicado
Modificado
Leído 1404 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 27 Capítulo 29 31 ... 37
 
 


 

En las callecitas de Füssen

   

Capítulos de este diario