Chile

Escribe: dgdb
Nuestro viaje llega a su 5 pais, me temo que fugazmente. A las 08.00 de la mañana ya estábamos desayunando. Como éramos los primeros teníamos a elegir de todo y nos pusimos como señores, ya me olía que hoy no comíamos.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 18 Capítulo 20 22 ... 49

Algarrobo, Valparaiso y Viña del Mar

Santiago de Chile, Chile — lunes, 11 de abril de 2011

El despertador no sonó cuando debía, así que una hora y media perdida. Parece que se ha propuesto no funcionar los días que necesitamos.
 
Para cuando íbamos a salir del alojamiento ya creímos que era demasiado tarde para ir a Valparaíso (que es donde pensábamos pasar hoy el día) por lo que decidimos ir a Algarrobo y conocer el complejo de San Alfonso del Mar, donde si no me equivoco esta la piscina más grande del mundo.
 
Ya hace varios años que recibí un correo con esta como tema y tenía intención de conocerla y a poder ser darme un chapuzón, por lo que teníamos una escapada obligada cuando llegáramos a Santiago.
 
Tomamos el metro de la línea 1 hasta la Universidad de Santiago y ahí mismo está el enlace con la terminal sur de buses. Preguntamos en dos o tres empresas y todas estaban con un precio parecido, así que nos fuimos con Pullman (que era la que primero salía) por 3100 cada uno hasta Algarrobo.
 
Tardamos casi dos horas en llegar y al bajarnos en la terminal, nos informamos y agarramos un micro que por 300 pesos cada uno nos dejó en Bahía Norte, la puerta del complejo. Ya había visto por internet que son apartamentos y que piden unos 100.000 pesos diarios y mínimo 3 noches, o al que le sobre el dinero puede comprar uno por unos 150.000.000 mas unos 200.000 de gastos de mantenimiento al mes. Descartamos rápidamente las dos opciones, pero pensamos que si estábamos ahí podríamos visitar las instalaciones o incluso darnos un chapuzón, aunque hubiera que pagar algo.
 
La realidad fue totalmente diferente a lo que teníamos en cabeza. Resulta que es un condominio mega privado y todas las instalaciones son de uso exclusivo de sus residentes o de los que alquilan. Estuvimos intentando de muchos modos ingresar, pero nada de nada, lo máximo que conseguimos fue pasear hasta la parte trasera y treparnos a un muro para tomar unas fotos y ponernos los dientes largos (y yo todo iluso con el bañador en la mochila). En fin toda la mañana perdida, dinero y ahora la tarde también, porque a ver qué hacemos ya que hoy no abren los museos en Santiago que queríamos visitar y aquí hemos venido exclusivamente a esto. El pueblo tiene pinta de turístico pero hoy parece fantasma, o por no ser temporada o por ser día lunes, así que no hay mucho que hacer aquí.
 
Ya que bañarnos no pudimos al menos paseamos por su perímetro (fuera del recinto, claro) y caminamos de nuevo hasta la terminal, ya que no era mucha distancia y de mientras decidíamos. Al final optamos por acercarnos a Valparaíso, por dar un paseo y conocerlo, pero sí de mañana no nos daría tiempo, ahora menos, por lo menos decir que lo hemos pisado.
 
Allí dimos el alto a otro bus de Pullman que iba en esa dirección (porque no paraban en el terminal) y por 2800 cada uno y una hora y algo de viaje nos presentamos en el destino.
 
Conseguimos un plano de la ciudad en una oficina de la terminal y sin saber donde, salimos a pasear por las calles. Nos habían dicho que esto era pequeño y que se podía visitar e ir caminando hasta Viña del mar. La realidad fue un poco diferente, si lo comparas con Santiago por supuesto que es pequeño, pero aquí hay bastante que ver a primera vista, y lo de caminar hasta Viña lo descartamos. Decidimos tomar un bus después de caminar una hora y algo por las calles y decidir llegar a Viña por no regresar a Santiago sin ver al menos su plaza principal.
 
Pagamos 780 pesos por los dos y nos presentamos en la Plaza Viña. Allá algo parecido a Valparaíso, un paseo por las calles cercanas, Javier alguna foto (yo no tenía ganas ni de sacar la cámara) y poco antes de que se hiciera de noche a la terminal y regresar a Santiago.
 
No puedo decir mucho acerca de estas dos ciudades ya que vimos lo justo o menos, pero si he de decidir (así, a primera vista de lo que vi) creo que me quedo con Viña, me entró más por el ojo.
 
El retorno fue con la empresa cóndor, por otros 3000 por cabeza y alrededor de una hora y media larga. Ya de nuevo en el terminal Sur, averiguamos precios a Mendoza y casi todos rondaban los 13.000 pesos, así que otro dato a tener en cuenta para el dinero que necesitaremos y a salir pitando hacia el hostel, preparar algo de cena y a descansar, que mañana zanjaremos unos asuntos y creo que diremos adiós a Chile ya mismo (puede que no sea definitivo, pero nada es seguro aun).


Publicado
Modificado
Leído 2631 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 18 Capítulo 20 22 ... 49
 
 


Capítulos de este diario