Por qué no Bolivia?

Escribe: Stonero74
Cuando comencé a planificar mi viaje, más de una persona me pregunto: Bolivia??!!. Si, esos caminos son los que siempre había querido recorrer, ir tras los pasos del Che y encontrar, entre sus gentes, las respuestas a algunas de las preguntas que siempre me había hecho y, por que no, ser parte de una realidad latinoamericana que no reniega de sus raíces. Entonces dí mi primer paso ...

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 4 5 6 7 8 Capítulo 10

Ultimo día

Santa Cruz de la Sierra, Bolivia — lunes, 1 de abril de 2013

El viaje desde La Paz duró unas 20 horas y, entre gente que dormía en los pasillos, niños que lloraban y se impacientaban y celulares que regalaban cumbias a máximo volumen sin que nadie mas que sus dueños lo solicitaran, desandamos los caminos que separan las dos ciudades mas grandes y también mas antagónicas de Bolivia, dejando atrás el colorido y el valor de las raíces de La Paz para llegar a la ostentación y la vanguardia de Santa Cruz, separadas inexorablemente por sus contradicciones aunque unidas por la misma bandera.

El camino, vertiginoso y hostil, asciende o desciende (según el punto de partida) cerca de 3500 mts sobre el nivel del mar y uno transita por disímiles paisajes recorriendo los cerca de 900 kms que las separan.

Una vez instalado en Santa Cruz, sabiendo que era mi última noche en Bolivia y, relajado por no sentir ningún síntoma del mal de altura, me dediqué a recorrer un poco la ciudad, sus parques, sus edificios históricos, rodeado por gentes que nada se parecían a las que había conocido en cada pueblo o ciudad donde había parado y que, sin embargo, eran todos habitantes de un mismo suelo.

La noche se adueño del día y con ella supe que el final del viaje se acercaba. Me dispuse a descanzar (hacía un par de días que no me acostaba en una cama) no sin antes hacer un pequeño raconto de los momentos vividos, de los caminos andados.

La experiencia había superado mis expectativas y cada instante vivido estaba grabado en mi memoria, aunque ya mis ganas de seguir no eran mas que mis ganas de volver asi que, lleno de cada una de las cosas que fui a buscar, cargué la mochila sobre mis hombros y emprendí seguro el regreso aunque, también era seguro, ya no era la misma persona de hace unos 5000 kms.



Publicado
Modificado
Leído 509 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 4 5 6 7 8 Capítulo 10
 
 


 

Capítulos de este diario