San Petersburgo no es tan santa

Escribe: alejandrofresser
Es la ciudad símbolo de la Rusia europea. Estimo que es la urbe más hermosa que he visitado (discúlpame París). Realmente este no es un diario para leer. Es un diario para ver porque San Petersburgo se vende por sí sola a través de sus estampas fotográficas. Tiene un encanto arquitectónico aderezado por la fabulosa historia de riquezas, intrigas y maldades de los zares, cuyas acciones hicieron girar bruscamente la historia rusa y del mundo entero.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

San Petersburgo no es tan santa

San Petersburgo, Rusia — domingo, 13 de septiembre de 2009

Es la ciudad símbolo de la Rusia europea. Estimo que es la urbe más hermosa que he visitado (discúlpame París). Realmente este no es un diario para leer. Es un diario para ver porque San Petersburgo se vende por sí sola a través de sus estampas fotográficas. Tiene un encanto arquitectónico aderezado por la fabulosa historia de riquezas, intrigas y maldades de los zares, cuyas acciones hicieron girar bruscamente la historia rusa y del mundo entero. 

Lo primero: pasear por la avenida Nevski repleta de tranvías que le otorgan a la ciudad un aire histórico peculiar. Recta como una flecha, esta larga franja es atravesada por los innumerables canales del río Neva. No en vano a San Petersburgo se le llama la "Venecia del norte". Los vistosos puentes tendidos sobre estas vías fluviales son uno de los principales atractivos. 

En el malecón del canal Griboyédov hay un diamante escondido: "El Salvador sobre la sangre derramada" o iglesia de la Resurrección de Cristo. Una explosión de mosaicos multicolores deja atónitos a los visitantes menos impresionables. Una obra maestra que fue erigida para conmemorar los 26 años de reinado del emperador Alejandro II, quien resulto muerto en el lugar a raíz de un atentado. 

La Nevski desemboca en el rimbombante palacio de Invierno. Es una auténtica joya del barroco ruso situado a orillas del río Neva. El visitante queda maravillado con este recinto de más de mil salones donde los zares vivían rodeados del más exquisito lujo a espaldas de la pobreza paredes afuera. Frente a sus innumerables ventanales estalló en 1905 una protesta popular por la escasez de comida en la ciudad. El último zar ruso, Nicolas II, dio órdenes de disparar a mansalva. Esta actitud tuvo repercusiones insospechadas que finalmente desembocaron en la toma del poder por parte de los bolcheviques y la instauración de un estado comunista bajo la figura de la ahora extinta Unión Soviética. 

La suntuosidad es la reina absoluta en cada rincón del palacio de Invierno. Mármol y oro, mucho oro, envuelven completamente la atmósfera. Actualmente el palacio forma parte, junto a otros conjuntos arquitectónicos de la zona, de El Ermitage: el museo más famoso y espectacular del mundo (lo lamento Louvre). Con sus más de tres millones de piezas, la colección de El Ermitage revisa la historia mundial desde la edad de piedra hasta las últimas manifestaciones plásticas. Es fácil encontrar en sus rincones obras de Leonardo da Vinci, Claude Pierre Auguste Renoir, Monet, Henry Matisse, Pablo Picasso, Paul Gauguin, Vicent van Gogh, Rubens, Paul Cézanne y una infinidad de nombres universales. Un verdadero orgasmo artístico.

Desafiante frente a El Ermitage se levanta la plaza del Palacio que señorea el centro histórico de la ciudad. Es realmente majestuosa. Constituye en mi opinión la corona arquitectónica de la capital norteña de Rusia. Otra experiencia maravillosa es recorrer el malecón del río Neva. La vista de la ciudad es impresionante y cruzando uno de los tantos puentes se puede llegar a la fortaleza de San Pedro y San Pablo, situada en la isla de Zayachiy. Aquí nació la hermosa San Petersburgo, metrópolis que ha cambiado su nombre dos veces a lo largo de su historia: primero Petrogrado, y luego Leningrado durante la oscura época comunista en honor al primer presidente de la antigua Unión Soviética: Vladimir Ilyich Lenin. En esta fortaleza están las tumbas de los principales zares rusos, incluyendo al tristemente célebre Nicolás II y su familia. 

Hay que visitar la catedral de San Isaac. Además de deleitarse con la belleza interior de este sagrado lugar, el visitante disfruta de una vista inigualable de la ciudad desde la cima de su gigantesca cúpula. El turista tampoco puede dejar de visitar Peterhof. Este impresionante palacio, otrora residencia imperial de verano, está rodeado de centenares de jardines y fuentes. Es el palacio más apoteósico que he visto (mis disculpas Versalles). Se llega luego de cruzar en barco toda la bahía de San Petersburgo, y se entra al suntuoso lugar por la fachada norte ubicada frente del golfo de Finlandia. Allí el visitante es recibido por la llamada "Cascada Grande", compuesta por 75 chorros de agua, 241 esculturas doradas y un canal marítimo que le confiere una belleza singular. Destaca su símbolo: Sansón desgarrando las fauces del león.  

En este viaje tuvimos la maravillosa oportunidad de disfrutar a plenitud las noches blancas de San Petersburgo.  Desde finales de mayo hasta principio de julio sucede este fenómeno. En esa época del año el sol nunca acaba de ocultarse ni acaba de salir,  por lo cual la ciudad queda en una penumbra constante, como en un amanecer eterno. Un período ideal para enamorados... o para enamorarse. Muy famosa en esos días es la estampa de los puentes levadizos que hay en la metrópolis. Todos se abren para dar paso a los grandes barcos que circulan por el Neva, mientras miles de turistas apostados en el malecón del río disfrutan el espectáculo. Es curioso ver que los postes de luz de las calles no se encienden nunca, y los restaurantes siguen abiertos en plena luz natural de madrugada. 

Hay otro aspecto de la ciudad que nos llamó profundamente la atención. Esta vez de origen social. En cada calle, cada esquina, estaciones del metro o rincón cualquiera aparecen mercaderes del sexo ofreciendo chicas. El turista que camina recibe como regalo de manera imprevista una guía muy bien elaborada y a full color con fotos sugerentes de mujeres tentadoras, y una tarjeta de presentación finamente decorada con los teléfonos de contacto. Si hubiéramos guardado en la maleta todos los tomos que aceptamos por curiosidad hubiésemos pagado sobreprecio de equipaje. También es común ver carteles en las aceras ofreciendo shows eróticos en restaurantes aparentemente familiares. No juzgo esta situación, simplemente la presento como una realidad de esta urbe maravillosa. 

Siempre San Petersburgo ha estado rodeado por el sórdido ambiente del placer carnal. Para muestra, un botón: Rasputín y su historia. Este monje fue un místico ruso con una gran influencia en los últimos días de la Dinastía Romanov. Tenía fama de sanador mediante el rezo, y fue llamado al palacio de los zares para curar de hemofilia al hijo de Nicolás II. El zarevich efectivamente mejoró, gracias a lo cual poco a poco Rasputín se convirtió en uno de los personajes más influyentes de la corte del zar. Esta influencia sobrepasó su aparente habilidad de sanación para llegar a ser centro de atención de prostitutas e incluso de la esposa de Nicolas II, la zarina Alejandra. Y es que el famoso monje asesinado en meses previos a la revolución rusa guardaba un gran secreto: el tamaño de su pene.  

Cuenta la historia que el 29 de diciembre de 1916 Rasputín fue quemado por un grupo de aristócratas rusos que veían con recelo su relación con la familia real. Como "trofeo" cortaron su pene de 40 centímetros y se lo dieron a una antigua amante del monje. En 1967 se reveló que la "pieza"  había sido cuidadosamente conservada y, luego de una serie de estudios y pruebas de ADN, fue adquirida a un precio de 8 mil dólares por el Museo Erótico de San Petersburgo donde se exhibe actualmente sólo una parte. El resto del pene quedó en el cuerpo del monje cuando lo castraron. 

Como toda ciudad, San Petersburgo tiene sus historias ocultas. Y aunque no es tan santa, tiene muchos devotos. Yo estoy de primero en la lista. 

Alejandro Fresser Greiner

CAMBODIA: www.viajeros.com/diarios/camboya/cambodia-aa-por-que-la-gente-sonrie-tanto
CHINA: www.viajeros.com/diario-2941.html
BEIJING: www.viajeros.com/diario-2900.html
SHANGHAI: www.viajeros.com/diario-3373.html
TAILANDIA: www.viajeros.com/diarios/bangkok/tailandia-o-el-fin-de-un-amor-imposible
LOS ROQUES: www.viajeros.com/diarios/islas-los-roques/los-roques-solo-para-amantes
FINLANDIA: www.viajeros.com/diarios/helsinki/finlandia-no-te-queria-conocer
ROMA: www.viajeros.com/diarios/roma/roma-te-falto-poco-para-no-ser-un-paraiso
ESTONIA: www.viajeros.com/diarios/tallin/estonia-provoca-hacer-el-amor-en-sus-calles
EGIPTO: www.viajeros.com/diario-2857.html
EGIPTO. FOTOS, RELATOS Y CURIOSIDADES: www.viajeros.com/diario-2880.html
LUXOR: www.viajeros.com/diario-3601.html
ALEJANDRIA: www.viajeros.com/diarios/alejandria/alejandria-la-gran-desconocida-de-egipto
MOSCU: www.viajeros.com/diarios/moscu/moscu-se-burla-de-lenin
ISLA DE MARGARITA: www.viajeros.com/diarios/isla-de-margarita/margarita-la-venezolana-mas-consentida
ARUBA: www.viajeros.com/diarios/aruba/aruba-es-para-morirse
MARRAKECH: www.viajeros.com/diarios/marrakech/marrakech-la-encantadora-de-hombres 
RÍO DE JANEIRO: www.viajeros.com/diario-6647.html
CARTAGENA DE INDIAS: www.viajeros.com/diario-3165.html
CARTAGENA. FOTOS, RELATOS Y CURIOSIDADES: www.viajeros.com/diario-3172.html 
MADRID: www.viajeros.com/diarios/madrid/madrid-con-las-manos-en-la-masa 
BARCELONA: www.viajeros.com/diarios/barcelona/barcelona-la-envidia-de-madrid
SANTIAGO DE CHILE: www.viajeros.com/diario-7799.html
PANAMA: www.viajeros.com/diario-3006.html
BOGOTA: www.viajeros.com/diarios/bogota/bogota-mas-venezolana-que-nunca
MEDELLIN: www.viajeros.com/diario-2871.html
SAN ANDRES: www.viajeros.com/diario-3042.html
AUSTRALIA: www.viajeros.com/diario-2886.html
PARIS: www.viajeros.com/diario-3260.html
CUSCO/MACHU PICCHU: www.viajeros.com/diario-2863.html
CHORONI: www.viajeros.com/diarios/choroni/choroni-la-tentacion-de-adan-y-eva-4
BUENOS AIRES: www.viajeros.com/diario-5006.html
MAR DEL PLATA: www.viajeros.com/diarios/mar-del-plata/mar-del-plata-tentacion-para-el-cuerpo-7
URUGUAY: www.viajeros.com/diario-5765.html  
CATARATAS DEL IGUAZU: www.viajeros.com/diario-5220.html
MIS MEJORES PLAYAS: www.viajeros.com/diario-2912.html


Publicado
Modificado
Leído 4141 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario