Costa Rica, ¡PURA VIDA!

Escribe: Viaggiatore
Siempre que viajo, llevo conmigo un pequeño cuaderno que utilizo a modo de diario. Al final del día, me gusta apuntar todo aquello que he visto y vivido. Escribir me ayuda a refrescar la memoria y a describir mis sentimientos. Costa Rica, es un país pequeño, pero repleto de miles de rincones que descubrir, saborear y disfrutar. Sin duda, este ha sido uno de los viajes más espectaculares que he hecho en mi vida, de esos que marcan y dejan huella...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2 4 5 6 7 ... 11

Llegada a San José

San José, Costa Rica — martes, 26 de agosto de 2008

Tras casi 12 horas de vuelo y una parada inesperada en el Aeropuerto de Puerto Plata (nos han comunicado que el avión debía respostar), hemos llegado a Costa Rica.

El retraso del despegue desde Madrid nos ha hecho llegar con bastante retraso a San José y por ello en cuanto llegamos al hotel nos pusimos a descansar.

Me he levantado a las 04:30h de la mañana y he desayunado pan tostado con mantequilla y mermelada, un poco de café, fruta (piña y sandía) y un zumo de naranja. ¡Vaya mezcla!

Después, hemos cogido un autocar para dirigirnos a Tortuguero. Tan sólo llevo en el país unas horas y ya he podido comprobar lo que significa eso de... "Clima Tropical". Nada más salir de hotel, hacia muchísimo frio y estaba nublado. De camino por la autopista de Braulio Carrillo se ha formado una niebla espectacular...Al cabo de un rato, el día se despejó y lucía un sol radiante.

Me he fijado en una planta que inunda las calles de San José, muy pero que muy curiosa. Tiene casi un metro de diámetro y recibe el nombre de "paraguas de pobre". ¡El nombre lo dice todo...!

A medio camino he degustado el plato típico de "gallo pinto", el desayuno típico de los "ticos": huevos revueltos, arroz, frijoles con un acompañamiento de salchichas con salsa inglesa.
En este restaurante había un Mariposarium, que también he tenido la oportunidad de visitar. Una mariposa se posó en la mochila de mi hermana y he tenido la suerte de poder fotografiarla...!

Al llegar a Tortuguero, hemos hecho una visita en una pequeña barca por los canales, donde ya he tenido la oportunidad de ver un perezoso y un mono aullador.
También nos han enseñado una plantación bananera, donde había una gran cantidad de "empacadores" trabajando.

Ahorita (ya se me está contagiando la manera de hablar de los ticos), me encuentro en una pequeña cabaña rodeada de una vegetación espectacular. La vista que tengo es espectacular: los árboles tienen la altura de un edificio de 10 e incluso 11 plantas...

Me cuesta creer que hace unas horas estaba en una gran urbe y ahora me encuentro en medio de la selva. La visión que tengo es idílica; veo lianas que se enredan entre los árboles, vegetación exuberante que lo envuelve todo y sobretodo...El sonido.
Se acabaron los ruidos del tráfico y de la ciudad.  Ahora escucho el canto de unos pájaros que no he visto en mi vida, oigo el sonido del mar (tengo el Mar Caribe a unos metros de la cabaña...) y un ruido muy peculiar que debe emitir algún bichito...


Publicado
Modificado
Leído 3510 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2 4 5 6 7 ... 11
 
 


 

Un descansito...

   

Capítulos de este diario