Mochileando por Argentina. Empezamos por Mendoza

Escribe: Trotador55
Despues de visitar 5 paises en un año y medio, empezamos ahora con el pais de Argentina, la verdad es que ya teniamos ganas de visitar argentina, quizas sea por ser un pais con muchas raices españolas, o por la cantidad de amigos que hemos hecho de este pais, o por la comida que esperamos sea un poco mas parecida a la nuestra. Aqui queremos estar 6 meses y visitar todo el pais, ya veremos como resulta el viaje.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 37 Capítulo 39 41 42 43

San Guillermo. Argentina

San Guillermo, Argentina — sábado, 3 de diciembre de 2011

Hoy hemos decidido que antes de ir a Santa Fe nos desviaremos e iremos a visitar a unos amigos que viven en San Guillermo, no les conocemos personalmente pero nos han estado siguiendo en el blog casi desde el día que salimos de casa hace dos años.
A la una del mediodía salimos con la compañía Expreso Encon y el billete nos ha costado 100 pesos por persona. Hay unos 300 km y se tardara unas 4.30 horas.

El camino hasta allí era bonito pues se veía todos los campos verdes de la soja o floreciendo de los girasoles. Los pueblos por dónde íbamos pasando se les veía muy bien cuidados y al juzgar por las casas y los coches que se veían se nota que esta región es bastante más rica que otras por las que hemos pasado. terminal y allí nos estaban esperando Gabriel y Betty que por alguna razón nada más vernos parecía que ya nos conocíamos de toda la vida.

Nos llevaron a su preciosa casa y allí ya estuvimos hablando por horas hasta la hora de la cena.

Al día siguiente Gabriel nos iba a llevar a ver como son por aquí realmente los campos y los  tambos. El tambo es como en España llamaríamos a una finca donde tienen todas las vacas  y varias construcciones donde se ordeña a los animales, o se mantiene la leche refrigerada, varias viviendas para el personal y los cobertizos para almacenar las cosechas o las maquinarias.

Al día siguiente pasamos casi todo el día con el de un lado a otro y en distintos campos. Con el hemos aprendido muchas cosas, cada vez que nos explicaba cómo se hacían las cosas me recordaba a mis tiempos de joven cuando vivía en plena tierra de campos en (Medina de Rioseco, Valladolid,) allí mi convivencia diaria fue con agricultores o ganaderos.
Él nos contestaba a todas las preguntas que le hacíamos, desde como median la humedad de las tierras, hasta como saben las composiciones de minerales o la falta de ellos, el cómo se hace la nueva siembra que se llama directa y que no hace falta arar ningún terreno, etc. etc.

La verdad que el ser hoy día un agricultor o un ganadero ya no tienen nada que ver como se trabajaba hace 50 años. Hoy en día para ser agricultor ya no vale con mirar al cielo, o salir en procesiones rezando a la virgen para que sea una buena cosecha, hay que estudiar muchos temas y casi todos los que tienen éxito hoy en día salen ya muy preparados de las universidades.

Por esta zona casi todos se dedican a la siembra de la soja, maíz,  trigo,  sorgo, y el girasol, además casi todos tienen tanto cabezas de ganado para el engorde como vacas lecheras, mientras se pueda continuar con la producción de leche toda la zona va bien ya que se emplean a mucha gente y se ve como la economía crece, pero también cualquier variación en los precios del mercado o más imposiciones del gobierno los puede mandar al garete rápidamente.

Esta comunidad (pues no ha llegado a la categoría de pueblo) tiene unas 8.000 personas y se fundó hace 108 años, cuando familias de colonos la mayoría de origen italiano se fueron asentando por aquí.
 
Sobre las 5.30 llegamos a la

Una de las cosas que por aquí no se encontraron fue con asentamientos indígenas y eso facilito mucho los asentamientos, por lo tanto tampoco se ve o hemos oído que aquí se hagan ningún reclamo indígena como en muchos de las otras provincias que hemos visitado.

Estos dos días y medio que hemos pasado con esta familia y sus hijos han sido una maravilla, no solo por habernos venido bien como descanso, sino por la cantidad de atenciones que han tenido con nosotros.

El conocer gente tan sencilla, amable, trabajadora y cariñosa es lo que verdaderamente hace que estés en un país y no le olvides nunca. Betty ha sido como una madre para nosotros, siempre estaba preocupada que no nos faltase de nada, los helados que hemos comido caseros eran una verdadera delicia, nos traía todas las mañanas pastelitos para el desayuno, o cervezas para que David que es al que le gustan se aclarase la garganta.
Solo esperamos poder devolverles tanta hospitalidad y cariños si un día deciden ir por nuestra casa allí en España. (Gracias amigos) sería un honor el poder recibirlos.
Hoy a las 5 de la tarde hemos salido hacia Santa Fe con la compañía Ruta 70 y el billete ha costado 82 pesos, hasta Santa Fe hay unos 250km se espera que tardemos unas 5.30 horas ya que va parando en todos los pueblecitos.

Por todos los que hemos ido pasando me han parecido pueblos y comunas muy bonitas, todo bien cuidado, todo pintadito, y hasta los céspedes de sus calles y veredas bien arreglados.

En una de las paradas que hicimos a mitad de camino un chaval joven de unos 25 años se sentó a mi lado, nada más hizo que sentarse se empezó a rebuscar por los bolsos algo, tanto se movía que le pregunte que le pasaba y me dijo que había perdido el celular, le ayude a buscarle entre los asientos, al ver que no estaba me dijo que se le había dejado en la terminal, yo le dije que le dijera al chofer que llamara a la terminal para que se lo guardaran.

Cuando volvió de hablar con el chofer me dijo que si yo le daba 200 pesos para comprarse otro, ahí ya vi que estaba borracho.

Después de ir de un asiento a otro dando tumbos, decidí que me movería a otro asiento y le dejaría a el que se le pasara la borrachera solo y me dejara en paz.

Cuando me vio que le dejaba, se vino a mi asiento a decirme que le devolviera su teléfono que yo se le había sacado de su bolso, lo que se llevo fue una buena bronca por estúpido.
Cuando ya estábamos a solo 20 minutos de la ciudad de Santa Fe, el autobús pego un frenazo y todos nos sujetamos contra el asiento delantero, a los 3 segundos oímos un fuerte golpe y el autobús paro, alguien dijo que habíamos atropellado a un ciclista.
Casi todos nos bajamos corriendo y algunos nos fuimos hacia atrás a unos 80 metros, allí había un hombre medio desnudo tirado boca abajo, con un corte en su costado derecho, con moratones en su costado izquierdo y sin moverse, yo vi como el hombre de unos 40 años daba algún espasmo pero nadie de los que allí estábamos sabía qué hacer.
Solo pedí que si alguien tenía una sábana o una manta para poder tapar su cuerpo desnudo, un hombre que allí paro con su vehículo le tapo con una hamaca.

Muchos con teléfonos móviles debieron estar llamando a la policía o a los médicos pero nadie hacíamos nada más, fue un mal trago y a mi me vino a la mente lo que mi hijo tuvo que pasar cuando tuvo su accidente hace 10 años, saber que estas a punto de morir y nadie te echa una mano.

Cuando llego la policía tampoco hizo nada, se limitó a mirarle y separarnos a todos, un hombre que por allí se acerco dijo que era medico pero tampoco hizo nada. Cuando llego la ambulancia el hombre ya no respiraba, yo me marche de allí desesperado y me senté al lado del autobús esperando que llegase otro autobús de repuesto que nos dejara en la ciudad.

Sobre las 12 de la noche llegamos a la terminal de Santa Fe, y en el primer hotel que encontramos nos metimos.

Después de tantos miles de km que hemos hecho por las carreteras en estos últimos 7 países, nunca había tenido un viaje como este, y espero no tenerlo nunca más.



Publicado
Modificado
Leído 782 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 37 Capítulo 39 41 42 43
 
 


Capítulos de este diario