Bolivia

Escribe: marcea
Recorrido por Samaipata - Villa Tunari - Cochabamba - Toro Toro - La Paz - Copacabana - Isla del Sol - Sorata - Potosí - Sucre - Salta, en Argentina.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Largo camino para llegar a Samaipata, Bolivia

Samaipata, Bolivia — domingo, 3 de enero de 2010

   Un domingo al atardecer tomamos el avión rumbo a Salta, de allí con combi hasta la terminal de ómnibus.  Poco después de media noche partimos hacia Salvador Mazza o Pocitos. Llegamos al amanecer, cruzamos caminando hasta inmigración boliviana, en Yacuiba. Es una frontera bastante concurrida con largas filas para llenar papeles.  A media mañana partimos desde la terminal de micros hacia Santa Cruz de la Sierra llegando a media tarde.  Partimos casi de inmediato hacia la plaza Oruro que está en el tercer cinturón, desde dónde parten las combis para Samaipata.  Samaipata está a unos 120 Km de Santa Cruz de la Sierra, llegamos a eso de las 22:30 hs y como se podrán imaginar a esas alturas necesitábamos un crayón de tanto estar sentadas.   La combi nos dejó en la plaza principal de Samaipata, antes de que cerrara el almacén pudimos comprar algo para comer y luego buscar albergue. Alguien que encontramos en el almacén nos recomendó un albergue cercano a la plaza y allí fuimos.

En el albergue Paola nos cobraron por una habitación para dos con baño compartido unos 25 Bs a cada una.   Desayunamos temprano y partimos hacia las Ruinas del Fuerte caminando, una pareja de argentinos, un chico francés, Patricia y yo… fuimos llegando en diferentes tandas hasta la cima, dónde están las ruinas. Las Ruinas del Fuerte eran en realidad, un templo y centro ceremonial precolombino, ocupado por distintas civilizaciones preincaicas, incaicas y por último los españoles; cada una construyó sobre la anterior. Cerca del medio día los cinco tomamos un remís desde las ruinas hasta las cascadas que están por la ruta principal casi una hora de distancia hacia Santa Cruz de la Sierra. Son varios saltos de agua de diferentes alturas y con abundante vegetación, en algunas pozas de agua pudimos darnos un baño refrescante. Alrededor de las 16:30 hs Patricia y yo emprendimos el regreso, hicimos dedo y nos levantó un señor que nos llevó en la caja de su camioneta. Nos dejó cerca del surtidor, en una esquina cerca de allí encontramos un lugar que vendía empanadas por Bs 1. Llegamos al hostel, nos bañamos y salimos a cenar.    El segundo día en Samaipata, también nos levantamos temprano, desayunamos con cuantos mates a full. 9:30 hs salimos hacia Mairana, distante unos 17 km de Samaipata hacia Cochabamba por la ruta vieja. Hicimos dedo, nos levantó una pareja de profesores bolivianos que iban con su hijo hacia Valle Grande, 11 hs llegamos a Mairana para conocer la yunga con sus helechos gigantes. Algunos dinosaurios vagaron por grandes bosques con estos parientes cercanos de los helechos actuales, sentía un regodeo especial por lo que sabía iba a ver… 

Cerramos trato con un taxista que nos llevó hasta el comienzo del sendero en la yunga por Bs 80. Hicimos el sendero en la selva pero al no estar bien señalizado caminamos un poco demás, luego volvimos hasta el pueblo “La yunga” caminando, unos 4 km y de allí bajamos en un camión de carga junto con los trabajadores de la zona. En Mairana compramos una onza de coca y tomamos un remís a Samaipata. Me fue difícil conciliar el sueño, me desvelé. Tarde ya, me levanté para tomar fotografías de la lluvia que fue continua durante toda la noche.    Último día en Samaipata, arreglamos la habitación y salimos a caminar, fuimos al museo arqueológico y etnográfico, está bueno. Volvimos al hostel, armamos las mochilas y fuimos a la ruta para esperar el micro, terminamos tomando una Kangoo, hasta Santa Cruz. En esta oportunidad pude ver el bellísimo paisaje que a la ida no pude apreciar por el horario en el que habíamos viajado. Llegamos a la ciudad tomamos un colectivo urbano hasta la terminal, era muy bajito, no cabía parada. Compramos los boletos a Villa Tunari y luego salimos a dar una vuelta por los alrededores de la terminal, comí majadito y Pato arroz con pollo. Compramos unos panes de queso similares al chipá (cuñapé) muy ricos y emprendimos el regreso. 20:40 hs partimos con el micro hacia Villa Tunari.


Publicado
Modificado
Leído 2605 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


Capítulos de este diario