Italia

Escribe: Viaggiatore
Siempre me gustó Italia, pero he de reconocer que nunca ha sido una de mis prioridades a la hora de elegir un destino para las vacaciones. Aprovechando que una amiga de la universidad se había marchado a Bolonia para terminar sus estudios, una compañera y yo planeamos este viaje para hacerle una visita. Lamentablemente ella tuvo que volver a Barcelona antes de lo previsto y en vista que nuestra aventura ya estaba preparada, decidimos no volvernos atrás y emprender este viaje.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 2 3 Capítulo 4

Dos días y medio en Roma

Roma, Italia — viernes, 2 de abril de 2010

Durante dos días hemos tenido la oportunidad de conocer Roma. A diferencia de lo que anunciaba por Internet, no estaba nada cerca del Vaticano. Para llegar hasta allí teníamos que coger un autobús (que pasaba cada 25 minutos) y el metro...Además para ser un hotel de cuatro estrellas, era bastante precario y la ducha funcionaba fatal.

El primer día y después de dejar la maleta, empezamos por visitar el Vaticano.
Creo que esta zona, ha sido una de las que más me han impactado visualmente. Para llegar a la Basílica de San PEdro, hay que pasar un control de seguridad y además hay vigilancia por todas partes..

La basílica tiene capacidad para 20.000 personas y tiene la cúpula más grande del mundo. Al lado de la mesa de ceremonias, se alza el "Baldacchino" donde se supone que se entra San Pedro.

La basílica te impone y da la sensación de ejercer de alguna manera, algún poder sobre ti...En su interior me he sentido inquieta e intranquila.
Después de esta visita, hemos ido al Museo del Vaticano. Una vez más. la suerte nos ha sonreído y no hemos hecho nada de cola.

Evidentemente, lo más impresionante ha sido la Capilla Sixtina, aunque me hubiera gustado que existiera algún control de seguridad para evitar la masificación de personas que había allí dentro.

Después de esta visita, nos hemos internado en la ciudad para ver otros monumentos.

¡Por fin he tirado la moneda a la Fontana di Trevi! Al verla me ha transmitido una sensación de majestuosidad impresionante... También pasé por la Plaza de España y me ha hecho muchísima gracia encontrarme a tantos españoles por allí jeje.

La Piazza Navona también ha formado parte de nuestro recorrido, un lugar muy agradable para sentarse, disfrutar del buen tiempo que hacía y por supuesto...Comernos un buen helado!!!
Por último, visitamos el edificio mejor conservado de Roma: el Pantheon (evidentemente no he podido evitar acordarme de las aventuras del Código da Vinci jeje).

Se nos hizo tarde y decidimos volver al hotel, con tan mala suerte que...El metro se había estropeado!!  Ni me quiero acordar de la odisea que pasamos para poder llegar...

Al día siguiente decidimos madrugar y tomarnos la jornada con más calma. Estábamos muy cansadas después de tantos días caminando y no descanso lo que deberíamos.

Empezamos por el emblemático Coliseo, IMPRESIONANTE!! Me cuesta creer que después de tantos años y saqueos, todavía sigue en pie. Desde fuera parece más pequeño de lo que es, posiblemente porque al estar rodeado de edificios, no se tiene una perspectiva global de toda la construcción.
Me hubiera gustado acceder a la planta inferior del Coliseo, pero no estaba permitido.
Después, hemos pasado al Foro Romano. Me ha gustado no saber que me esperaría una vez que estuviera dentro porque realmente es una maravilla.

Desde arriba arriba, donde se encuentra el Palatino, se puede ver una vista panorámica de todo el Foro.
He encontrado algunas partes del Foro muy abandonadas...Además la gente lo tocaba todo y hasta se subían a los sitios para hacerse fotos.

Cuando hemos terminado con el foro, hemos caminado alrededor del Trastevere donde hemos comido en un restaurante con mucho encanto.

Por la noche fuimos de nuevo al Vaticano, pensando que habría algún tipo de evento por estar a un día del viernes santo, pero no fue así. Como el metro está tan cerca, nos bajamos en la parada del Coliseo para verlo iluminado.


Publicado
Modificado
Leído 2561 veces

    Enviar a un amigo

1 2 3 Capítulo 4
 
 


 

Capítulos de este diario