De Rio Branco a Puerto Maldonado

Escribe: Jordiet
Llegué en avión desde Manaus al aeropuerto de Rio Branco, pude conseguir un vuelo relativamente económico con la compañia brasileña Rico, el vuelo hace escala en Porto Velho. El problema de...

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

De Rio Branco a Puerto Maldonado

Rio Branco, Brasil — viernes, 7 de diciembre de 2007

Llegué en avión desde Manaus al aeropuerto de Rio Branco, pude conseguir un vuelo relativamente económico con la compañia brasileña Rico, el vuelo hace escala en Porto Velho.

El problema de llegar en avión a Rio Branco es que el aerodromo esta lejos de la ciudad y al ser un aeropuerto pequeño con pocos vuelos, no tiene un transporte regular hasta la ciudad, se debe tomar un taxi. Mucho cuidado porque lo que vas a pagar es una barbaridad, saben que: o pagas o te vas andando varios kilómetros.

Rio Branco es un ciudad pequeña y acogedora, cruzada por el rio Acre con sus aguas rojizas por el barro que arrastran, en ellas podreis ver motos de agua haciendo piruetas y carreras, por lo menos el domingo que llegué a la ciudad era así.

Rio Branco esta en un confin de Brasil, más cerca de Bolivia que de cualquier ciudad importante brasileña, de hecho el estado de Acre fué arrebatado a Bolivia a principios del siglo XX. Para mi, Rio Branco, fué una ciudad de paso hacia Perú.

A la mañana siguiente de mi llegada tomé un bus hacia la frontera, pero surgió un problema, para sellar el pasaporte hay que bajarse muchos kilometros antes de la frontera peruana, en Brasléia. Esta población esta junto a la frontera Boliviana, la ciudad de Cobija es su par en el lado boliviano. Por tanto, tuve que bajar a sellar el pasaporte en Brasiléia, sólo que cuando me avisaron de ello el puesto de la Policia de Investigaciones habia quedado atrás. Tuve que negociar con un conductor de autos compartidos que me llevara al puesto de la policia y lo peor que me llevara hasta Assis Brasil, donde termina la carretera asfaltada BR 317 y donde termina también Brasil. Alli esta un impresionante puente que cruza a Iñapari en Perú, donde ya todo es barro i madera.

El puente pagado por Brasil vale la pena de visitar, sobretodo si no teneis nada mejor que hacer en Iñapari. En él encontrareris múltiples indicaciones de las distancias hasta las ciudades más importantes de Brasil, en ellas uno se apercibe de la inmensidad de ese país. Como comprendereis, el auto compartido que me llevo al atardecer hasta Assis Brasil y Iñapari solo tuvo un pasajero, yo. Por tanto, el precio resulto más elevado de lo previsto, pero no un abuso como el que me encontré en el aeropuerto de Rio Branco. Solo un precio justo para dos horas de viaje por una carretera fantástica.

Una vez en Perú, en Iñapari, no os olvideis de sellar vuestro pasaporte con marca de entrada, yo lo hice esa misma noche. A la mañana siguiente entre una lluvia trópical, acordé con un conductor de auto mi viaje a Puerto Maldonado, esta vez el auto si fué compartido, pero por una carretera que el gobierno de Perú proclama como transoceánica, pero que sólo es un barrizal rojizo.

El auto no puede bajar de 50 kilómetros hora, en caso contrario, como sucedió, se queda atrancado en el barro. A la hora de estar viajando tuvimos que salir todos al barrizal y empujarlo, fué una auténtico baño. Meses después aún encotraba barro rojizo en mis ropas i botas. A pesar de todo, el viaje es muy recomendable, pues uno cruza la selva peruana, con sus particularidades.

Este viaje puede durar unas 5 horas, quizás más, luego uno llega al borde del Rio Madre de Dios con la ciudad de Puerto Maldonado en la otra orilla, en una barcaza se cruza a esta ciudad. El calor es sofocante por la humendad, pero para los amantes de los climas ecuatoriales, la ciudad puede ser la base para interesantes expediciones para conocer: rios, selvas y fauna características de esta parte de América de Sur.


Publicado
Modificado
Leído 32546 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Rio Acre a su paso por Rio Branco

   

Capítulos de este diario

  • 1

    De Rio Branco a Puerto Maldonado

    Rio Branco, Brasil | 7 de diciembre de 2007