10 de agosto de 1809 y 02 de agosto de 1810 fechas simbolo de la historia del ecuador

Escribe: leonardoidrobo
Primer grito de independencia y masacre de nuestros heroes

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Primer grito de independencia y masacre de nuestros heroes

Quito, Ecuador — martes, 10 de agosto de 2010

El 10 de agosto de 1809 empieza la revolución de quito, esto a efecto de la destitución del Conde Ruiz de castilla que en su tiempo era el presidente de la real audiencia de quito.Las primeras reuniones empezaron en diciembre de 1808 en la hacienda Chillo Compañía que pertenecía a Juan Pio Montufar denominado el Primer Presidente de América Libre , allí se discutieron lo que estaba sucediendo en España con la invasión Napoleónica así como también la crisis socioeconómica que atravesaba la audiencia por causa de las reformas borbónicas que eran Entre 1760 y 1808 y se fueron implantando cambios en materia fiscal, en la producción de bienes, en el ámbito del comercio y en cuestiones militares. Estos cambios procuraban aumentar la recaudación impositiva en beneficio de la Corona, reducir el poder de las elites locales y aumentar el control directo de la burocracia imperial sobre la vida económica.Algo sucedió entre la noche del 09 y la madrugada del 10 de Agosto de 1809 en la casa de Manuela Cañizares, una dama noble de Quito; heroína precursora de la independencia del Ecuador, esta reunión fue conformada por nobles pensadores, militares, y grandes terratenientes latifundistas entre estos tenemos: Juan de Dios Morales el capitán, Juan de Salinas, Juan Larrea, el obispoCuero y Caicedo yManuel Rodriguez de Quiroga. Infundidos por sentimientos libertarios inspirados por el precursor Eugenio Espejo En la madrugada del 10 de agosto las fuerzas revolucionarias tomaron por sorpresa las guarniciones colonialistas y sitiaron la casa del gobierno, obligando al conde Ruiz de Castilla a rendirse. Entonces aquí se forma la Junta Soberana de Quito al mando del Márquez De Selva Alegre, Juan Pio Montufar quienes tomaron posesión de la administración de la Audiencia en la sala Capitular de San Agustín en la misma que se redactaron los lineamientos a seguir. El juramento que hizo la junta y que exigió a cada uno de los empleados y corporaciones del nuevo gobierno fue de obediencia y fidelidad al monarca español Fernando VII.

El marqués de Selva Alegre luego se autoexcluyó, por que el movimiento tomó un visión contraria a sus lineamientos, dejando a un lado la lealtad que le tenían al rey Fernando, la cual era una de las premisas del levantamiento, cediendo el poder a Morales, Quiroga y a otros. Estos promulgaron una nueva carta de gobierno, la cual tenía tintes más independentistas que autonomistas, desconociendo toda autoridad y relación de dependencia con la monarquía española y su presencia en las colonias americanas. En los que no se observaba ningún beneficio para las castas dominadas, por el contrario, el indígena, el negro y las demás castas subyugadas continuaban siendo presa de la opresión de los sectores dominantes.Al poco tiempo, retornó la normalidad en España, fue reinstaurada la monarquía de los Borbon consiguientemente fue desconocido el gobierno de facto en la Presidencia de Quito Ante la falta de principios ideológicos y las dificultades de sus miembros para administrar la Audiencia, antes de cumplir un mes ya habían empezado a buscar la manera de devolver la presidencia al anciano conde Ruíz de Castilla. Finalmente, aislada y bloqueada, el 13 de octubre de 1809 la Junta entregó el mando al enviado español, conde de Selva Florida, poniendo fin a 75 días de incertidumbre y zozobra política.El 25 de octubre de 1809, después de 12 días de encargo del poder, el conde de Selva Florida entregó de manera oficial la presidencia de la Audiencia de Quito al anciano conde Ruíz de Castilla, quien la había administrado antes de la revuelta, con el compromiso de que no se iba a tomar represarías. Sin embargo Ruiz de Castilla no respetó ese acuerdo, persiguió y encarceló a los cabecillas del grupo, obligando a los otros miembros a huir y esconderse.

El único que no fue encarcelado ni perseguido fue Pío Montufar, que por su calidad de noble criollo le debía lealtad al rey Fernando VII, sin embargo ayudó y ocultó a muchos de sus compañeros perseguidos.Los virreyes de Lima y Bogotá enviaron tropas, por lo que llegó un contingente de tropas Realistas para precautelar la seguridad y continuidad de la colonia, al mando del coronel Manuel Arredondo, funcionó más bien como una fuerza de espionaje y represiva de cualquier indicio de emancipación. Fueron prohibidas las reuniones y se vigilaba toda actividad de los criollos, incluso las educativas.Llegó entonces el 2 de Agosto de 1810. Ese día, poco antes de las dos de la tarde las campanas de la Catedral tocaron a rebato, y seis hombres armados con cuchillos vencieron la guardia del Cuartel Real y penetraron al interior; sembraron el pánico entre los soldados dispersos en los corredores y el patio de la planta baja y se dirigieron denodadamente a cumplir su principal objetivo: liberar a los próceres.

En el primer momento, y tomados por sorpresa, los soldados españoles no ofrecieron resistencia; pero después reaccionaron y disparando un cañón barrieron con casi todos los atacantes. Seguidamente bajaron a los calabozos donde permanecían encerrados los revolucionarios y tomaron sus represalias contra ellos.Es entonces cuando los soldados matan a los revolucionarios Salinas, Ascázubi, Aguilera, Quiroga, Juan Pablo Arenas, el teniente coronel Juan Salinas, el teniente coronel Antonio Peña, el capitán José Vinueza, el joven teniente Juan Larrea, entre otros, que hoy son considerados héroes en Ecuador.Los soldados españoles entonces salieron y saquearon el pueblo como represalia. Al caer la tarde, las víctimas mortales sobrepasaban las 300; La ciudad era un escenario deprimente como nunca antes lo había sido.Gracias a la intervención del Obispo José Cuero y Caicedo se pudo detener el saqueo, logrando pacificar a los soldados.Finalmente, la Presidencia de Quito consiguió escindirse de la metrópoli en La Batalla de Pichincha ocurrida el 24 de Mayo de 1822, en las faldas del Volcan Pichincha, a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar, cerca de la ciudad de Quito, en lo que ahora conocemos como Ecuador.El encuentro, que ocurrió en el contexto de las Guerras de independencia Hispanoamericana, enfrentó al ejército independentista bajo el mando del General Venezolano Antonio Jose de Sucre  y al ejército realista comandado por Aymerich. La derrota de las fuerzas realistas leales a España condujo a la liberación de Quito y aseguró la independencia de las provincias que pertenecían a la Real Audencia de Quito, también conocida como la Presidencia de Quito, la jurisdicción administrativa colonial española de la que finalmente emergió la Republica del Ecuador.                                                                                                                                                          wkp



Publicado
Modificado
Leído 16175 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


 

Capítulos de este diario

  • 1

    Primer grito de independencia y masacre de nuestros heroes

    Quito, Ecuador | 10 de agosto de 2010