India: vaya flash

Escribe: MEKIII
Nuestra estancia en el Rajastán

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 14 Capítulo 16 18 ... 38

Pushkar

Pushkar, India — jueves, 29 de diciembre de 2011

Y derechos a Puskar. Y eso quiere decir desierto otra vez. Desde Udaipur a Pushkar 260 km. que traducido en horas son seis, algo menos si descontamos la parada de Nagda.
Cruzamos nuevamente poblados, uno tras otro, dando la sensación que cruzas el mismo una y otra vez.  Atravesamos la ciudad de Ajmer, ciudad de peregrinación para los musulmanes de la India, que antes entraba en todos los programas turísticos y hoy en día eludidos por la tensión existente entre musulmanes e hindúes. Y llegamos a Puskar. Uno de los cinco lugares sagrados para los hindúes y por ello de peregrinación.

Supongo que por eso cuenta con unos 500 templos. También célebre por su lago, sagrado como no. Según una leyenda, como el Señor Brahma estaba buscando un lugar adecuado para realizar un sacrificio de fuego, el loto cayó de las manos y en el lugar donde cayó brotó agua. Desde entonces se formó el lago de Pushkar.  El lago sigue en pie con 52 Ghat de baño en sus orillas. Personas que se reúnen en estos Ghat para tomar un baño en el lago sagrado y lavar todos sus pecados. 

Pushkar célebre también por la feria de camellos que se celebra entre octubre y noviembre que coincide con el mes lunar hinduista llamado Kartik, además siempre coincide con la fiesta de Brahma. Podéis imaginar la movida que debe producirse. Bueno, pues llegamos y por lo visto demasiado pronto para la fiesta, pues aún faltaban días, y encima el lago seco, pero seco seco. Tocaba drenarlo. Y Pushkar sin lago es como Venecia sin canales.  
Nos dirigimos al Hotel Jagat Palace. Muy bien el hotel, encantador, edificio moderno pero de diseño tradicional, con unos jardines magníficos, y dos o tres restaurantes en ellos, cuyos camareros respectivos te vendían las virtudes gastronómicas de su restaurante; y una buena piscina  Y un tipo en la puerta vestido a la manera rajastaní de la zona con lanza y una buena barba que cada vez que pasabas delante  de él se cuadraba y te saludaba: “Namasté”. Por cierto, las habitaciones enormes.

Empezó nuestra visita por el templo de Brahma, uno de los pocos consagrados a él, el creador del universo,  debido al maleficio que le lanzó su esposa Saraswati solo existen cinco templos dedicados a él y en la India únicamente éste. De mármol si bien que no mataba para nada pero había que verlo. Curiosidad: las placas que la gente ha grabado y colocado en el templo para dar gracias a Brahma por algún motivo o gracia concedida. Había gente hasta de España. Muchos santones por los alrededores del templo, y listo.
Entramos también en el Templo de Ranganath dedicado a Lord Vishnu. Fue un decir lo de entrar ya que nos tuvimos que quedar en la puerta ya que los occidentales tenemos prohibida la entrada. Y por último, visitamos un Gurdwaras, templo sij, unos solo por fuera y yo entré junto con el guía. Nadie entró ya que había que cumplir con el ritual sij para entrar: descalzarse, mojarse los pies en una pila (todos pensaban en los hongos), lavarse las manos y siempre con un pañuelo anudado a la cabeza que te dejaban en la puerta. Dentro del templo siempre hay una copia del libro sagrado sij : el Adi Granht ; El resto es muy sobrio. Me gustó el templo, amén que siempre me han molado los sijs.

La otra atracción de Pushkar es el bazar. Tranquilos, sin muchos agobios ni agresivos comerciantes lo recorrimos todo. Me percaté que pululaban gran cantidad de occidentales, unos mochileros, otros anclados en la era hippy  y varios con pequeños comercios. Como siempre motos, vacas, mierda de las ídem.. Y una curiosidad: existe un barrio judío nuevo: Pushkar les sale tan barato que acuden de vacaciones muchísimos de ellos, tan es así que tienen un restaurante y hotel para ellos y hasta una sinagoga.
En resumen Pushkar es una pequeña ciudad que la verdad no disfrutamos lo suficiente ya que a la mañana siguiente salíamos de ruta otra vez. Adiós Pushkar.

Tips:

Pasar al menos un par de días en la ciudad. Si soy previsores podéis asistir a la Feria de Camellos. Normalmente por octubre o noviembre, según calendario lunar. El alojamiento hay que contratarlo con meses de antelación

Tiene que ver con: Eventos
En Pushkar, India


Publicado
Modificado
Leído 833 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 14 Capítulo 16 18 ... 38
 
 


 

Capítulos de este diario