Amazonas, no sólo el pulmón del mundo

Escribe: oscarmmt
Este diario relata vivencias en el aire más puro del mundo, seis días (del 18 al 23 de noviembre) llenos de árboles, agua, bastantes especies de animales y agradable gente. Todo comienza debido a el encuentro nacional de viajeros ocurrido un mes atrás y al cual no pude asistir por motivos laborales, pero, sabía que en noviembre si sería posible realizarlo.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 2 4 5

Puerto Nariño

Puerto Nariño, Colombia — sábado, 28 de noviembre de 2009

Al siguiente día debía estar en el Hotel Decameron a las 8:00 Am para empezar el tour, tomé una moto taxi que me llevo al parque de Leticia por solo $ 1000 COP que es el precio de la tarifa local sin contar aeropuerto y Tabatinga, Tomé un buen desayuno por $ 4000 COP, barato! En Medellín ese mismo desayuno puede costar un poco mas del doble, y luego me dirigí al hotel, allí encontré a Doris y América y unas Biólogas que se habían volado del congreso para hacer el tour.
Del hotel nos dirigimos al puerto de Leticia pero, debido a que el embajador de Estado Unidos se encontraba en Leticia, debieron hacer confirmación con Decameron para dejarnos pasar, ya me había preguntado por qué habían tantos pero tantos policías en la calle, en una ciudad tan tranquila. Al final, nos dejaron pasar y luego de caminar por el largo puente que lleva al puerto tomamos nuestro bote de velocidad media para empezar el tour, durante este, paramos en la desembocadura de un rio peruano y uno colombiano a unos 40 minutos de Leticia donde se encuentran generalmente reunidos los delfines rosados y grises, en las dos partes los vimos, aunque de hecho es bastante difícil tomarles fotos por los dos o tres segundos que suben a la superficie.

Estos delfines a diferencia de los oceánicos no tienen las vértebras cervicales unidas, por lo que pueden tener movimientos complejos con su cabeza, casi siempre los vimos en parejas y solo hubo un pequeño grupo de 6.  El viaje continuo y partimos a conocer el lote de la Victoria Regia, en el lugar  en un lago encontramos batantes victorias amazónicas (Lottos gigantes)  muchos de ellos florecidos, la famosa flor de lotto. En una construcción (Choza) sobre el lago también encontramos un Mono nocturno que jugueteaba con todos, una Boa de casi 4 metros y unos papagayos, excelente lugar para conocer.


De allí partimos, a Puerto Nariño a mas o menos una hora en este tipo de lanchas. Puerto Nariño es llamado el pesebre de Colombia un nombre muy merecido es bastante bonito este pueblito, cuenta con 7200 habitantes (contando áreas rurales), a 87 Km de Leticia y fue apenas fundado en 1961. En este pueblo se encuentra el lago Tarapoto que es el hábitat principal del delfín rosado pero debido a que estábamos en verano y el nivel del rio es bajo, solo los pudimos ver y no visitar. Recorrimos el pueblo caminando  dirigiéndonos al mirador un lugar de unos 25 metros de altura, hecho en madera y en la parte mas alta del pueblo, de allí apreciamos a puerto Nariño en todo su esplendor, que buena vista se tiene desde este lugar, inmejorable, se siente una paz enorme (en el pueblo no se permite transporte terrestre), muchos tonos de verde, muchas aves, vista a los ríos Amazonas y Loretoyaco y un cielo completamente azul. La gente del pueblo fue muy amable, muy cálida con los visitantes, provocaba quedarse unos 15 días en aquel lugar.


De regreso ingresamos a reservas naturales, entramos al Parque Nacional Natural Amacayacu Concesión de Decameron, este parque es de gran interés científico aquí se  encuentran más de 150 especies de mamíferos y más de 500 especies  de aves, en este lugar vive la comunidad indígena Ticuna conviviendo con los laboratorios científicos existentes. También existen muchos tipos de árboles como la Ceiba, que es de los tres tipos de árboles más altos del mundo, junto con el Secuoya y el  Eucalyptus regnans de Australia, encontramos una Ceiba grande en la que nos veíamos insignificantes (ver foto). En este parque Almorzamos (tipo buffet incluido en el tour), excelente almuerzo, pudimos probar frutas que nunca había visto y de las que nunca había siquiera escuhado comentarios.

De este parque partimos para la  Maloca Barú en la comunidad Ticuna de Macedonia, nos encontramos con indígenas muy amables con sus danzas y trajes típicos, nos regalaron piña bastante dulce por cierto y pudimos hasta repetir, tocaron unas tres canciones y nos prestaron sus serpientes para tomarnos fotos. Visitamos sus artesanías, de hecho, mucho más baratas que en Leticia y aproveche para comprar, pudimos observar a los indígenas haciéndolas tallando la madera.


Comenzaba a atardecer y era hora de regresar a Leticia, el sol comenzó a ocultarse con nosotros en medio del rio amazonas, muy buena panorámica teníamos frente a nuestros ojos, de nuevo inmejorable.

Llegamos a Leticia a eso de las 6 pm contentos y cansados por el viaje, ya en la noche salí con las Biólogas y un grupo de amigos de ella de farra a un sitio llamado mosh en el parque de los loros, como cosa rara en Leticia, muy barato todo, al terminar la rumba se acostumbra en Leticia a comer Tamal, son muy buenos y apenas para el hambre que me había dado. A las 4 AM regrese a la casa, pensando en que había quedado de salir con Doris y América a la plaza de mercado y al Km 6 y 11 de la vía a Tarapacá a las 6:00 Am, pero el sueño me pudo y les quede mal, mis disculpas.


Publicado
Modificado
Leído 3130 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 2 4 5
 
 


 

Capítulos de este diario