Puerto Maldonado, en el corazón de la amazonia peruana

Escribe: delaselvasuhijo
En la amazonia peruana no alcanzan los ojos para contemplar tanta belleza. Es el destino preferido por los más aventureros y también por los amantes de los escenarios naturales y los safaris fotográficos. Es uno de los destinos más completos del país, contando con numerosos parques nacionales, reservas y circuitos turísticos.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1

Puerto Maldonado, en el corazón de la amazonia peruana

Puerto Maldonado, Perú — viernes, 25 de noviembre de 2005

Y para los que se han agotado de tanto andar les espera una parada en Puerto Maldonado, la capital de la región, donde se les revelarán algunas historias de la civilización Inca y los vestigios que ha dejado por la región.
   
La amazonía peruana es fascinante por su riqueza en flora y fauna, y uno de los destinos preferidos por los viajeros que recorren el Perú. Precisamente en esta zona se ubica el departamento amazónico de Madre de Dios, conocido como la “capital de la biodiversidad del Perú y del mundo”.

Madre de Dios está ubicada en el suroeste peruano y a sólo 30 minutos de viaje en vía aérea desde Cusco a Puerto Maldonado, capital de departamento. Madre Dios limita con los países de Brasil y Bolivia. Se estima que las primeras poblaciones de Madre de Dios debieron aparecer hace miles de años y que los arahuacos o sus antecesores, los proto arahuacos, llegaron vía migración, derivándose a partir de ahí muchas etnias, relacionándose posteriormente con los incas y los españoles. Algunas tribus como los Machiguengas, sobreviven hoy en día.

Lo que hoy se conoce como Madre de Dios, formaba parte del antiguo imperio incaico, en la región conocida como Antisuyo. Sin embargo poco es lo que se sabe de su formación con exactitud. Inclusive, algunas crónicas del Inca Garcilaso de la Vega han sido puestas en tela de juicio por los datos contradictorios que aportan. Sin embargo, los historiadores coinciden que la conquista de esta región fue difícil para los incas, pues debieron enfrentarse a tribus aguerridas y conocedoras de la zona.

El 26 de diciembre de 1912, se crea el Departamento de Madre de Dios, señalando como su capital a la ciudad de Puerto Maldonado. En su historia se conocen muchos antecedentes de explotación de sus recursos naturales, que empezó con el boom del caucho, continuó con la explotación del oro, y finalmente con la de los hidrocarburos. A pesar de toda esta actividad el 98% del territorio está formado por bosques vírgenes, siendo la única que presenta los tres tipos de sabanas tropicales. Es el territorio con la densidad de población más baja de Perú, 60 mil habitantes en 80.000 km2 (19.768.400 acres ) de selva.

Un milagro de la naturaleza: así es Madre de Dios. Una tierra ignota de árboles gigantescos, donde el forastero es un ser extraño que se conmueve al oír los susurros de los habitantes de la selva o al caminar por las tortuosas trochas del monte. Aquí nunca reina el silencio. ¡Aquí todo puede suceder!

Sitios que se deben visitar


Madre de Dios cuenta con tres áreas protegidas: el Parque Nacional Manú y su Zona Reservada, la zona Reservada Tambopata-Candamo y el Parque Nacional Bahuaja-Sonene. Los tres comprenden 3.5 millones de hectáreas (8, 648,500 acres ) de ecosistemas de selva amazónica protegida, y representan la más grande y más rica área para la biodiversidad en el mundo.

Últimamente se han creado dos zonas adicionales, la Reserva Comunal Amarakaeri, y la Zona Reservada de Purus con extensiones similares. Una de las collpa de guacamayos más grande de la amazonia peruana se encuentra en la Zona Reservada Tambopata – Candamo en el margen izquierdo del río Tambopata. Además de esta collpa, existen otras, situadas a dos días de viaje por el río Piedras. Y algunas más dentro de la selva que el lanchero -guía conocedor de la zona- sabe.

A pesar de su historia comercial, Puerto Maldonado ha crecido despacio. Desde el año 2000 mantiene la tasa de crecimiento poblacional más alta del país. Muchas personas jóvenes caminan al rededor de la plaza de Armas y calles cercanas y restaurantes como, la pizzería, heladería y comercio en general, y hasta discotecas mayormente los jueves, viernes, sábado y domingo. Todo ello brinda una excelente oportunidad para hacer una escala agradable antes y después de las visitas a la profundidad de la selva. Para llegar existen varias vías, una de ellas es por avión, pero es preciso reservar el boleto con anticipación. Para los viajeros más aventureros, se puede llegar por carretera desde Cuzco a Puerto Maldonado, en un viaje de 23 horas. El autobús se coge en la Terminal Terrestre de Cuzco.


Una vez en destino hay varias cosas que no se deben pasar por alto. La comunidad nativa Infierno es uno de esos lugares. Su importancia se debe a que allí permanece una etnia nativa, los Ese ejas, su cultura se ve de lleno en su artesanía autóctona. Si desean un viaje más aventurero, pueden realizar este viaje en motocicletas rentadas, de esta manera el viaje es de 45 minutos. Contando con un vehículo pueden pasear por toda la ciudad y alrededores. Pero lo principal es la oportunidad de poder estar en contacto directo con los pobladores de la comunidad nativa Infierno.

Hay algunos que van más allá y se quedan a presenciar las sesiones espirituales que la comunidad realiza con la planta sagrada de gran poder “El Ayahuasca”. El chamán, Ignacio, ofrece clase sobre estas sesiones a los que se hayan quedado con ganas de saber más sobre esta planta. Muchos viajeros que han visitado Infierno recomiendan la experiencia. Ayahuasca viene del lenguaje quechua: aya en quechua "espíritu", "antepasado" o "persona muerta" y huasca en quechua significa "vid". El nombre botánico para esta planta es Banisteriopsis caapi (Malpighiaceae). Los trozos del tallo de esta planta se hierven junto con otras plantas que se consideran agregados a la Ayahuasca. Se dice que una persona que experimenta las sesiones de Ayahuasca muestra una mejora mental y psíquica notable, comparable solamente a la buscada con psicoterapia intensa.


Para los que desean pasear por la ciudad, sin lugar a duda hay varios sitios importantes para detenerse a observar. Los más reconocidos son el Obelisco o Mirador (de 42 metros de alto), la Plaza de Armas, la Plazoleta Miguel Grau, la calle tradicional de Pto. Maldonado, el Pueblo Viejo, el fabricadero de canoas o lanchas, el Zoocriadero de mariposas El Japipi, el Centro Recreacional “Chorrillos y Tupac Amaru” y la Comparsa en fiesta de carnavales.

En la profundidad de la selva también hay una gran variedad de lugares para recorrer. Para citar algunos podemos nombrar el Barco Cauchero Fitzcarrald, la Isla de los Monos, los lagos Sandoval, Valencia y el de las tres Chimbadas, la Reserva Tambopata Candamo (collpa de aves), la Reserva Bahuaja – Sonene, las Pampas del Heath y la Collpa de guacamayos o papagayos.

La importancia de un guía

El viaje por la selva, aunque muy interesante y atractivo, puede tornarse peligroso si lo hacen sin una persona indicada que los guíe. En el aeropuerto, los viajeros que quieran adentrarse en los terrenos selváticos pueden contactarse con los guías o jaladores comisionistas, y en el puerto de navegación con los lancheros, guías prácticos locales que tienen sus propias lanchas. Los lancheros proponen un precio que sale fuera de lo que son los circuitos turísticos tradicionales, e incluso se puede organizar con ellos la ruta que más les apetezca. Los guías se limitan por lo general a captar turistas, a dar sus charlas más o menos fundamentadas y a dar el manejo de la barca al lanchero al que subcontratan. De esta manera la opción es más cara.

El lanchero es el que conoce el río y su selva exuberante palmo a palmo, lo más económico entonces es contar únicamente con los servicios del lanchero guía práctico local. Actualmente cinco o seis lancheros transportan y guían a viajeros, pero entre los más fiables y recomendados se encuentra Saturnino con su trato humorístico, simpático y responsable.

Cómo llegar

Puerto Maldonado es el pueblo más importante de la selva sur y el punto de partida para los viajes a los ríos Tambopata, Piedras y bajo Madre de Dios. Se localiza a 210 metros sobre el nivel del mar en la unión de los ríos Tambopata y Madre de Dios. Posee un clima calido, con 29º de promedio, siendo de mayo a noviembre la temporada alta para el turismo. El río bajo Madre de Dios permite el acceso a ciudad de Ribera Alta en Bolivia (14 horas), siendo esta ruta una de las más estratégicas para hacer turismo de aventura ecológica.

Para los viajeros independientes existen de cinco a seis lancheros que transportan y guían a los viajeros, entre los más famosos y fiables está Saturnino que permite al acceso a la frontera Perú – Brasil por tierra. De puerto Maldonado en Perú a Asís en Brasil ( 242 Km .) se cuenta con diferentes movilidades en minibús o automóvil diario, y de allí por carretera puede optar por enrumbar su aventura directa a Manaus pasando por estas ciudades o tal vez ir de la frontera Perú – Brasil a Río de Janeiro que está en la parte sur brasilera: Asis Brasil/Río Branco/Manaus/ un Barco para Leticia, frontera Brasil – Perú/Leticia/Iquitos por otro Barco.


Publicado
Modificado
Leído 23221 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1
 
 


Capítulos de este diario

  • 1

    Puerto Maldonado, en el corazón de la amazonia peruana

    Puerto Maldonado, Perú | 25 de noviembre de 2005