Puerto La Cruz, el pueblo que se comió a una capital

Escribe: AbrahamQ
En diciembre de 2010, mi amigo el Padre Cedeño me invitó a dictar un taller de historia eclesiástica de Venezuela a los jóvenes seminaristas de la diócesis. Con gusto acepté. ¿Quién va a negarse a la hospitalidad "oriental"? Puerto La Cruz tiene una buena oferta gastronómica y Barcelona, la capital de estado Anzoátegui, ofrece lugares de interés histórico.

 

   Enviar a un amigo   

 
Capítulo 1 3

Puerto La Cruz tiene las mejores empanadas

Puerto La Cruz, Venezuela — lunes, 21 de febrero de 2011

El 21 de febrero, muy temprano en la madrugada, tomo el taxi que me llevará al aeropuerto. Llevo conmigo, además de una pequeña maleta con ropa, una caja con libros, una botella de vino de consagrar, mi pendrive y la cámara. Mi destino era Puerto La Cruz donde, atendiendo a una invitación del padre Eduardo Cedeño, dictaría un taller de historia eclesiástica de Venezuela a los seminaristas que cursan el propedéutico. La idea era desarrollar una actividad extracátedra que les permitiera conocer un tema de utilidad para su formación.

Conocí al padre Eduardo cuando yo era funcionario de la Embajada ante la Santa Sede y él cursaba en un seminario en Roma. Eduardo no sólo es un sacerdote joven, sino un gran amigo y buena compañía a la hora de comer sabroso. Sabía también que había apoyo logístico y que no la pasaría mal.

Como ya es habitual, el avión salió con una hora de retardo, pero había tiempo de sobra. Eduardo me esperaba en el aeropuerto de Barcelona y nos dirigimos directamente a su parroquia, donde funciona el propedéutico. En la vía, me dice: "Padrino, ¿te animas a comerte una empanada?". Nos paramos en un puesto que se llama El Empanadazo y degustamos esa delicia local.

En Venezuela las empanadas se hacen con masa de maiz, se rellenan con un guiso apetitoso y se fríen. Los sabores clásicos son carne molida, carne mechada. pollo guisado, papa y queso, o cazón (una especie de tiburón). La creatividad de las empanaderas ha ampliado la variedad de rellenos: camarones, calamares, pulpo, y un sin fin sabores se ofrecen para satisfacción del público que cada vez pide cosas nuevas. Eduardo se comió una que llaman Cordon Bleu (con queso amarillo y jamón) y yo una clásica de carne mechada. La empanada de Puerto La Cruz es de buen tamaño, rellena con generosidad y con una masa suave y exquisita. Creo que en la calidad masa está la diferencia y esto la hace superior a las que se consigue, por ejemplo, en Caracas.

Los seminaristas me esperaban para comenzar de inmediato. Arreglamos las láminas y tuvimos la primera sesión. En la tarde, luego del almuerzo y de alojarme, fuimos a una actividad en una parroquia. Allí averigüé algo sobre el origen de Puerto La Cruz que es poco conocido.

Revisando el material para el taller, encontré el texto del informe de la visita pastoral efectuada en 1915 por el Administrador de la Diócesis de Guayana, a la que Barcelona pertenecía. Cito: "También fue el suscrito al puerto La Cruz, a corta distancia, lugar escogido por las personas convalecientes para temperar, especialmente los enfermos del estómago por la afamada agua de La Lajita. Hay una capilla a la orilla del mar dedicada a la Cruz, cuya fiesta celebra la Sociedad de su nombre; tiene su altar, dos campanas y carece de ornamentos." Eso es todo.

Indagué dónde quedaba La Lajita, tan afamada por sus aguas medicinales. Nadie sabía hasta que, conversando con el padre Domingo Marcano que es nacido allí, me dice: "La Lajita quedaba donde hoy está la Plaza Bolívar. Mis abuelos tenían allí un corral de chivos que luego arreglaron para uso y disfrute de la gente que venía a temperar desde Barcelona." 

Las aguas subterráneas aún existen e incluso hay una escuela que se surte de ellas. Un día me acerqué a la Plaza Bolívar que data de principios de la década de los 60. No quedan ni rastros del pozo. Cerca, a tres cuadras, está ubicada la Iglesia de la Santa Cruz que no es la misma capilla pobre descrita en 1915.

En Puerto La Cruz todo es relativamente nuevo y sigue en construcción. Su desarrollo a partir de la segunda mitad del siglo XX, se debe a la industria petrolera y al turismo de playa. El crecimiento de esta población absorbió a Barcelona, ciudad que tuvo sus momentos de gloria y es capital del estado Anzoátegui.

La fiesta de la Santa Cruz es el 3 de mayo y en toda Venezuela se celebra alegremente con comidas, bebidas y décimas en torno a una cruz adornada con velas, frutas y flores.


Publicado
Modificado
Leído 1280 veces

    Enviar a un amigo

Capítulo 1 3
 
 


Capítulos de este diario