Mochileando por Argentina. Empezamos por Mendoza

Escribe: Trotador55
Despues de visitar 5 paises en un año y medio, empezamos ahora con el pais de Argentina, la verdad es que ya teniamos ganas de visitar argentina, quizas sea por ser un pais con muchas raices españolas, o por la cantidad de amigos que hemos hecho de este pais, o por la comida que esperamos sea un poco mas parecida a la nuestra. Aqui queremos estar 6 meses y visitar todo el pais, ya veremos como resulta el viaje.

 

   Enviar a un amigo   

 
1 ... 19 Capítulo 21 23 ... 43

Puerto Iguazú. Misiones. Argentina

Puerto Iguazú, Argentina — sábado, 1 de octubre de 2011

Aqui hemos pasado 4 dias, no pondre nada de momento ya que casi ha sido
de paso, tenemos que volver a mediados de Septiembre y pasar aqui 20
dias por lo que seguire este diario a la vuelta de Paraguay.

Después de visitar Paraguay hemos vuelto a Iguazú, aquí estaremos otros 25 días más aprovechando que han llegado unos familiares desde España.
De este lugar pondré bastantes datos ya que es un lugar bastante turístico y como en todos estos lugares siempre se necesita un presupuesto.
La ciudad de Iguazú cuenta con 85.000 habitantes y pertenece a la provincia de Misiones siendo la capital Posadas que se encuentra a unos 350 km de aquí.
Esta ciudad está llena de hoteles, residenciales, posadas y todo tipo de alojamientos, además de restaurantes y tiendas de regalos. La temporada alta de aquí es Enero y Febrero en esas fechas no solo está todo lleno sino que además muchos de los habitantes dejan sus casas para alquilarlas a los turistas.
Nosotros llegamos por autobús a la única terminal y allí mismo ya tienes mucha información de en qué lugar puedes acomodarte, también hay bastantes personas que por una comisión te llevan a ver distintos lugares hasta que tu decidas donde quedarte. La comisión que se llevan es de 5 pesos por día y por persona.
Nosotros como queríamos un lugar tranquilo elegimos un hostal algo apartado del centro y que tuviera las comodidades necesarias para que las chicas disfrutaran de sus vacaciones.
Elegimos el hostal llamado Guembe que se encuentra a unas 3 cuadras de la terminal, ya le habíamos reservado con casi dos meses  de anticipación cuando estuvimos aquí antes de ir a visitar Paraguay.
Los precios varían mucho de unos a otros dependiendo de que sea hotel  y hostal, y también de la capacidad que tengas de regatear, la media en esta temporada por un hotel es de unos 300 pesos al día y en un hostal de 130 por habitación privada para dos personas con baño, tv, aire acondicionado, desayunos, y piscina. Me supongo que en temporada alta cuando todo está lleno los precios se incrementaran bastante. Por una cama en dormitorios cobran una media de 40 pesos. Por lo que me han dicho, en Enero y Febrero todos estos precios como mínimo se duplican.
 Aquí la mayor atracción son las cataratas y es a lo que la mayoría de los turistas vienen a ver, también si tienes tiempo puedes visitar las minas de Wanda, las ruinas Jesuitas, y un lugar que es interesante que se llama Aripuca.
Después de pasar los dos primeros días de descanso y buscando información, decidimos que empezaríamos por visitar las cataratas del lado de argentina pero en una excursión que solo se hace los días de luna llena.
Esta excursión nos costó 160 pesos por persona sin transporte, tú puedes ir desde la terminal en un autobús que ponen para esos 5 días de luna llena y que te cuesta 20 pesos ida y vuelta
También puedes contratar la excursión con una agencia donde tienes la opción de que te recojan desde el hotel, y si quieres también con cena incluida.
Cuando haces esta excursión, no tienes que pagar aparte la entrada al parque nacional que no es nada barata.
Nosotros elegimos el segundo turno el de las 9.30 de la noche, el primero es a las 8 pm y el ultimo creo que a las 11 pm.
Esta excursión hay que hacerlo bajo reserva en una agencia ya que tiene un límite de personas que pueden hacerlo.
A las 7.30 pm cogimos el autobús que nos llevó hasta la entrada del parque nacional que se encuentra a unos 40 minutos de Iguazú, allí un guía nos reunió a todos y nos dio una charla sobre como haríamos la excursión y las normas generales a respetar, como por ejemplo el hacerla en el mayor silencio posible y no usar los flases de las cámaras para que no afectaran a la adaptación de los ojos a la oscuridad, (cosa que no se respeto mucho)
Con unos tres guías más empezamos la excursión, parte del recorrido se haría andando y otra parte hasta la garganta del diablo seria en el tren interior del parque.
Al ser luna llena el camino se veía bien aunque no se apreciaba la magnitud del lugar, sobre todo el camino que se hace por pasarelas por encima de los muchos ríos hasta llegar al final donde estas encima mismo de la mayor caída de cascadas en la garganta del diablo.
Hoy había bastante gente ya que los otros 4 días de luna llena esta garganta ha estado cerrada por el peligro que tenía la crecida del rio Paraná y que se acercaba mucho al borde de las pasarelas.
Por el camino no vimos animales  pero si se oían bastantes cantos de aves e insectos, yo aunque lo intente no pude sacar apenas ninguna foto ya que todas me salían movidas por las vibraciones de las pasarelas y el no poder usar el flash, los que no hacían caso de ese detalle, cada vez que lo usaban te quedaban por unos segundos cegatoso.
Ya en la garganta del diablo el espectáculo fue impresionante, el ver toda esa cantidad de agua cayendo, el ruido que producía, y la nieblilla que se formaba por las gotas de agua subiendo por las corrientes del aire son cosas que no se ven muy a menudo. Me recordó cuando visite las cataratas Victoria en Zambia, te cae tanto agua encima que parece que estas en medio de una gran tormenta de lluvia. Hay que tener cuidado con las cámaras de fotos o cualquier cosa electrónica, pues cada vez que te descuidas el aire cambia y te empapa todo.
La sorpresa fue cuando se terminó la excursión, a la salida en el restaurante a los que no contratamos con cena, nos pusieron unas mesas con bebidas incluyendo Caipiriñas que estaban muy ricas.
Ya estoy deseando el poder volver al parque y ver todo de día y con sol, creo que este lugar tiene todo el derecho a ser uno de los lugares calificado como maravilla del planeta.
Contando con las previsiones del tiempo, decidimos que al día siguiente iríamos a enseñarlas la mayor presa del mundo Itaipu que se encuentra entre la frontera de Paraguay y Brasil, elegimos el viernes ya que allí se hace un espectáculo de luces y sonido solo los viernes y sábados a las 9 de la noche.
Aprovechamos para ir por la mañana hasta la ciudad del Este en Paraguay y así enseñarlas la ciudad, por allí estuvimos andando por esas calles llenas de tiendas y puestos de vendedores por todos los lados, era un día muy caluroso por lo que a las tres horas nos fuimos a comer y después a tumbarnos a un parque debajo de un árbol. Como ya escribí en el capítulo de Paraguay, ciudad del Este no es una ciudad turística, no hay mucho aparte de la visita a la gran presa de itaipu, aquí la mayoría de la gente viene a hacer compras de productos electrónicos y ropa de toda clase.
Sobre las 7 de la tarde en autobús público nos fuimos hasta el complejo itaipu, está a unos 45 minutos de la ciudad y te deja a unos 300 metros de allí, la otra solución es ir en taxi que te piden unos 50.000 guaraníes contra los 2.500 que cuesta el autobús. El problema es que este autobús deja de funcionar a las 10 de la noche y no hay otra solución que volver en taxi.
Como llegamos una hora antes allí estuvimos viendo una actuación que hacen de músicos todos los viernes y sábados, las chicas aprovecharon para hacer compras de artesanías que allí hay.
Nada más llegar al complejo hay que entrar en recepción y apuntar tus nombres para asignarte un autobús ya que si no lo haces no puedes hacer la visita a la presa, todo es gratuito que es un detalle bastante bueno por parte de las empresas paraguayas y brasileñas.
A las 9 pm empiezas a embarcar en autobuses nuevos, me sorprendió la cantidad de gente que allí estábamos para hacer la visita, en total conté 32 autobuses llenos, nos dijeron que para ver el espectáculo de luces y sonido lo  hacían desde la parte de Brasil en vez de ver la presa desde el lado Paraguayo como lo habíamos hecho cuando estuvimos hace dos meses en una visita normal de día.
El camino en autobús por dentro de las instalaciones hasta llegar a la presa duro unos 20 minutos, nada más llegar allí nos metieron en el mirador, dieron una pequeña charla con imágenes en una gran pantalla de televisión, cuando termino la charla iluminaron toda la presa, se oía algo de música aunque yo ni me entere, sacamos unas fotos, y en menos de 15 minutos ya nos estaban embarcando en los autobuses de vuelta a recepción.
Los que no habían estado allí antes se les veían contentos por el espectáculo, sobre todo a una gran cantidad de gente joven que serían alguna excursión de colegios,  pero nosotros nos quedamos con cara de tontos y mucha decepción.
Pensábamos que sería mejor que la otra vez y no fue así, ni pusieron en recepción un reportaje con todo bien explicado en un gran cine que tienen allí, ni pusieron un guía en los autobuses que te iban explicando todo según íbamos pasando por el camino a la presa, ni te llevan a otros miradores, tampoco te dan la vuelta por la carretera que va por encima de la presa y  se puede ver la gran extensión del lago superior y al otro margen la enormidad de la presa con las salidas del agua. Se suelo decir que a burro regalado no se le mira el diente, pero me gustó mucho más la visita que se hace a diario pero de día, ves mucho más y aprendes mucho sobre este lugar.
Antes de venir y desde la oficina de información y turismo en ciudad del Este, habíamos contratado ya un taxi que nos viniera a recoger a la entrada del complejo y nos llevara directamente hasta el hotel en Puerto Iguazú, la razón de ello es que según todos comentan por la noche en esta ciudad es muy peligroso, por eso la llaman la ciudad sin ley, no es que me crea todo lo que se dice, pero tampoco queríamos correr riesgos estando con las chicas aquí.
El taxi nos estaba esperando y nos llevó hasta un punto de la ciudad y allí nos cambiaron a otro taxi que tenía los papeles en orden como para atravesar las tres fronteras. El precio que nos cobró el taxi fue un total de 250.000 guaraníes y ente ellos se apañaron para repartírselos.
Para que quede claro el cambio está en estos momentos a: un dólar americano igual a 3.850 guaraníes,  con el peso argentino, un dólar 4.20 pesos, y un Euro está a 5.7 pesos argentinos.
Como ya habíamos comprado en una agencia la excursión para hacer el trayecto por la selva y el recorrido que se hace por el rio visitando las caídas de las cascadas en motoras rápidas, necesitábamos que el tiempo nos acompañase por dos días seguidos, pues lo más importante no queríamos hacerlo con el cielo nublado ni lluvias por sacar buenas fotografías.
Esta excursión cuesta 250 pesos por persona más las entradas al parque nacional y los transportes. También puedes comprar solo el paseo por el rio desde la zona más cercana y que cuesta solo 100 pesos.
Hoy decidimos que nos iríamos a ver las cataratas desde la parte de Brasil en la ciudad de Fox de Iguazú ya que mañana el día estará nublado.
Desde la terminal salen autobuses que te llevan directamente hasta el parque nacional de Brasil y que cuestan 45 pesos argentinos ida y vuelta, salen desde por la mañana temprano y el ultimo vuelve a las 5.30 de la tarde.
Con los que hemos hablado nos han dicho que desde la parte de Brasil no es tan bonito y las cascadas se ven desde lejos, pero queremos hacerlo y formar nuestra propia impresión.
Como hay que pasar por dos fronteras no os olvidéis los pasaportes, y dependiendo de las colas en las policías respectivas el tiempo que se tarda en llegar a Fox de Iguazú es de aproximado hora y media.
Las instalaciones allí a la entrada del parque nacional son muy grandes y modernas, después de sacar los boletos de entrada que cuestan 45 reales por persona, allí te montan en autobuses modernos y con la parte de arriba al descubierto,  por media hora te llevan hasta el principio de las pasarelas aunque también puedes quedarte antes en otros puntos de interés y hacer el camino andando hasta las pasarelas.
Nosotros fuimos directamente hasta las pasarelas y allí empezamos la caminata de aproximadamente 1.5 km hasta el final por unos caminos muy cómodos de andar y todo con vistas a las distintas cataratas que por todos los lados caen.
Hay cientos de lugares y miradores donde sacar preciosas fotos y con vistas preciosas, pero cuando llegas al final te quedas con la boca abierta del espectáculo, puedes arrimarte a menos de tres metros a la caída del agua principal del rio Paraná con vistas fabulosas, o puedes ir hasta el final de otra pasarela donde estas justo encima de otra caída tremenda a la parte baja de rio, o puedes subir en ascensores hasta la parte de arriba donde se ve el rio Paraná y todas sus caídas a los distintos cañones.
Yo no sé cómo será ver todo esto desde la parte de Argentina que dicen es más bonito, pero puedo asegurar que a nosotros nos ha impresionado y mucho todo lo que desde esta parte hemos visto.
Aprovechamos para estar allí lo máximo posible y coger el último autobús que salía de vuelta en dirección a puerto Iguazú, el día de hoy ha sido interesante y muy agradable.
Como había suficiente tiempo para visitar todo lo que queríamos hacer, la mitad de los días los reservamos para estar de relax en el hostal y en la piscina por lo que muchos días no salimos para nada.
Hoy tocaba el dar unos paseos a caballo y visitar una comunidad indígena, por lo que nos fuimos dando un paseo hasta un lugar donde ya había estado antes y comprobando los precios. Allí tienes la opción de hacer un paseo de una hora o de dos horas dependiendo del dinero que te quieras gastar y lo que aguantes encima de un caballo, nosotros elegimos el de una hora ya que ninguno estamos acostumbrados y sabiendo que al día siguiente tendríamos agujetas y dolor de culo.
El precio que conseguimos por el paseo fue de 300 pesos los 4, aunque el precio normal que te piden es de 120 por persona.
Con dos guías salimos en dirección a las comunidades indígenas y dando la vuelta por un sendero de selva y un lago, a la vuelta paramos en una de las comunidades pues quería hablar un rato con ellos y sacarles unas fotos a los niños, después de pedir permiso al cacique yo solo me baje del caballo y entre en la comunidad, ellos no quisieron bajarse ya que el volver a subirse a los caballos estaba complicado, se quedaron afuera junto con los dos guías.
Yo estuve allí unos 15 minutos y saque muchas fotos, pues a los niños les encanta verse en ellas, al marcharme les deje todos los caramelos que tenía y ellos tan contentos, lo que no sabía era que para poder entrar a la comunidad, el propietario de los caballos tenía que pagar al cacique un dinero, y esa era la razón por lo que si yo no insisto en entrar, ellos pasan de largo y solo te dicen ahí hay una comunidad y continúan.
Bueno hoy que el tiempo acompaña por los dos próximos días, haremos las cascadas desde este lado Argentino, por la mañana pronto cogimos el autobús en la terminal, 20 pesos ida y vuelta, y llegamos al parque nacional.
La entrada cuesta 100 pesos a los extranjeros, 70 pesos a los argentinos y los de países del Mercosur,  a los residentes de aquí creo que 20 pesos y a los indígenas gratuito dependiendo de la distancia de sus comunidades, las más alejadas pagan entre 1 peso y 3 pesos.
Como ya habíamos estado en el parque cuando hicimos la excursión de la luna llena, el camino ya lo sabíamos más o menos, además David ya había estado visitándolo anteriormente y sabía cuál era lo mejor que ver a esas horas de la mañana por la posición del sol y la cantidad de gente que había, casi todos lo primero que hacían era directamente ir en el tren a la garganta del diablo que es la parte más alejada de las cataratas.
Nosotros elegimos ir andando primero a las pasarelas superiores, después bajar a todas las inferiores, y por la tarde coger el tren he ir hasta la garganta del diablo que habría mucha menos gente y el sol no nos pillaría de frente.
Los caminos del parque están todos muy bien y bien señalizados, todo el camino que hicimos por las pasarelas de la parte superior y con esas vistas de tantas caídas de agua era como estar en otro mundo, hay que contar que aquí hay 174 cascadas entre 50 y 70 metros de altura, las vistas que desde esta parte alta se ven son de impresión y más cuando estas justo encima de ellas y en algunas de ellas a menos de dos metros del borde donde caen.
Después de recorrerlas enteras y parar en todos los miradores, nos fuimos a comer los bocadillos que habíamos traído a uno de los lugares de descanso que tiene una terraza con mesas y sombrillas, venía bien descansar un poco ya que hacia bastante calor y necesitábamos beber algo.
Bueno la hora y media que estuvimos aquí sentados fue otro espectáculo, pero esta vez nos la dieron los Cuatíes, estos son unos animales que andan en bandadas por aquí en busca de un descuido para quitarte la comida o beberte lo que tengas, más de uno se quedó sin la comida que llevaba o la que había comprado, además en cuanto uno de ellos consigue quitarte la bolsa de plástico con la comida que lleves al momento tienes unos 20 más a tu alrededor y si no te quitas del medio te pueden morder.
Si el espectáculo y las vistas que hemos visto desde las pasarelas superiores han sido buenas, la de las pasarelas de la parte inferior han sido mejores, pues desde estas pasarelas estas a 40 metros más abajo y viendo de cerca la caída de tantos millones de litros de agua por todos los lados.
Ya la culminación de todo ha sido cuando hemos llegado al mirador que se llama el salto Bossetti, aquí la plataforma entra casi debajo de una de las mayores cascadas y quieras o no sales empapado, tanto es así que la fuerza del agua cayendo crea fuertes corrientes de aire, una de ellas me arranco la capucha del impermeable y me llevo mi nueva gorra que me habían traído desde España y que era un regalo de unos amigos por mi cumpleaños, no era por el valor de ella pero me dio mucha rabia el perderla, creo que ya es la octava gorra que pierdo.
Después de visitar todas las pasarelas inferiores, salimos y con prisas para coger el último tren con dirección a la garganta del diablo, a solo 5 minutos de partir le cogimos y nos llevó hasta la última estación, desde allí hay que andar solo un kilómetro cien metros por pasarelas que van cruzando ríos y selva hasta llegar a la misma garganta, por el camino vas viendo muchas aves de colores bonitos y algún mono.
Antes de llegar a la misma garganta empieza el espectáculo, con el vapor de agua que produce el golpeteo del todo esa agua cayendo hacia el fondo, se forma arcos iris por todos los lados y esos ya se empiezan a ver 200 metros antes de llegar al final.
Cuando llegas al mirador que está justo encima de la garganta ufffffffffff, que maravilla!!!! Era agua cayendo por todos los lados justo debajo de nuestros zapatos, el fondo no le podíamos ver solo en ráfagas de corto tiempo cuando el aire soplaba en otra dirección y despejaba el vapor inferior.
Justo en todo el medio de ese cañón había uno o dos arcos iris y enfrente se veían los miradores de la parte de Brasil.
Allí estuvimos una media hora empapándonos de agua que desde arriba nos caía, y de vez en cuando el aire nos dejaba sacando fotos como locos.
Calculando ya el tiempo que nos quedaba para hacer el camino de vuelta y poder coger el último tren de vuelta salimos de allí sabiendo que mañana volveríamos otra vez y disfrutar de estas vistas.
Antes de llegar a la estación de tren, vimos que desde allí salían unas neumáticas a remo con unos 10 personas en cada una, la idea es bajar rio abajo en esas neumáticas enseñándote con los guías la flora y fauna que hay hacia abajo, creo que solo se hace la mitad del camino por el agua, el resto hay que hacerlo andando, la otra opción es el tren que te lleva hasta casi la salida del parque.
Antes de salir del parque tienes que asegurarte de que te sellen las entradas al parque, pues de esa forma al día siguiente solo tienes que pagar la mitad del costo, o sea 50 pesos por persona, si no lo haces tendrás que pagar los 100 que cuesta la entrada y esto solo te vale para ir al día siguiente, o sea dos días continuos, si no vas a volver al día siguiente ya no te vale el que estén selladas.
Eso lo veo como un inconveniente, pues puede pasar muchas cosas, como por ejemplo que al día siguiente llueva, o tengan que cerrar una parte de los miradores, o cualquier otra cosa, y pagar 25 dólares por cada día que quieras entrar al parque no es barato.
Por si alguien piensa que se puede pedir a cualquier turista que al salir sellen sus entradas y os las pasen, os diré que antes de sellarlas te piden el nombre y el número del pasaporte, aunque al día siguiente no lo comprueban si el que va a pagar el 50% del valor es la misma persona que sello ayer. Otra cosa por si tienes que volver al día siguiente, no te pongas en la cola del pago de entradas sin antes pasar por la oficina del guarda parques que está enfrente y te firme el pago del 50% pues si no al llegar a la ventanilla de pago te mandaran de vuelta a esa oficina y perderás todo el tiempo de la cola.
Al día siguiente volvimos al parque para usar los billetes que habíamos comprado en una agencia para hacer el recorrido por la selva en camiones plataformas y el recorrido por el rio y las dos gargantas principales, en caso de que no tengas ya comprado esos billetes, se pueden comprar directamente en unas oficinas en el pueblo, lo puedes comprar por el mismo precio dentro del parque en una oficina que tiene la misma compañía que tiene esa concesión.
Allí mismo presentamos nuestros boletos y llamaron para hacer la reserva en el próximo camión que salía hacia la selva y confirmaron la gente que llegaría hacia las lanchas.
A la media hora salieron dos camiones con sus respectivos guías, el camino por la selva seria de 8 km hasta llegar al rio, por el camino nos fueron dando clases de flora y fauna y se vieron algún animal y aves. Los últimos 300 metros los hicimos a pie hasta la bajada al rio.
Allí te ponen un salva vidas, te dan una bolsa para meter todo y que no se moje, y te embarcas en distintos botes de goma y de distinta capacidad, todos van con potentes motores para poder salir de las fuertes corrientes del rio, a nosotros nos embarcaron en una de las grandes con capacidad para unos 25 pasajeros y salimos rio arriba.
Menos mal que la motora esa era bastante estable, por que daba saltos como caballos y se puso peor cuanto más se acercaban a las gargantas y las fuertes corrientes, por ese recorrido te decían que se podía tomar fotos si es que podías, pero al llegar a la entrada de la primer garganta se paran, te sacan unas fotos, te dicen que metas todo en las bolsas y empieza la gran aventura.
Los motores empiezan a grujir, la proa de la lancha se sube hacia arriba como un caballo desbocado y se dirige directamente a las cascadas, el agua te empieza a pegar directamente en la cara y no te deja ver nada, no sabes si estas en el medio de una tormenta o un huracán, cuando puedes abrir un poco los ojos ves que estas casi debajo de una tremenda cascada golpeándote como con un mazo, por supuesto no llega a meterte debajo de la misma cascada ya que partiría la barca en pedazos, pero calculo que si llegaríamos a unos 7 metros de la misma caída pero eso hacia bailar todo como una peonza.
Metió los motores a tope y nos sacó de allí, pero la gente y la adrenalina empezó a pedir otra vez, otra vez, y otra vez,  con lo que se dio la vuelta y hasta adentro de nuevo, esta vez yo vi que estábamos más cerca que antes y la experiencia y el exceso de adrenalina nos hacía saltar en nuestros asientos.
Después de pasar por las cercanías de otras cascadas en la otra garganta, nos llevó a un embarcadero que había allí mismo y desembarcamos todos como pasados por una máquina de lavar.
Durante todo el recorrido un hombre nos fue gravando en video desde la entrada a la embarcación hasta la salida, pensé que esa grabación estaría bien y sería un buen recuerdo, solo faltaba saber cuánto nos cobrarían por ella.
Cuando desembarcamos nos ofrecían esa grabación junto con un reportaje del parque nacional, pero el precio creo que era excesivo, nos pidieron 250 pesos y todos nos quedamos asustados.
Después que las chicas nos convencieran, aceptamos el comprarla y esta noche nos la traerían al mismo hostal, pero casi nadie las compro, al decir el precio salían corriendo.
Bueno, ahora nos quedaba medio día para seguir disfrutando de todo, después de secarnos y quitarnos la ropa empapada, hicimos el camino hasta los miradores inferiores pues ahora estábamos en la parte más baja del parque que es el mismo rio.
El camino que nos llevaba hacia arriba ha sido el lugar que a mí más me ha gustado, lo haces por un sendero entre rocas muchas flores y con la vista directamente a las cascadas, antes de subir por las escaleras de piedra, te encuentras con un mirador que creo es el más bonito de todos, el agua golpeando con toda su furia y el arco iris al completo, que espectáculo!!!!
Cuando terminamos de subir todas las escaleras llegamos justo al mirador donde perdí la gorra ayer, nos quedamos en bañador y menos David que ya tenía suficiente de empaparse nos metimos otra vez hasta adentro, allí seguía mi gorra enganchada en una roca.
Ayer cuando me la arranco de la cabeza estuve hablando con todos los guarda parques que encontré para intentar cogerla con una vara larga, pero hoy al verla allí me he empeñado en dar la paliza a todos hasta que la consiga de vuelta en mi cabeza, ya veremos si lo consigo.
Volvimos a hacer el mismo recorrido que ayer pero esta vez en sentido contrario y con más tranquilidad sin perder ninguna ocasión de sacar muchas fotos.
Cuando llegamos a uno de los miradores de otra cascada decidimos el para a comer allí en vez del lugar donde comimos ayer, de esa forma comeríamos más tranquilidad que ayer ya que había que tener cuidado de que los Cuatíes nos robaran la comida.
No habíamos hecho más que empezar y una manada de ellos allí aparecieron, a la hora de hacerles fotos está muy bien ya que no se asustan y se acercan hasta ponerse encima de tus rodillas, pero a la hora de comer es un coñazo, por lo que más de uno se llevó un zapatillazo en el pescuezo.
Al igual que ayer al final nos tocó casi correr para poder llegar hasta la estación del tren y volver a la garganta del diablo, pues las chicas querían ir a gravar un video, yo quería llegar hasta allí para comprobar si podíamos bajar en vez de en el tren, hacerlo en una de esas valsas que nos han dicho que se pueden ver hasta caimanes.
Al llegar allí nos dijeron que la última salía en media hora y el precio era de 50 pesos por persona, como en media hora no nos daba tiempo para hacer los 1.100 metros hasta la garganta y volver, decidimos que ellas se fueran tranquilas a hacer el video de la garganta y nosotros nos quedaríamos allí sentados esperando su vuelta comiéndonos un helado bombón.
A la hora más o menos volvieron y con el último tren bajamos hasta la salida del parque. Creo que ya solo nos ha faltado ver todo este espectáculo por el aire, lo teníamos pensado hacerle pues desde la parte de Brasil salen un grupo de helicópteros que se dedican a solo eso, pero nos desanimamos por el excesivo precio, nos dijeron que costaba 150 dólares por 5 minutos de vistas desde el aire, de todas formas lo hemos visto desde muchos lugares diferentes, de día y de noche, al final ya escuchas agua por todos los lados y hasta sueñas con ello.
Daré algún consejo ahora, si puedes llevar tu comida al parque pues los precios allí son caros, pero cuida que no te la arranquen de las manos los cuatíes.
Para verlo todo tranquilo y disfrutar de todo sin correr, es aconsejable usar dos días.
No dejéis de visitar el lado Brasileño ya que aunque es más corto todo el recorrido y el precio es el mismo que en el lado de Argentina, la belleza es igual que la de este lado.
Si podéis y os atrevéis, hacer el recorrido del rio y las cercanías a las cascadas, pero podéis hacerlo por bastante menos dinero, cuando estéis en la parte de las pasarelas inferiores y cerca del mirador de Bossetti, allí mismo baja unas escalera hasta el puerto donde por 100 pesos lo puedes hacer, los 260 que nosotros pagamos fue para hacerle completo con el trayecto entre la selva, si os digo la verdad ese recorrido no mereció la pena.
A no ser que os sobre el dinero, las grabaciones que nos dieron en DVD del video que nos tomaron es un completo timo, la parte del reportaje de unos 20 minutos sobre el parque nacional está bien y bien montado, pero la parte donde nos gravaron a los pasajeros es una verdadera basura, cuando lo vimos nos quedamos con cara de idiotas pero ya estaba pagado.
Para que el sol no os pille de frente y arruinéis las fotos, es mejor dejar la visita a la garganta del diablo para por la tarde, además como casi todos es lo primero que van a ver, la aglomeración de gente hacen casi imposible el verlo bien, y las colas para coger el tren son menores.
Llevar las cámaras de fotos dentro de una bolsa de plástico con solo un pequeño agujero para el objetivo y sellado con celo, pues puedes salir con la cámara empapada de agua.
Es bueno llevar ropa de repuesto y una toalla, y muchos andábamos en bañadores y la ropa en la mochila.
Creo que estas son las cosas más importantes, las demás cosas es mejor comprobarlas por vuestra cuenta que para eso es una aventura y todo no se puede programar.
Ya visto lo más importante, ahora solo nos quedaba por visitar las minas de Wanda, hoy nos lo tomaríamos de descanso y mañana iríamos a verlas.
Para nuestra sorpresa el señor Daniel propietario del hostal Wembe donde estábamos, nos dijo que le venían un grupo de gente y que nos quería cambiar de habitaciones, que son de peor calidad y todos juntos para meter en las nuestras a un grupo de Chilenos, ya nos lo había comentado hace 4 días y le dijimos que de ninguna manera, que no solo estábamos allí nosotros sino que también ya estaban reservadas desde hace dos meses, y que si insistía nos iríamos a otro hostal, que se apañara con las habitaciones que tenía libre para meterles a ellos.
Al día siguiente cuando nos íbamos a ir a visitar la mina, nos volvió a decir que teníamos que dejar todo empaquetado por si tenía que sacarnos de las habitaciones, ahí ya me cabree y le mande al carajo, este tipo es imbécil, pero a quien se le ocurre pedir a unos clientes que van a estar 25 días decirles que se salgan de sus habitaciones para dárselas a otros? Le dije que como quería las sopas y los pasteles que se metiera las habitaciones por ahí y que nos íbamos ahora mismo, podría incluso denunciarle y complicarle la vida ya veremos si al final no lo hacemos.
Empaquetamos todo, David se fue a ver otros que ya habíamos visto y cuando volvió nos fuimos a otro que se llama Hospedería Colonial Iguazú, que está mejor, más limpio, con mejores habitaciones, mejor piscina, mucho mejor el baño, y mejor desayuno.
Este tipo nos ha estresado por tener que salirnos y empaquetar todo, y nos ha jodido la mañana que hemos perdido.
Después de dejar todo en el nuevo hostal, marche a mirar los precios y la forma de llegar hasta las minas que se encuentran a unos 40 km de aquí y después hay que coger un taxi que te lleve hasta las mismas minas.
Los billetes de autobús hasta el pueblo de Wanda nos costaba 40 pesos cada uno ida y vuelta, más 100 pesos por el taxi ida y vuelta salía un total de 260 pesos para los 4, me fui en busca de un taxi a ver qué precio nos cobraba por llevarnos hasta allí esperarnos a que viéramos todo y traernos de vuelta hasta el hostal.
No tarde mucho en encontrar uno que nos cobraba 200 pesos por todo por lo que le contrate al momento. Nos montamos y salimos para la mina, además de ser taxista también era un guía ya que nos estuvo dando todo tipo de información por todo el viaje, además no le importaba parar para sacar unas fotos.
Cuando llegamos allí había que pagar una entrada de 20 pesos por persona y el precio incluye a un guía, a nosotros nos tocó una muchacha jovencita que nos acompañó por todo el recorrido a los 4, después de una hora más o menos ya habíamos visto y oído todas las explicaciones sobre el lugar y ver cómo y dónde se sacan todas esas piedras preciosas.
Ahora solo quedaba entrar en la tienda y factoría y ver todas esas piedras ya listas, pulidas, y montadas en todo tipo de objetos, desde anillos, pendientes, colgantes, figuras, relojes, etc. etc. Ahí las chicas se volvieron locas, estuvimos más de una hora haciendo compras personales y para regalos a los amigos y familiares.
Cuando terminamos nos montamos en el taxi y de vuelta al hostal. Puesto que no solo nos había dado un buen precio por el servicio de taxi, sino que también era amable, informativo, y buena persona, le contratamos para que en tres días nos llevara al aeropuerto cuando las chicas se volvieran a España, además nos cobraba solo 80 pesos por llevarnos y dejarnos en vez de los 180 que te piden casi todos. Por si alguien necesita un taxi o remix como aquí les llaman, este es su teléfono, 15526150 y el 15540646 se llama Silvio Pablo Meza.
La visita a esta mina ha sido interesante, sobre todo si quieres aprender sobre piedras preciosas, por lo que creo merece la pena si tenéis tiempo.
Bueno ahora solo nos queda visitar dos o tres cosas más y que estén cercanas ya que el tiempo se termina.
Una de las cosas que si hemos visitado es un lugar llamado La Aripuca, un monumento a la selva Misionera.
La entrada cuesta 15 pesos y es de propiedad privada, el lugar nos ha sorprendido por lo grande que es, lo bonito, lo curioso, y por la idea que tienen sobre preservar la naturaleza y los árboles milenarios que con ellos han construido una imitación a una trampa de animales que usaban los indígenas pero de enormes proporciones, además ahí hay tiendas donde se pueden comprar alimentos naturales como por ejemplo una mermelada hecha de corteza de árboles y que está muy rica, tienda de regalos de todas clases, y restaurante aunque hoy estaba cerrado.
Aquí hemos pasado unas horas muy entretenidas, es un lugar bueno para visitar.
Como veo que este capítulo se está alargando mucho, no voy a escribir las muchas notas que tenía apuntadas, ni los otros lugares a visitar ya que algunos me ha parecido o muy caros o poco interesantes, pero aquí seguro que te darán las opciones de decirte cuales son y donde están.
Las chicas se marcharon de vuelta a España hace dos días y nosotros nos quedaremos aquí unos días mas, el próximo destino será la ciudad del Dorado y después queremos ir hasta el Chaco Argentino ya que allí nos han dicho que hay mucha pobreza y con el dinero que nos han traído desde España recolectado de los amigos y familiares poder ayudar a los que veamos más necesitados.
Bueno, con esto ya termino este capítulo y si alguien quiere algún dato más, que nos lo pidan y contestaremos si los sabemos.
En los próximos días intentare subir una selección de fotos que será complicado, ya que creo hemos sacado unas 2.000 fotos mas videos

Opiniones:

Mi calificación promedio:
  •  
Servicio    
Ubicación    
Limpieza    
Precio/calidad    

Hostel & Posada El Güembe

Alojamiento: Hostel en Puerto Iguazú, Argentina

Este personaje es un informal y un sinverguenza. Despues de haber estado unos dias aqui y hacer una reserva con casi dos meses de anticipacion para volver aqui con unos familiares y quedarnos unos 25 dias mas, a solo 4 dias de terminar nuestra instancia en este hostel, nos dijo que como le venia un grupo de 20 turistas Chilenos, nos queria sacar de nuestras habitaciones para darselas a ellos y meternos a los 4 juntos en otra habitacion sin television y apartada de terreno del hostel. ni siquiera cuando le dije que eso no lo admitiriamos y si se empeñaba nos iriamos de alli el cedio. Nos tuvimos que marchar de alli que eso es lo que el queria. Aparte de eso nos prometio que antes de llegar con los familiares tendriamos internet wifi en las habiatciones, pero eso nunca paso, todo eran buenas palabras pero llenas de disculpas. Si teneis que hospedaros en ese lugar, que no os sorprenda el que os diga que os marcheis de allí si le interesa porque llegue gente que le pague mas. No os confundais con otro hostel que tambien se llama El Wembe y que es de un amigo suyo, este tiene otra direccion. Si teneis que decidir por un hospedaje este dejarlo para ultima opcion ya que hay muchisimos otros hospedajes y por el precio calidad mejores que este.

Tipo de viaje: Vacaciones |


Publicado
Modificado
Leído 2300 veces

    Enviar a un amigo

1 ... 19 Capítulo 21 23 ... 43
 
 


Capítulos de este diario